Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

"Vendido, sinvergüenza, asesino...", así increpan a Amós García Rojas en la calle

El jefe de Epidemiología en Canarias admite que llegó a temer una "agresión física"

Amós García Rojas, en su despacho.

Amós García Rojas, en su despacho. Andrés Cruz

"Vendido" o "sinvergüenza" son los dos insultos más suaves que recibió ayer en plena calle el jefe de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Amós García Rojas. Una pareja "de mediana edad" le reconoció ayer por la noche en la Avenida José Mesa y López y le dedicó una retahíla de "violencia verbal" que incluyó con un "asesino hijo de puta, que nos estás asesinando a todos".

El responsable sanitario, que es muy activo en redes sociales y ha ganado notoriedad para la ciudadanía durante la pandemia de Covid-19, reconoce que llegó a temer que se produjera una "agresión física" pero insiste en que este tipo de situaciones "dan más ganas de seguir porque no se puede permitir que el debate se traslade a situaciones violentas".

El epidemiólogo explica que la situación se produjo en torno a las 20:00 horas de ayer en pleno centro de Las Palmas de Gran Canaria en el exterior de un centro comercial cuando se encontraba con su mujer. Es entonces cuando la pareja le reconoce: "Mira, este es el de las vacunas". A partir de ahí se suceden una serie de insultos y descalificaciones que provocan tanto en García Rojas como en su pareja "mucho bochorno".

"Nos quedamos apesadumbrados y preocupados, sobre todo por si ese nivel de violencia llegaba a convertirse en física", reconoce el epidemiólogo quien asegura que ni siquiera se percató de la reacción del resto de viandantes, si es que la hubo, y se centró en llegar lo antes posible a su vehículo.

No es la primera vez que el responsable de Epidemiología en el Archipiélago recibe algún descalificativo, e incluso informa de que han llegado a su correo electrónico "varios e-mails con amenazas que han sido denunciadas ante la policía". Sin embargo, hasta el momento no se había enfrentado a una situación así en persona y en plena calle. "En general, la gente me trata con cariño y con respeto cuando me reconocen por la calle", afirma.

García Rojas es consciente de que este tipo de situaciones son resultado de "estar expuesto" y máxime cuando se trata de una pandemia como la que vive el planeta y que ha generado tanta preocupación y tantas consecuencias en las familias de Canarias. No obstante, rechaza de lleno el tono: "El debate y la discrepancia no puede ser esto. No están justificados los insultos ni la violencia".

Aún así, no tira la toalla e insiste en que seguirá adelante no solo con su trabajo sino también con la tarea de divulgación y concienciación que viene llevando a cabo durante el último año y medio. "Calma. Paciencia. Prudencia" son sus tres mantras en cada tuit y seguirán repitiéndose a partir de ahora.

Además, García Rojas aprovecha para hacer un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía en esta nueva fase de la crisis sanitaria para que "se vacunen y sigan cumpliendo con las restricciones sanitarias". "Es la vía que tenemos para salir de esta crisis", sentencia.

Compartir el artículo

stats