Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | Situación sanitaria en Canarias

Arranca la vacunación de los niños

Los jóvenes a partir de 12 años pueden recibir sus dosis contra la covid en distintos puntos | En Infecar se administraron ayer 250 inyecciones de Pfizer

48

Jornada de vacunación para mayores de 12 años (2/8/2021) Juan Carlos Castro

Canarias arrancó con la vacunación contra el coronavirus sin cita previa para los menores, a partir de 12 años ya cumplidos, en adelante. Infecar fue uno de los puntos de encuentro que recibió ayer a múltiples jóvenes y sus familiares acompañantes, desde las 15.30 a las 18.00 horas. En la entrada del pabellón ya se había formado una cola inmensa desde el comienzo de la tarde. No solo acudieron los niños citados sino muchos de 15, 16 y edades más avanzadas, incluso algún adulto rezagado en su inmunización. Infecar acogió a unas 250 personas con el correspondiente suministro de dosis de Pfizer, que fue la vacuna de la jornada.

Los niños de 12 años asistieron a la cita sin miedo. El ambiente estaba tranquilo y la gente fue pasando ordenadamente para ser atendida por los sanitarios, y luego esperar los 15 minutos reglamentarios por si aparecían efectos secundarios. El recinto disponía de celadores organizando los turnos para recibir la vacuna, de enfermeras y también de una médico que aguardaba los posibles efectos adversos. La doctora Mabel Tinto se mantuvo a la espera de cualquier incidencia. «La gente viene relajada porque está muy informada acerca de la covid y del proceso de vacunación. Los adultos reciben hoy la dosis de Moderna, Janssen o Astrazeneca si vienen con cita previa y según su rango de edad».

Mokina: «Estoy asombrada con lo tranquilos que vienen los menores y reciben la vacuna»

decoration

Natalia Mokina, una de las enfermeras coordinadoras de Infecar durante este tránsito de pacientes, explicó que «llevamos con el llamamiento desde el 15 de julio, aproximadamente, con una disminución progresiva de las edades. Comenzamos con los jóvenes de 18 años en adelante, luego, 16, después 14 y ahora 12. Elegimos el tipo de vacuna según la disponibilidad. Hoy [por ayer], se trata de Pfizer, pero el domingo fue Moderna. Estoy asombrada con lo tranquilos que se mantienen los niños. Se desenvuelven sin problema con los pinchazos, incluso más concienciados que muchos adultos. Para la segunda dosis volverán a Infecar, pero ya con su cita previa».

Samuel González fue uno de los menores, de 12 años, que recibió el pinchazo. «No tuve ningún miedo de venir. Tenía ganas. Me hubiera dado igual cualquiera de las vacunas que están administrando. Ahora me siento más protegido contra el virus a la hora de salir a la calle». Su madre, Dunia Navarro, recibió en su momento las dosis de Pfizer. «Quise vacunarme y a mis hijos, -también al de 20 la semana pasada con la de Moderna que le sentó muy bien a pesar de ser diabético-, porque existen dos personas de alto riesgo en mi casa y porque pienso que es la forma de luchar contra el virus aunque luego nos toque volver a pincharnos. Es la única manera de protegernos y a los demás. La segunda dosis de mi hijo será el 23 de agosto».

Laura Elías García no quería acudir a la cita, pero su madre la llevó. «No me apetecía pincharme, pero lo prefiero al contagio». Su madre, Natalia García, opina que no hay otra opción en estos momentos. «También me he vacunado yo y a mi hijo de 18 años». Ángel Panela es otro joven de 12 años. «Quería venir para evitar contagiarme en septiembre que empieza el colegio. No me ha dolido la inyección. Me interesa ponerme pronto la segunda dosis para ya estar totalmente inmunizado». Antonio Manuel Panela es su padre. Ya está vacunado de la Pfizer. «Pienso que es la más segura. Quería, además, evitar contagios familiares. A mi hija de siete años también la traeré cuando se pueda y disminuyan las edades».

Ángel Panela, de 12 años, indicó que quiso ir porque no quiere el contagio de vuelta en el cole

decoration

A Mar Rodríguez le daba igual asistir a vacunarse «porque no hago una vida que precise de vacuna. Salgo poco de casa. Mi madre me ha dicho que viniera». Laura Pérez, su progenitora, apuntó que «vivimos en un entorno con personas mayores, con los abuelos y era necesaria la vacunación. Confío en cualquiera de las marcas porque me ofrecen una garantía. Me dan más miedo los síntomas de la covid que la inyección para mi hija».

José Antonio Quintana, también de 12 años, no quería recibir la dosis por los efectos secundarios, «pero mi padre me trajo. El pinchazo me dolió un poquito, cinco segundos». El acompañante adulto, José Antonio Quintana, indicó que trajo al menor por recomendación de su madre, enfermera de equipos covid en Canarias. «Ella trabaja en urgencias y es persona de riesgo, de modo que estamos concienciados. Mi hija mayor, de 20 años, también está ya vacunada. Además, casualmente, tuvo un ictus en plena pandemia, por lo que nos pareció importante que se cubriera ante este tipo de situaciones. Nos hemos visto ya recluidos dos veces en casa por la profesión de su madre, esperando a sus PCR negativos. Todos hemos recibido la vacuna de Pfizer, salvo mi mujer a quien se inoculó la de Moderna. Hemos vivido algún efecto secundario, como dolores de cabeza».

También hubo vacunación sin cita en siete puntos más de la Isla en el día de ayer y hoy serán ocho.

Compartir el artículo

stats