Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Regreso a las aulas | Las claves

El segundo curso escolar de la crisis pretende llevar la normalidad a las aulas

Aunque se mantiene la mascarilla, descienden las clases con una distancia interpersonal y crecen los grupos burbujas | Se busca la total presencialidad

Un grupo burbuja en un aula de un colegio de Tenerife. | | CARSTEN W. LAURITSEN

Se acerca el inicio del segundo curso escolar en pandemia, el momento crucial en el que comenzarán las clases presenciales aún con la amenaza del covid sobrevolando las aulas. Sin embargo, los buenos resultados obtenidos durante el curso 2020/2021 –con una tasa muy baja de contagios por coronavirus en los centros escolares de todo el país– ha provocado que Canarias, al igual que otras muchas Comunidades Autónomas, haya apostado por un protocolo de cara al próximo curso muy similar al que estuvo vigente hasta el pasado mes de junio. No en vano, la tendencia de las diferentes regiones españolas es que la normalidad vaya imperando cada vez más en el ámbito educativo y por eso, además de defender la presencialidad del alumnado al máximo, en el caso del Archipiélago, el protocolo de prevención y organización para el desarrollo de la actividad educativa presencial en los centros no universitarios ha incorporado algunos cambios de cara al mes de septiembre que está a punto de comenzar.

El uso de la mascarilla continuará siendo obligatorio para toda la comunidad educativa, pero en las Islas también se incorporan en este aspecto algunos cambios. De este modo, estas protecciones serán obligatorias a partir de 1º de Primaria, mientras que hasta el curso anterior la obligatoriedad comenzaba a los 6 años. Así, había alumnos en el primer curso de Primaria que llevaban mascarilla y otros que no ya que en ese nivel se mezclan niños de 5 y 6 años.

Otra de las novedades tiene que ver con la distancia interpersonal, que desaparece en el caso de los alumnos de 5º y 6º de Educación Primaria por lo que todos los niveles de esta etapa educativa se organizarán en grupos de convivencia estable –los conocidos como grupos burbuja–, que también se aplicarán en Educación Infantil y Especial. Además, la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias establece para el próximo curso que la distancia de seguridad interpersonal en el aula pase de 1,5 a 1,2 metros a partir de la Educación Secundaria, siguiendo así la recomendación que realizó el pasado mes de mayo el Ministerio de Educación y FP.

Al igual que lo que sucedió el pasado curso escolar, el establecimiento de la distancia interpersonal provocará que haya grupos que tengan que desdoblarse, y eso obliga a que, una vez más, la Consejería de Educación tenga que optar por contratar nuevos docentes para poder dar respuesta a los nuevos grupos. En este caso, Canarias contratará a 1.658 profesores de refuerzo el próximo curso, lo que supone unos 900 profesionales menos que el pasado año escolar. Otra de las novedades es que estos nuevos profesores serán nombrados a comienzos de septiembre y sus contratos se prolongarán hasta junio, al contrario de lo que ocurrió el pasado curso, cuando las contrataciones se fueron realizando de trimestre en trimestre. Esto, por tanto, ayudará a dar estabilidad tanto a los docentes como al resto de la comunidad educativa. A pesar de esta reducción de la distancia interpersonal, esta novedad únicamente se producirá dentro del aula puesto que en el resto de los espacios del centro educativo se continuará manteniendo el metro y medio de distancia entre personas.

A pesar de esta decisión firme, la Consejería de Educación informó, cuando dio a conocer el protocolo de prevención para el curso 2021/2022, que las recomendaciones se encuentran «en continua revisión y serán modificadas si la situación epidemiológica así lo requiriese» y añade que, en el caso del establecimiento de la distancia de 1,2 metros, se podrá revisar según la evolución del virus o por la falta de espacios que permitiría «una organización mixta de la asistencia» que combinaría «la enseñanza presencial y a distancia».

En este sentido, a pesar de que tanto la Consejería de Educación como el Ministerio de Educación defienden la total presencialidad del alumnado de cara al próximo curso, son conscientes de que no todos los estudiantes podrán acudir a los centros educativos. A partir de septiembre también se rebajan las limitaciones para el alumnado con patologías crónicas y que son especialmente vulnerables al virus, que ya podrán acudir al centro, «siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita, y manteniendo medidas de protección de forma rigurosa». No obstante, la Consejería puntualiza que «para el alumnado en el que la presencialidad en los centros docentes esté desaconsejada por prescripción médica, se ha regulado la atención educativa a través del Centro de Enseñanzas en Línea (CEL) de Canarias».

Las medidas de prevención tendrán que mantenerse también en otros aspectos como las actividades complementarias y extraescolares, el comedor escolar, el transporte o el funcionamiento de las cafeterías y residencias, que mantienen unos protocolos idénticos a los del pasado curso escolar.

Formación y prevención

Todas las medidas –las nuevas y las que se mantienen– serán completadas con otras medidas puestas en marcha por la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias. De este modo, se prevé el diseño y la implantación de actividades de educación para la salud que incluyan las medidas de prevención, de higiene y promoción de la salud frente al covid para hacer del alumnado un agente activo en la mejora de la salud de la comunidad educativa y crear así entornos escolares saludables y seguros y posibilitar así la detección precoz de casos y su gestión adecuada.

Compartir el artículo

stats