Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | Situación sanitaria en Canarias

Alerta sanitaria en Canarias por el avance imparable de la cepa Delta

El aumento de contagios y la presión hospitalaria llevan a Tenerife a subir al nivel 4; Gran Canaria y Fuerteventura al 3; y Lanzarote y La Gomera al 2

Grupos de personas pasean por una concurrida calle del Archipiélago, con y sin mascarilla.

Grupos de personas pasean por una concurrida calle del Archipiélago, con y sin mascarilla.

El goteo incesante de ingresos en los hospitales canarios y la escalada en el número de infecciones de las últimas semanas han hecho saltar las alarmas en Canarias. La quinta ola, impulsada por la contagiosa cepa Delta, está causando una especial incidencia en la población menor de 40 años, con una elevada movilidad social y que, mayoritariamente, no está inmunizada. Si bien la juventud de los afectados por el virus no les libra de precisar atención médica, por lo que tanto los profesionales de Atención Primaria como de los hospitales y las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) vuelven a sentir la presión del aumento de contagios. La tensión de los sanitarios ante la alta ocupación de camas supone un impacto destacado en la atención de otras patologías, que no han dejado de existir con la aparición de la covid-19. En este escenario, el Gobierno de Canarias ha optado por aumentar las restricciones en aras de contener la pandemia y el certificado covid se convierte ahora en una herramienta más con la que luchar contra el virus.

«La situación es más grave que al inicio de la pandemia, por lo que hay que hacer un esfuerzo común», afirmó el consejero de Sanidad del Ejecutivo canario, Blas Trujillo, tras la reunión del Consejo de Gobierno celebrada en la tarde de ayer. Asimismo, advirtió que Canarias está a la cabeza en enfermedades como la obesidad o el asma, cuadros que pueden complicar la recuperación de los jóvenes que contraen el virus, por lo que se deben extremar las precauciones y no pensar que la covid-19 siempre pasa de manera asintomática en la población de menor edad. La vacuna, recordó el consejero, no impide la infección e hizo hincapié en que no hay que bajar la guardia, porque las personas inmunizadas pueden convertirse en un vector de contagio.

La pandemia pasa por una nueva situación debido a la rápida propagación del virus y a la corta edad de los contagiados. Los cuatro hospitales de referencia del Archipiélago se han visto obligados a activar sus planes de contingencia, que implican la reorganización de los recursos humanos y la reprogramación de las agendas para el diagnóstico de los pacientes, así como de las cirugías no esenciales. Trujillo admitió que, a diferencia del inicio de la pandemia, «ahora no falta material de protección, pero sigue faltando personal». El responsable de la Sanidad canaria subrayó que si la cepa Delta hubiera aparecido el año pasado, «hubiéramos tenido un problema mucho más grave al que hemos vivido».

Trujillo admite que «ahora no falta material de protección pero

decoration

Después de que el Archipiélago rondara ayer el millar de casos en una sola jornada, el Consejo de Gobierno tomó la decisión de reforzar las restricciones y subir el nivel de alerta de las islas en función de su situación epidemiológica. Así, Tenerife pasa a nivel 4; Gran Canaria, Fuerteventura y La Palma, suben al 3; Lanzarote y La Gomera, al 2; y El Hierro se mantiene en el 1. El Ejecutivo canario adaptó así las medidas a la nueva realidad de la crisis sanitaria y aprobó el uso del certificado covid en las islas en nivel 4 para acceder al interior de la hostelería y los gimnasios. Además, en las islas en nivel 3, el aforo del interior de restaurantes y cafeterías será del 50% y el 10% de los comensales deberán contar con el documento que acredite que están vacunados, que han pasado la enfermedad en los últimos seis meses o que tienen una PCR negativa en las últimas 72 horas. Este documento será necesario para toda la población mayor de 18 años que pretenda acceder a este tipo de actividades.

El nivel 3, en el que se encuentran Gran Canaria, La Palma y Fuerteventura, implica que a partir de hoy el aforo en la hostelería se limita al 75% en las terrazas y al 50% en el interior (si un 10% presenta el certificado covid); el máximo de comensales es de seis por mesa en las terrazas y cuatro en el interior, aunque podrán ser seis dentro si se trata de personas con la vacunación completa. En las barras solo pueden coincidir grupos de dos personas y las cafeterías, bares y restaurantes podrán abrir hasta las 00.00 horas. Además, el máximo de personas no convivientes que pueden reunirse en espacios públicos y privados es de cuatro.

El certificado covid será necesario para acceder a la hostelería en las islas de nivel 3 y 4

decoration

En lo que respecta a la realización de actividades deportivas, los gimnasios no pueden superar el 33% del aforo; las iglesias y velatorios también están sujetas a un aforo máximo del 33%; no se podrán realizar visitas a hospitales, salvo situaciones necesarias a criterio facultativo o del centro; y el transporte público tendrá un aforo limitado del 33%. En el ámbito laboral, se recomienda el uso del teletrabajo y de las reuniones telemáticas y que el número de empleados en las instalaciones no supere el 33% de su aforo. Las residencias de mayores y centros para personas con discapacidad no se verán afectados por el cierre en las islas en fase 3, al igual que el precinto del mobiliario infantil al aire libre.

Si la situación de Gran Canaria empeora podría subir al nivel 4, cuyas restricciones se aplicarán en Tenerife a partir del lunes. Esta fase supone que solo podrá haber reuniones de dos personas no convivientes en espacios de uso público o privados, salvo en hostelería y restauración. El Gobierno anunció que se modifica la obligación de cerrar a las 18.00 horas en el nivel 4 y permitirá abrir hasta las 00 horas a las actividades y servicios que tengan esos horarios. Otra de las adaptaciones es que se permitirá el desarrollo de los campamentos infantiles, que hasta ahora no se autorizaban. Además, los establecimientos y locales de juegos y apuestas permanecerán cerrados.

A la espera del toque de queda


El Tribunal Supremo tiene de plazo hasta el próximo viernes para pronunciarse sobre el recurso presentado por el Gobierno autonómico contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Canarias de denegar el toque de queda de 00:30 a 6 horas en las islas en nivel de alerta 3 y 4. El portavoz del Ejecutivo regional, Julio Pérez, explicó tras la reunión del Consejo de Gobierno que hoy finaliza el plazo para que la Fiscalía presente su informe solicitado por la Sala Tercera del Tribunal Supremo. Tras este trámite, apuntó Pérez, la Sala cuenta con cinco días hábiles para realizar su pronunciamiento, plazo que finaliza el viernes 30 de julio. El Gobierno de Canarias presentó el recurso contra la decisión del TSJC el lunes, 19 de julio. Pérez afirmó que la restricción de la movilidad nocturna es una herramienta clave para poner freno a los contagios. «No solo evita la organizació de botellones, sino que limita la actividad que se pueda dar en los domicilios, porque obliga a quedarse hasta altas horas y eso genera rechazo en muchas personas», detalló.

Compartir el artículo

stats