Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias pedirá al TSJC ampliar la limitación de reuniones hasta final de agosto

El Ejecutivo confía en que el tribunal avale la restricción como ya hizo en mayo tras el fin del estado de alarma

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, (i)durante la reunión de esta mañana.

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, (i)durante la reunión de esta mañana.

Canarias espera ampliar la limitación del máximo de personas en reuniones familiares hasta finales de agosto. Así lo indicó el portavoz del Ejecutivo regional, Julio Pérez, tras la reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno de hoy miércoles, que explica que se solicitará esta modificación al Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Pérez recuerda que este órgano ya aceptó mantener los encuentros bajo mínimos una vez que concluyó el estado de alarma y confía en que en esta ocasión vuelva a apoyar la propuesta del Gobierno. En concreto, si el TSJC avala de nuevo esta restricción, en Canarias no se podrán reunir más de diez personas en aquellas islas que estén en nivel 1; de seis en las que se encuentren en nivel 2 y de cuatro en el caso de los niveles 3 y 4, salvo que se trate de convivientes.

Tras los últimos varapalos judiciales, relacionados con el toque de queda, el Gobierno del Archipiélago es algo más optimista con esta medida. Según el argumento del portavoz del Gobierno, por un lado está basada en los informes de la evolución de la pandemia, tanto en contagios como en incidencia acumulada, además de que se han tenido en cuenta la situación "preocupante" que trasladan los técnicos de Salud Pública sobre la ocupación de camas hospitalarias y UCI así como sus efectos en el funcionamiento del sistema sanitario. "Además, hemos incluido en la petición al TSJC informes de los cuerpos de seguridad acerca del control de este tipo de reuniones", indicó Pérez.

Precisamente, al respecto explicó que se solicitará a los agentes que intervengan en todas las reuniones que excedan el máximo permitido en espacios públicos si bien admitió que "el control es prácticamente inexistente en espacios privados". "No vamos a entrar en las casas de nadie, pero en el exterior lo suyo es que no se superen los encuentros entre no convivientes".

"Es verdad que en espacios privados se producen una parte importante de los contagios, pero hay otros ámbitos en los que se están registrado brotes", reconoció el portavoz del Gobierno, antes de insistir en que la restricción en el número máximo de personas en reuniones sociales y familiares "es una de las más efectivas, aunque para hacer frente a la enfermedad lo que más efecto tiene es el conjunto de varias medidas".

De hecho, Julio Pérez reiteró que una de las restricciones que es más beneficiosa contra la enfermedad es la limitación de la movilidad en horario nocturno, un toque de queda cuya solicitud por parte de Gobierno canario fue ayer rechazada por el Tribunal Supremo (TS). Respecto a la negativa del Alto Tribunal, el responsable autonómico justificó que "quizá hayamos ido más lejos que otras comunidades autónomas y por eso surge esa comparativa", ya que según su argumento "en Canarias la idea es antes de caer al precipicio, procurar no acercarnos".

"Otras regiones han pedido el toque de queda en niveles de alerta inferior que en Canarias y con una incidencia acumulada de hasta mil casos y nosotros lo estamos pidiendo con cien", reiteró Pérez quien recordó que en el Archipiélago "la incidencia siempre ha sido menor que en el resto del país pero hemos intentado adelantarnos en las medidas".

A ello se suma que entre los argumentos esgrimidos por el TS para declinar el toque de queda en Canarias es que se agrupa para toda una isla mientras que en el resto de comunidades autónomas se ha solicitado para determinados municipios. "Entendiendo que permite actuar mejor contra la enfermedad, quizá más presentable agrupando por comarcas", comentó el portavoz del Gobierno de Canarias quien recordó que ya ante la posibilidad de esa negativa se permitiera al menos que se autorizara para municipios con una incidencia de más de cien casos, "pero dijeron que la cifra era muy baja".

Con ese "deseo" de implantar medidas de contención de la pandemia antes de que empeoren los datos de contagios y presión asistencial en el sistema sanitario se basa también la solicitud de ampliar el máximo de personas por reuniones ante el TSJC, un órgano del que el Gobierno espera en esta ocasión su aval. "Ya lo respaldaron en mayo y los datos ahora son peores que en ese momento", sentenció el portavoz del Gobierno.

Así fue la rueda de prensa del portavoz del Ejecutivo regional, Julio Pérez, tras la reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno de hoy miércoles:

Compartir el artículo

stats