Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Igualdad | Día Internacional del Orgullo LGTBI+

La libertad como camino colectivo

El transformista Pedro Daktari protagoniza la tercera sesión de #Guiniguada con Tomás Galván

Un instante del programa #Guiniguada, ayer, con Pedro Daktari como invitado especial. | | ANDRÉS CRUZ

Un instante del programa #Guiniguada, ayer, con Pedro Daktari como invitado especial. | | ANDRÉS CRUZ

Pedro Daktari, pionero del transformiso en Canarias, protagonizó ayer la tercera entrega del programa #Guiniguada, conducida por el periodista Tomás Galván, bajo el epígrafe «Liberar».

La puesta en escena del teatro como espacio de reflexión y denuncia se resignifica en el contexto de las restricciones para tomar las calles y las plazas en la lucha por las libertades y los derechos humanos porque estos, y las plazas, y las calles, constituyen un espacio de conquista igualitario para todas y todos.

Así, la segunda paralización de las celebraciones por el Día Internacional del Orgullo LGTBI con motivo de la situación sanitaria traslada un año más las manifestaciones y debates a los escenarios y recintos públicos, donde el Teatro Guiniguada celebró anoche la diversidad y el orgullo de todos los colores en un encuentro conducido por el periodista Tomás Galván bajo el epígrafe Liberar, con la participación de Pedro Daktari, referente del transformismo en Canarias, como invitado especial.

Y es que Daktari, nombre artístico de Pedro Caraballo, natural del barrio capitalino de La Isleta y con una trayectoria de más de 44 años en los escenarios, ha conjugado el verbo «liberar» en primera y segunda persona del plural más inclusivo desde que ensayara sus primeros bailes frente al espejo del zaguán de su niñez. «La palabra liberar representa todo aquello por lo que hemos luchado toda la vida la gente como yo», declara Daktari. «Y yo siempre he entendido mi vida como una lucha por la liberación de mi persona y de todos los compañeros y amigos que, como yo, han tenido que defender su libertad cada día de su vida».

A sus 74 años, Daktari solo mira hacia atrás para congratularse de que «afortunadamente, pero, sobre todo, gracias a los que hemos abierto camino, los jóvenes de hoy no han tenido los problemas que hemos tenido nosotros en el pasado, aunque todavía queda camino por recorrer».

A sus 74 años, el transformista demanda un mayor apoyo institucional para seguir en los escenarios

decoration

Medio siglo atrás, cercado por la represión franquista en los años 60 y 70, Daktari, junto a otros tantos pioneros del transformismo y la imitación artística en las islas, «teníamos que ir mirando continuamente para atrás, para los lados, para todos los lados, por si venía la policía persiguiéndonos por Guanarteme o Las Canteras para pedirnos la identificación, sin más motivo que el hecho de ser como somos», recuerda.

Desde las salas Brasil o el Bitania, pasando por todos los locales emblemáticos de la lejana noche capitalina, Daktari cultivó una identidad artística propia marcada por su devoción a Lola Flores y el sueño de transgreder la norma para ser, aunque el envés de la libertad en el escenario culminase en muchas madrugadas en la cárcel.

«Entre la burla, los gritos y el desprecio a diario, con muchísimos compañeros que pasaron por la cárcel por no hacer absolutamente nada, nosotros seguimos adelante y nos ganamos el respeto que siempre mostramos hacia los demás», evoca este rostro y memoria del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.

La misma ciudad que este año celebra su diversidad bajo el eslogan Orgullosa de ti y reivindica la memoria histórica del movimiento LGTBI+ con placas conmemorativas en sus espacios públicos, «de la que yo me siento parte, porque yo he luchado para que la gente que venga detrás de mí tenga la libertad que yo no tuve», afirma.

«La palabra ‘liberar’ representa todo aquello por lo que ha luchado la gente como yo», afirma Daktari

decoration

No obstante, como artista, Daktari sí demanda un mayor apoyo institucional al sector. «Los mandos grandes no nos apoyan para que actuemos más allá del Carnaval y ya es hora de que eso cambie, porque siempre se apoya a la gente de fuera y muy poco a la de aquí», lamenta. «A mí, la gente me pide siempre que vuelva a actuar otra vez. Y yo estoy deseando actuar, actuar y actuar. A ver si nos apoyan un poquito más».

Por esta razón, Daktari sostiene que, como la Piaf, no se arrepiente de nada «y si miro para atrás, yo miro siempre con orgullo». «Incluso aquellas actuaciones que hice en barrios realmente peligrosos han significado mucho en mi vida, porque seguí en el escenario hasta el final», afirma.

Su participación anoche en #Guiniguada incluyó sendas actuaciones de Daktari en directo, en la que fuera la tercera sesión de este programa de Ángulo Producciones en el nuevo formato que dirige Tomás Galván, y que hilvana cada velada con la conjugación de un verbo como hilo conductor.

Después de dos veladas previas enhebradas con los verbos Gemir y Odiar, Galván, quien pone voz y corazón para defender la igualdad y los derechos humanos en las ondas, cosió a este tercer verbo los sinónimos de «festejar, protestar y disfrutar». Por su parte, Daktari asegura que se sigue leyendo a sí mismo en todos los significantes del verbo «liberar» y dirige este mensaje al conjunto de la sociedad para seguir mirando hacia adelante: «Libérate».

Compartir el artículo

stats