Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ernesto Ekaizer Periodista

Ernesto Ekaizer: «Juan Carlos I intervino activamente en la trama Nóos»

Ernesto Ekaizer La Provincia

El periodista y escritor Ernesto Ekaizer (Buenos Aires, Argentina, 1949) ha desarrollado la mayor parte de su carrera en España, donde ha trabajado en periódicos y es asiduo colaborador de programas de radio y televisión. Ha publicdos Indecente, sobre la crisis económica de 2008, y ahora El Rey al desnudo, en el que aborda el pago a Juan Carlos I en Suiza de 100 millones de dólares por el rey saudí Abdulaziz.

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Ve a Marchena juzgando a Juan Carlos I?»

No lo veo, pero tampoco veo si este libro lo he escrito yo. Hay evidencias que así lo apuntan pero, si me preguntas por mi recuerdo, se nubla con la convalecencia de la enfermedad.

¿Ha vuelto usted de la otra vida?

Casi. Antes de que me intubaran, mi enfermera Ana dice que vio en mis ojos «el reflejo del abismo de la muerte», pero que al pedirle música rusa pensó que «este va a salir».

¿Juan Carlos I tiene la fortuna de dos mil millones que le atribuye el New York Times?

No lo sé, porque en este libro que dicen que he escrito no siento en el banquillo a la monarquía ni a toda la fortuna de Juan Carlos I. Estudio el pago en Suiza de cien millones de dólares por parte del rey saudí Abdulaziz.

¿El fiscal Yves Bertossa es el Baltasar Garzón suizo?

Podría ser equiparable. Es joven como lo era entonces Garzón. Es declaradamente socialista, reconocido y temido igual que Garzón, y meticuloso en su actuación de comadrona de la justicia española.

«Su abdicación fue de emergencia, no pacífica y causada por el deterioro de la monarquía»

decoration

¿Por qué Juan Carlos I le regala 65 millones a Corinna?

La «donación irrevocable» pretende evitar una investigación en Suiza y recuperar la relación con Corinna a través del regalo. Después la llamará «ladrona» en chats.

Siempre que escribo Rey, me refiero a Juan Carlos I.

Que no lo es desde hace siete años. Se debe a que hubo una abdicación de emergencia, no pacífica y causada por el deterioro de la monarquía. Se aplicó la lógica lampedusiana a un Juan Carlos I sentado a horcajadas sobre la corrupción, porque intervino activamente en la trama Nóos de Urdangarin.

Felipe VI renunció al dinero con cierto retraso.

Cuesta mantener que no tuviera ningún conocimiento de las fundaciones Lucum y Zagatka, que su padre no le dijera nada pese a que Juan Carlos I es uno de los primeros en enterarse del procedimiento suizo, y que Álvaro de Orleans no le comunique a Felipe VI que «tú estas de cuarto beneficiario».

¿De quién fue la idea de una portada de El Rey al desnudo con billetes por el suelo?

Mía, tanto la portada como el título, aunque aceptados con entusiasmo por Random House Bruguera. También figuran las banderas suiza y de Emiratos.

La de Emiratos no he llegado a distinguirla.

No me digas que no es surrealista que Juan Carlos I fuera a Emiratos, a cuyos dirigentes cubrió de distinciones, a esperar el veredicto de la fiscalía y de Hacienda, que nunca investigó el caso. ¿No parecemos todos sus súbditos, empezando por el Supremo y la Agencia Tributaria?

Nadie puede acusarles de ingeniería financiera, operaban desde la absoluta impunidad.

Ninguna ingeniería, la «donación irrevocable» no lleva fecha. Juan Carlos I se aplicó el concepto de Borges, «el Estado es una inconcebible abstracción». En la Nochebuena de 2011 pronuncia su mensaje navideño de que «la justicia es igual para todos». Un día antes aparece la extracción de 360 mil euros de su cuenta suiza. Como el Nekrasov de Sartre, pensaba que «tengo que ser mi primer engañado».

¿La descomposición final anula el reinado entero de Juan Carlos I?

Por supuesto que no, nadie está hecho de una pieza, pero tampoco se puede negar la evidencia. A quienes tanto ha costado convencer, les doy una solución en el libro, con el pasaje de Ginés de Pasamonte en el Quijote, «allá se las haga cada cual con su pasado».

«En la ‘operación Kitchen’, el PP convirtió a la Policía en una sucursal del partido»

decoration

¿Villarejo ejerció de fuente informativa de Ekaizer?

No, no, no, nunca. Vi solamente una vez a Villarejo, pero debí causarle una buena impresión, porque dijo de mí que era una persona seria y me recomendó que no perdiera el sentido del humor por el coronavirus.

Enfurezca a los lectores defendiendo los indultos.

El indulto es una medida de gracia obligada en este caso, al tratarse de un tema de fuerte contenido político y estar así contemplado en la Constitución.

¿Por qué ha dado tanta visibilidad a su covid?

Me pidieron de TVE si podía explicar mi propia experiencia, como una demostración de lo devastadora que es esta enfermedad. Me sentí un poco obligado por el carácter social de la covid, con la repercusión de muertes que he vivido en el hospital, donde he reingresado cuatro veces.

¿Cuál será el próximo libro?

Uyyy. Me apasiona Kitchen, que no es una operación parapolicial sino policial. El PP convierte a la policía en una sucursal del partido.

Compartir el artículo

stats