Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos

¿Ver solo mascarillas afecta a los bebés?

Los niños que han nacido en pandemia han visto pocos rostros sin mascarilla: el de sus progenitores

Un bebé observa a su progenitora con mascarilla

Un bebé observa a su progenitora con mascarilla

Los bebés que nacieron durante la pandemia apenas han visto rostros. Les ha pillado en una época en la que lo único que ven desde su carrito son seres humanos con la mayor parte de la cara cubierta, excepto los ojos. ¿Cómo les puede afectar esto? ¿Puede haber algún efecto en el ámbito del desarrollo emocional, en el aprendizaje, en el proceso de aprender a hablar? ¿Qué puede ocurrir en el corto plazo? ¿Y a largo plazo, quizás sea pronto para predecirlo?

Hay que tener en cuenta que el contacto inicial es con sus padres y familiares y, evidentemente, con los convivientes sí ha habido conexión facial completa. Sí tienen referencia de las caras de sus progenitores sin mascarilla.

De momento hay pocos datos, tampoco estudios que lo constaten, sobre el impacto del confinamiento y la pandemia en los más pequeños. ¿Afectará entonces al desarrollo del habla, el lenguaje, la expresión de emociones o la comunicación? Está claro que la mascarilla priva de la comunicación no verbal, no se percibe la expresión de la cara, los gestos que acompañan al lenguaje, la coherencia entre lo que se dice y lo que se expresa con el rostro... Y para aprender a hablar en los más pequeños esto es súper importante. Por otro lado, nunca habíamos vivido una situación similar a la derivada de la pandemia por coronavirus, por lo que faltan referencias.

Al pasar la mayoría del tiempo con sus padres en casa, es una ventaja en este panorama, con la cara descubierta. Según los expertos, cuando nacen, durante los primeros meses, se fijan más en los ojos. Después pasan al movimiento de los labios y aquí es donde reside la duda actual de muchas familias.

“Hay que dejar pasar unos meses para ver el verdadero impacto en bebés”, Diana Rodríguez - Psicóloga

decoration

Según explica Diana Rodríguez, psicóloga: “No ha habido estimulación a rostros faciales como el resto de nacidos en periodo de no pandemia no obstante en sus casas sí han tenido el rostro de padres, hermanos... hay que dejar pasar unos meses para valorar el verdadero impacto que ha tenido en los bebés”.

De todos modos, según esta experta, los seres humanos estamos programados para “identificar gestos faciales”. “Por ello, será positivo para los bebés y su estimulación cognitiva y emocional ver a la gente sin mascarilla. No obstante, con los gestos faciales, corporales y la mirada los bebés son capaces de identificar emociones aunque llevemos mascarilla”, describe Diana Rodríguez.

En cuanto a la preocupación por posibles efectos o secuelas en bebés por todo este tema de los rostros semicubiertos durante tanto tiempo, “existe el trauma preverbal pero aún es pronto para hacer un diagnóstico a largo plazo”, añade la experta.

“No se ha publicado ningún dato que demuestre algún problema por esto”, Federico Martinón - Pediatra e investigador

decoration

Federico Martinón, pediatra e investigador clínico, apunta que para este tema de si afectará a los pequeños y pequeñas el tema de ver a la mayoría de personas con mascarilla durante todo este tiempo todavía no hay respuesta. “Se está especulando mucho sobre eso, pero hay que pensar que realmente en el contexto íntimo la mayor parte del tiempo están con sus familiares directos y con personas con las que realmente sí existe la interacción normal”, apunta Martinón.

“Hasta donde yo sé no se ha publicado ningún dato que objetivamente demuestre algún problema derivado de ello. Es decir, es un problema potencial, pero que tenemos que entender que en su interacción mayoritaria, que es con los familiares, los padres y los hermanos, esa interacción se produce sin la mascarilla”, apunta el pediatra: “No hay estudio objetivándolo, que yo sepa. Solo estudios alertando de posibles daños, pero no constatándolos”.

“El bebé se estimula sobre todo por la familia, y en las casas no se lleva mascarilla", Manuela del Palacio - Colegio de Psicólogos

decoration

Para Manuela Del Palacio, del Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia, “no hay ninguna comprobación científica sobre este tema, por lo que no se puede evidenciar que eso sea cierto”.

Añade Del Palacio, por su experiencia en su disciplina y también desde el sentido común, que “el bebé se estimula, sobre todo, a nivel de lenguaje por la familia, y en las casas no se lleva mascarilla, con lo cual, tampoco creo que estén afectados de una manera exponencial”, expresa la experta.

Lo que es evidente es la relación especial que se crea normalmente entre el bebé y la madre, a través de la mirada y los gestos faciales. Es a través de estas interacciones con las que se establece el apego seguro y un afecto positivo. También mediante estas situaciones el bebé aprende a entender las expresiones del rostro. Los estudios dirán si dejar de ver a la mayoría de las personas debido a la mascarilla tendrá alguna consecuencia en el desarrollo de los pequeños.

Compartir el artículo

stats