Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis volcánica | Decae la actividad de los terremotos

La Palma enlaza dos días de calma sísmica

Se estima que hay 6.500 plazas para acoger a los posibles evacuados en grandes pabellones, colegios y fuertes militares

Cumbre Vieja en La Palma, la zona afectada por un enjambre de seísmos desde hace ya una semana | | EFE

La Palma ha enlazado dos días de calma en sus profundidades, después de sufrir cinco jornadas de continuo movimiento del terreno. Los seísmos han frenado su frecuencia, y sin embargo, los miembros del Comité Científico consideran que es muy temprano para cantar victoria. Y es que, pese al frenazo en el número de seísmos que se han registrado en al oeste zona de Cumbre Vieja, los pocos que han ocurrido han sido más intensos. A esto se une el hecho de que gran parte de la sismicidad está ocurriendo en la superficie (a menos de 3 kilómetros) y que la deformación del terreno (de al menos 10 centímetros) continúa su curso, aunque a menor velocidad. Con estos precedentes, el Comité Científico ha recomendado mantener el semáforo volcánico en amarillo en los municipios de Fuencaliente, Los Llanos de Aridane, El Paso y Mazo, así como activarlo en Tazacorte, por el posible impacto que la actividad sísmica pueda tener en uno de sus barrios.

6

kilómetros

de profundidad es donde está el magma

A tenor de los datos obtenidos, los científicos consideran que esta disminución de sismicidad puede ser transitoria y, por el momento, no implica necesariamente que se haya parado el enjambre que lleva una semana instalado en el subsuelo de la Isla Bonita. De hecho, los expertos esperan que se mantenga la actividad sísmica e incluso incremente su intensidad en los próximos días y no descartan que algunos fenómenos empiecen a observarse en la superficie.

De ahí que las instituciones palmeras –tanto municipales como insulares– se estén preparando para el posible próximo paso que deban tomar en esta crisis: la evacuación de la población. Los cinco municipios afectados, coordinados por el Cabildo insular, están preparando las instalaciones en las que tendrían que acoger a la población, especialmente a aquella que no cuenta con una segunda residencia a la que acudir mientras pudieran darse contingencias tales como desprendimientos, fuertes seísmos, nubes de sustancias nocivas para la salud o la propia expulsión de lava.

No todos serán evacuados

En total, al sumar Tazacorte, son 39.594 personas las que se mantienen en vilo por vivir en una de las zonas declaradas en semáforo amarillo por riesgo volcánico. El municipio más poblado es Los Llanos de Aridane, donde reside un cuarto de la población de la isla: 20.760 personas. Sin embargo, no todas ellas deberán ser evacuadas, de hecho, en caso de un gran terremoto o el volcán, solo serán «algunos barrios» los afectados, como explica Miguel Ángel Morcuende, jefe de Emergencias del Cabildo de La Palma y encargado de dirigir esta crisis volcánica, que descarta –con los datos actuales– que pueda llegar a núcleos muy poblados. Como indica, en caso de que se tuviera que llevar a cabo la evacuación de alguna de estas zonas, se recomendará a la población bien acudir a un «hospedaje amigable» fuera de la zona de riesgo (segundas residencias, amigos o familia) o bien se les proporcionará un lugar en el que poder refugiarse. Para ello se valora, dependiendo de los distintos Planes de Emergencia Municipales (Pemu) el uso de pabellones, colegios o incluso instituciones militares, como fuertes. «Calculamos que tenemos unas 6.500 plazas de hospedaje», adelantó Morcuende, aunque advirtió que es una cifra aproximada. También se han establecido los lugares en los que se considerarán puntos de encuentro y se están coordinando reuniones con distintos grupos operativos de seguridad, sanitarios, logísticos y de servicios esenciales, siempre teniendo en cuenta «el peor escenario».

