Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día Mundial para la Prevención del Suicidio

«Los suicidios se pueden prevenir; hace falta voluntad, profesionales y dinero»

Presentan en el Parlamento un plan para la prevención de estas muertes | 197 personas se quitaron la vida en Canarias en 2019, la cuarta región del país

Evitan el suicidio de un hombre en Maspalomas La Provincia

Anteayer un hombre quería suicidarse y se tiró por el puente Serrador, frente al Tenerife Espacio de las Artes (TEA), en Santa Cruz de Tenerife. No murió y fue llevado al hospital. Pero, una vez que se cure de las heridas físicas, no tendrá asegurado un seguimiento y acompañamiento apropiado con el fin de evitar que consume su objetivo. Así le ocurrió recientemente a una mujer, quien, después de no lograr quitarse la vida una primera vez, fue trasladada a un centro hospitalario, pidió y le concedieron el alta voluntaria sin que ningún psicólogo la atendiera y, varias jornadas después, se fue a otro municipio y se mató. Las administraciones todavía no han aprobado medidas eficaces, desde una perspectiva integral, para intentar reducir estos hechos. Felipe Lagarejo es coordinador del Grupo de Suicidios del Colegio Oficial de Psicólogía de Santa Cruz de Tenerife y recalca que este problema «se puede prevenir, solo hace falta voluntad política, buenos profesionales y dotación económica suficiente».

Canarias, con 9,15 casos por cada 100.00 habitantes, tiene, tras Asturias, Galicia y La Rioja, la cuarta mayor tasa de suicidios de España, por la que lamentó en 2019 la muerte de 197 personas, nueve de ellas con más de 79 años, un problema sanitario y social para cuya prevención ha incluido un protocolo específico en su Plan de Salud Mental. Así lo destacaron ayer, según Efe, en la presentación de este programa, que se dará a conocer en una campaña en redes sociales que animará a hablar del suicidio y pedir ayuda y desechar la idea de que esta conducta es un tema tabú del que hay que avergonzarse o sufrir en soledad el director del Servicio Canario de la Salud (SCS), Conrado Domínguez, y los directores generales de Programas Asistenciales y Salud Pública, Elizabeth Hernández y José Juan Alemán.

La Consejería Sanidad presenta una campaña para evitar las muertes voluntarias

decoration

Ayer se conmemoró el Día Internacional de la Prevención del Suicidio y, por ese motivo, el colectivo que lidera Lagarejo registró en el Parlamento de Canarias una iniciativa para poner en marcha un plan en este ámbito, con el objetivo de que el Gobierno autónomo se comprometa en firme para reducir las muertes voluntarias. En las islas se registra un suicidio antes de que se cumplan las 48 horas del anterior. La Escuela de Actores de Canarias (EAC) y el Colegio Oficial de Psicólogía han grabado un audiovisual en el que exponen esta realidad y la falta de recursos públicos para hacer frente al problema.

En opinión de Felipe Lagarejo, «esta es una pandemia silenciada», por lo que invita a reflexionar sobre la misma. Dicho profesional recuerda que el suicidio no obedece a una única causa, sino a muchas, y afecta a todos los ámbitos y estratos sociales. Precisamente por esa razón, cree que las administraciones deben aportar soluciones que engloben a toda la sociedad y que resulten eficaces.

En opinión de este psicólogo, el programa preventivo del Gobierno canario se centra en la Sanidad «pero deja huérfanos al resto de ámbitos sociales y entra en desacuerdo con los profesionales de la Psicología y el dinero que se invierta en el mismo no servirá para nada». ¿Por qué? A juicio de Lagarejo, «solo el 20% de los suicidas pasan por recursos de Sanidad». No es necesario tener una enfermedad mental para decidir quitarse la vida, apunta dicho profesional.

Para este representante del órgano colegial, el Ejecutivo autónomo debe implicar en el Plan de Prevención de Suicidios a los centros educativos, los departamentos de Asuntos Sociales, fuerzas de seguridad, bomberos, servicios de emergencias, líderes comunitarios y representantes vecinales, residencias de mayores o centros penitenciarios, entre otros muchos.

Día Mundial para la Prevención del Suicidio La Provincia

Las cifras de este tipo de muerte voluntaria no han variado de forma considerable en los últimos 15 años, de acuerdo a la población que existe en cada momento. Es decir, que sin implantar planes específicos para actuar contra dicho problema social no se logrará frenar. En las regiones y países europeos en los que se han establecido programas serios contra esta realidad, las cifras de suicidios se han reducido en hasta un 30%, aclara Lagarejo. Y repite que la receta para iniciar el camino consiste en voluntad política, buenos profesionales y presupuestos adecuados. Otra de las asignaturas pendientes en España es la falta de suficientes psicólogos. Si la ratio en la Unión Europea se sitúa entre 40 o 70 por cada 100.000 habitantes, en el territorio nacional no pasa de seis.

«Por mucho que miremos a otra parte», indica, «esta es la primera causa de muerte entre los jóvenes que tienen entre 15 y 29 años; mata dos veces más que los accidentes de tráfico y 65 veces más que la violencia de género».

Este profesional aclara que los intentos de suicidio o los episodios consumados ocurren en momentos en que la persona sufre «un secuestro emocional», que puede durar algunas horas o varios días. Por eso resulta tan importante que en dicho periodo cuente con el acompañamiento de un profesional adecuado.

Compartir el artículo

stats