Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pandemia

Los epidemiólogos piden más evidencia científica antes de dar la tercera dosis

Plantean aguardar por el aval de la Agencia Europea del Medicamento así como por el estudio británico sobre la mezcla de vacunas de diferentes marcas farmacéuticas

Un mayor recibiendo la vacuna de la gripe este invierno.

Alrededor de una decena de países europeos han anunciado que administrarán la tercera dosis de refuerzo de la vacuna antiCOVID para su población mayor o inmunodeprimida mientras que España aguarda a que la OMS o la EMA (Agencia Europea del Medicamento) den luz verde basándose en evidencia científica. Desde la Sociedad Española de Inmunología, su secretaria, la doctora Carmen Cámara, advierte de que “es demasiado pronto” para decir al respecto. “No hay que correr”, añade.

Explica que “lo fundamental es decidir en función de las publicaciones científicas” pero “todavía no tenemos datos”. Indica que “tenemos tiempo porque las vacunas actuales siguen protegiendo más del 90% frente a la enfermedad severa”.

Respecto a las voces que piden celeridad en decidir ya cuándo, cómo y a quien se vacunará con la dosis de refuerzo, Carmen Cámara apunta que “esta es una pandemia y por muchas dosis que nos pongamos en nuestro país si no conseguimos que en el resto del mundo se pongan dos dosis esto no va a acabar nunca porque seguirán llegando variantes”

“La sensación –añade– de tener muchas vacunas en el primer mundo no debe ser el motivo para poner masivamente terceras dosis sin criterios científicos”.

Para la secretaria de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), “estamos en un momento en el que faltan vacunas en el mundo. En los congeladores españoles hay más de siete millones de dosis, pero que las tengamos no quiere decir que las tengamos que usar”.

La campaña de la gripe podría ser un momento óptimo para la administración de la tercera dosis de la vacuna contra la covid

decoration

La comunidad científica sigue realizando estudios para conseguir determinar cuán necesaria es o no la tercera dosis de refuerzo. Para la SEI “es una buena noticia el estudio de seroprevalencia que anunció el Instituto de Carlos III con un grupo de 15.000 personas mayores de 80”.

Mientras la EMA (Agencia Europea del Medicamento) recaba información para el visto bueno a la tercera dosis para mayores de 60 años y gente inmunodeprimida, surgen muchas dudas al respecto en cuanto a la administración. Una de las cuestiones que han surgido últimamente es si se podría aprovechar la campaña de la vacunación contra la gripe para poner en ese momento la dosis de refuerzo antiCOVID.

El doctor Juan Gestal, profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultade de Medicina e Odontoloxía de la Universidad de Santiago de Compostela, señala que “no hay ningún problema en administrarlas en el mismo acto vacunal o en actos vacunales separados. Quizás lo mejor sea esto último, separar un par de semanas para una mejor respuesta inmune”.

El epidemiólogo Juan Gestal. RICARDO GROBAS

Para la secretaria de la SEI, aprovechar el instante de la vacuna contra la gripe para recibir la tercera dosis antiCOVID “podría ser un buen momento. En principio, poner dos vacunas juntas no tendría por que ser un problema, recordemos que a los niños hasta les ponemos vacunas heptavalentes, de siete a la vez. El sistema inmune puede recibir más de un estímulo a la vez”.

Otra cuestión en el aire es si las personas que entren en este refuerzo recibirán la dosis de la misma casa farmacéutica que las anteriores. “Estamos a la espera de recibir los resultados del estudio inglés con todas las combinaciones posibles de las vacunas disponibles. Está a punto de llegar. Si decidimos poner una tercera dosis, igual no es la mejor opción poner una tercera de la misma farmacéutica de las dos primeras”, apunta Cámara.

Sobre quién debería recibir primero el refuerzo, si los mayores de 80 en residencias o enfermos inmunodeprimidos, Juan Gestal indicó que “en EE.UU. la FDA ya se pronunció el 12 de agosto y decidió su administración a las personas con inmunodeficiencias, que han recibido tratamiento activo contra el cáncer para tumores o cáncer de sangre; aquellos que han recibido un trasplante de órgano y están recibiendo medicamentos para inhibir el sistema inmunológico; aquellos que han recibido un trasplante de células madre en los últimos dos años o están tomando medicamentos para inhibir el sistema inmunológico; aquellos con inmunodeficiencia primaria moderada o grave (como el síndrome de Di George o el síndrome de Wiskott-Aldrich); aquellos que tienen una infección por VIH avanzada o no tratada, y aquellos que están en tratamiento activo con corticosteroides en dosis altas u otros medicamentos que pueden inhibir la respuesta inmunitaria) empezando por el personal sanitario y los residentes en residencias de mayores”.

Los “riesgos legales” de un refuerzo sin aval de la EMA

La Comisión Europea advirtió ayer a los países miembros que administrar una tercera dosis de la vacuna a sus ciudadanos sin el previo aval de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) puede tener “riesgos legales”, informa Reuters.

La organización científica explicó que se necesitan más datos antes de poder aprobar el tercer pinchazo de refuerzo.

Sin embargo, varios países ya han anunciado que facilitarán esta dosis adicional a sus ciudadanos. Austria, Bélgica, Francia, Hungría, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo y Eslovenia han dado luz verde a las dosis de refuerzo, y Alemania planea hacer lo mismo en otoño.

“Actualmente, las dosis de refuerzo no forman parte de la autorización de comercialización de las vacunas COVID-19 y aún no se han sometido a una evaluación científica por la EMA en ausencia de datos suficientes”, recordó la Comisión Europea.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, insistió el miércoles en que los datos sobre los beneficios y la seguridad de una inyección de refuerzo de la vacuna no son concluyentes.

En España, han optado por posicionarse en idéntica postura. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, reconocía esta semana que el Gobierno estaba “preparado” para inocular la tercera dosis a los grupos poblaciones elegidos (mayores e inmunodeprimidos) pero que la decisión no se tomaría hasta, mínimo, finales de septiembre cuando tengan en sus manos datos de los ensayos científicos de Moderna y Pfizer y el pronunciamiento de la EMA.

Compartir el artículo

stats