Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hallazgo

Un esqueleto de tiburón de cuatro metros sobre la arena

La marea deja en la playa de La Marina de Elche los restos óseos de un gran pez que una bióloga identifica como de tiburón tras el informe policial

Los trabajos de identificación de la Policía.

"No se trataba ni de los restos de un congrio, ni de una raya ni de un monstruo marino...", explicaba la Policía Local en las redes sociales. Se trataba de un tiburón. La playa de La Marina tuvo ayer tema de conversación desde primera hora por el hallazgo de un esqueleto de casi cuatro metros.

La Policía Local de Elche localizó los restos óseos sobre las doce del mediodía, pero desde primera hora de la mañana no se hablaba de otra cosa entre los vecinos y bañistas que de esa enorme espina que el oleaje había dejado al bajar la marea en la playa de La Marina.

Los restos del espécimen marino llevaron de cabeza a la Policía Local de Elche para tratar de identificarlo porque mucha información, aparte de esos casi cuatro metros que midieron dos agentes, y el reportaje fotográfico que realizaron, no había. Al final, acudieron al departamento de Biología Marina de la Universidad de Valencia donde se consiguió identificar como un tiburón cañabota, también denominado como tiburón de seis branquias chata o tiburón de peinetas (Hexanchus griseus). 

Una imagen de la captura en aguas de Mallorca de un tiburón cañabota.

El más grande de esta familia llega a medir más de seis metros y pensar una tonelada. Habita a grandes profundidades en aguas templadas alrededor del mundo.

Uno similar se capturó años atrás en aguas de Alicante y también se han visto en Mallorca. Tiene un cuerpo robusto e imponente, la cabeza ancha y aplanada con el rostro corto y redondeado. 

La cabeza del pez encontrado en la playa de La Marina, en Elche

La cabeza del pez encontrado en la playa de La Marina, en Elche Policía local de Elche

Dientes

Los dientes de la mandíbula superior en una fila, y los de la mandíbula inferior, en 6 filas, con forma de peine... aunque teóricamente es inofensivo pues se alimenta de crustáceos y pececillos.

Permanece inmóvil en el fondo marino durante el día ascendiendo a la superficie durante la noche para alimentarse. Su color le permite mimetizarse en las oscuras aguas de las profundidades, explican los expertos.

Los restos serán trasladados al Instituto de Biología Marina para su investigación, aunque poco se podrá saber más visto el estado en el que se encontraba. Algunas fuentes apuntaron que otros peces se comieron los restos del escualo. No dejaron nada.

Los restos óseos aparecidos en la playa de La Marina. Policía local de Elche

El hallazgo de los restos del escualo rompió la monotonía de las merecidas vacaciones de cientos de visitantes y turistas de las playas de Elche que ya entran en su recta final. Se da la circunstancia de que esta semana, en la playa de El Pinet, a muy poca distancia, se produjo un incidente que causó la alarma después de que una mujer sufriera una mordedura de un pez en uno de sus pies. El ejemplar era de gran tamaño pero se desconoce de qué especie. La mujer sufrió heridas de carácter leve, según explicaron desde la empresa que cubre el servicio de socorrismo, aunque fue trasladada al Hospital General de Elche.

El ejemplar medía cuatro metros de longitud, según explica la Policía Local de Elche Policía local de Elche

Compartir el artículo

stats