2,3

de magnitud máxima

se registró en el día de ayer en los terremotos ocurridos en La Palma

Como señala Morcuende, el dispositivo se está preparando para el momento en el que se produzca el mayor seísmo, «el que acabe haciendo un hueco en la corteza sólida». Sin embargo, es consciente de que esto ocurrirá en un momento «indeterminado» y que el tiempo de evacuación del que dispongan los dispositivos dependerá de la «intensidad, potencia y energía del sistema». «Si sigue la tendencia del Teneguía no vamos a tener problemas para sacar a la gente, pero si el volcán es explosivo, sí tendríamos un problema porque, además, generaría ceniza o incendios», indica.

Mientras, los distintos centros científicos implicados mantienen su seguimiento del fenómeno, algo a lo que, a partir de ahora también ayudará el avión de coordinación y observación (ACO) que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico suele utilizar para vigilar la evolución de los incendios en toda España. Este avión, que llegó ayer, sobrevolará la isla para transmitir fotografías y vídeos a través de telefonía móvil GPRS/3G/4G y microondas, tanto en espectro visible como infrarrojo, a la Central de Operaciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y a las Unidades Móviles de Análisis y Planificación desplazadas sobre el terreno. Este dispositivo cuenta con cámaras termográficas que permitirán estudiar un posible aumento de temperaturas en el terreno, «como una forma de dirimir si el magma está cerca», señaló Morcuende. Por su parte, tanto el Instituto Geográfico Nacional (IGN) como Involcan continúan recabando datos que tienen relación con la sismicidad, la elevación del terreno o la expulsión de gases, así como la cantidad magma que se acumula en las profundidades y que ya alcanza los 6 kilómetros de la superficie.

Al mantenerse el semáforo amarillo en la isla, aún no se va a acometer ninguna evacuación. De hecho, es algo que solo valoran realizar en caso de que exista un riesgo inminente de que el volcán entre en erupción o si bien alguno de los fenómenos relacionados con él pudieran generar algún daño en la población. Por tanto, el nivel actual de riesgo tan solo supone prepararse ante la contingencia que pudiera suceder en un futuro. De ahí que se haya intensificado la información a la población al tiempo que se han extremado las medidas de vigilancia y monitorización de la actividad volcánica y sísmica.

¿Qué hago si estoy en una zona de riesgo?

Evacuación

Planifique la crisis

Aunque en esta fase no es necesario comenzar la evacuación de las zonas de riesgo (en este caso El Paso, Los Llanos de Aridane, Mazo y Fuencaliente), la población sí se debe empezar a preparar para una posible contingencia. Es, por lo tanto, el momento de informarse en el Ayuntamiento sobre las rutas de evacuación y el punto de reunión establecido. Se debe elegir a un familiar o amigo como punto de referencia para que sepa dónde se desplaza en caso de evacuación y hay que asegurarse de que todos en la familia lo saben. Si, además, se convive con personas con alguna discapacidad que requiera una evacuación especial (en ambulancia) se debe notificar este hecho a Asuntos Sociales de su Ayuntamiento. 

Víveres

Reservas suficientes

Tener un aparato de radio a pilas, linterna, velas y pilas de repuesto y seguir las instrucciones transmitidas por las autoridades competentes a través de los medios de comunicación. Es necesario tener reservas de medicación suficiente para sus familiares que lo requieran de manera habitual, disponer de agua embotellada y contar con una reserva de alimentos básicos y no perecederos para unos pocos días. Es recomendable guardar en una carpeta la documentación personal de toda la familia y de la vivienda.

Previsión

Prepare la casa y el coche

Todos los adultos que se encuentren en zonas de riesgo volcánico deben saber -o aprender- a desconectar gas, agua y luz, pues será necesario cerrarlos en caso de evacuación. Además se debe mantener lleno el depósito del vehículo, dado que para el momento de la evacuación las gasolineras podrían estar cerradas. 

Animales

Otro hogar provisional

Los animales de compañía se deben encomendar a familiares o amigos que no se encuentren en municipios de riesgo. Si no dispone de alojamiento, las autoridades se harán cargo de ellos. Por razones de higiene, no podrán estar en los albergues. Si tiene animales de granja, comuníquelo a su Agencia de Extensión Agraria o al teléfono de información del Cabildo, a fin de que le indiquen las acciones a realizar. Los animales de granja, si hay evacuación, hay que soltarlos. 

Compartir el artículo

stats