Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los promotores del TMT también recurrirán la sentencia

En un comunicado, el Consorcio TIO afirma que «respeta» la decisión del Tribunal pero «no está de acuerdo con ella»

Representación artística del Telescopio de Treinta Metros en La Palma. | | LP / DLP

Representación artística del Telescopio de Treinta Metros en La Palma. | | LP / DLP

Los promotores del Telescopio de Treinta Metros (TMT) también recurrirán la sentencia que ha dejado sin suelo para su construcción al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en La Palma. El Consorcio TIO (siglas de The Thirty Meter Telescope International Observatory), en una declaración pública, asegura que «respeta» la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) pero insiste en no estar «de acuerdo» con ella. De ahí que los promotores del proyecto se unan al Cabildo de La Palma y el IAC para tratar de resolver este asunto recurriendo la sentencia motivada por el recurso del grupo ecologista Ben Magec.

Los promotores de este macroproyecto científico, que pertenecen a distintos centros de investigación astrofísica de Estados Unidos, India, Canadá, Japón y China, depositan su confianza en que «todo el proceso administrativo para solicitar la licencia de suelo se ha realizado de forma transparente y conforme a la ley». Asimismo, el consorcio agradeció el «continuo apoyo recibido en España por parte de la administración, el gobierno y la sociedad, tanto local como peninsular».

Lo que ha tumbado la concesión del suelo para el IAC no ha sido, sin embargo, ninguna ilegalidad. El problema principal es que no existe aún un acuerdo en firme entre el TIO y el Instituto de Astrofísica para conceder el TMT a La Palma. Así lo afirma el letrado en su auto, donde recalca entender «que no hay simulación y mucho menos causa ilícita, toda vez que lo que se produce es una carencia de instrumento jurídico adecuado para dar cobertura al tipo la concesión empleada, derivado de la proyección condicionada del convenio a la no construcción del TMT en Hawai».

En el año 2019, el Cabildo de La Palma, previa aprobación del pleno del Ayuntamiento de Puntagorda y estudio medioambiental detallado, concedió al IAC los terrenos sobre los que se podría construir el TMT en un futuro. Esa concesión estaba condicionada a que en un plazo de unos pocos años –que según el IAC todavía no ha transcurrido– el Observatorio Internacional TMT decidiese su construcción en dicho emplazamiento. El juez ha considerado que, no habiéndose tomado dicha decisión por parte del TMT, esta concesión debe ser anulada.

No existe tal acuerdo porque el consorcio aún no ha decidido el emplazamiento final del telescopio. Pese a las dificultades que ha encontrado en Hawái –emplazamiento preferente– para poder construir la infraestructura científica, aún hay voces que alejan al telescopio de La Palma y han derivado en más de seis años de tiras y aflojas y decisiones que nunca se acaban de resolver.

El IAC ve necesario disponer de la concesión del suelo para convencer al consorcio

decoration

De hecho, desde que en 2016 se decidió que el Observatorio del Roque de Los Muchachos, en La Palma, sería la alternativa a Hawái para albergar la gran infraestructura científica, los promotores han anunciado prácticamente cada año que tomarían la decisión el siguiente.

El IAC, por su parte, considera que conforme establece el Tratado Internacional Acuerdo de Cooperación en Astrofísica de 1979, ratificado por las Cortes, «es preciso disponer de la concesión del terreno para convencer al organismo internacional TMT de que adopte una decisión favorable a la instalación en La Palma de lo que sería la mayor inversión en materia científica de la historia de nuestro país». Aunque el Observatorio del Roque de Los Muchachos es uno de los mejores del mundo y lleva varios años a la vanguardia de la ciencia astronómica, la carta más competitiva que tiene España para diferenciarse ampliamente de Hawái es lograr que no exista una traba burocrática para construirlo. Y es que están en su contra muchas circunstancias, como que tiene casi 2.000 metros de altura menos que Mauna Kea, que está mucho más lejos de los países que financian el proyecto (casi todos situados en el ámbito del Pacífico-Índico) y que el Consorcio TIO ha realizado una enorme inversión durante los últimos años en Hawái en lo que se refiere a sus proyectos educativos asociados al telescopio.

La noticia tampoco ha sentado bien a los aficionados de la astronomía palmeros. José Antonio Fernández, que es portavoz de la agrupación astronómica de La Palma, mostró su desaliento en Cadena Cope La Palma en el día de ayer, dado que considera que esta sentencia provoca que «el TMT está cada vez más lejos».

«Como aficionados nos afecta porque el observatorio es algo muy importante para nosotros». Además, insistió en que se trata de un varapalo muy fuerte para la isla «sobre todo desde el punto de vista de la inversión». Porque el TMT iba a invertir en Canarias los 25 millones de euros que cuesta el mantenimiento del aparato durante los próximos 70 años, lo que supone 3.150 millones de euros en ese tiempo. Además, durante su construcción –que duraría una década– daría empleo a 300 operarios y, una vez en funcionamiento, permitiría dar trabajo a otras 140 personas.

Compartir el artículo

stats