Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez se compromete a reparar las pérdidas materiales «cuanto antes»

El presidente del Gobierno pospone su agenda en Nueva York y viaja de urgencia a La Palma

Erupción volcánica: Pedro Sánchez llega a La Palma La Provincia

Pedro Sánchez cambió sobre la marcha su agenda nada más conocerse la erupción en La Palma. El presidente del Gobierno ha pospuesto su viaje a Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas y ayer mismo se desplazó a Canarias. Un par de horas antes de producirse la explosión en la isla bonita, el jefe del Ejecutivo estatal ya había intentado transmitir tranquilidad en un mensaje en las redes sociales: «Todas las administraciones estamos preparadas para actuar de forma coordinada».

Tras la erupción, el propio Sánchez adelantó que retrasaba sine die el vuelo a Estados Unidos para dirigirse de inmediato al Archipiélago y seguir la evolución del fenómeno desde cerca. «Me dirijo en estos momentos hacia Canarias, ante la evolución sísmica, para conocer de primera mano la situación en La Palma, la coordinación del dispositivo y los protocolos activados», explicó el presidente, que tenía previsto volar ayer mismo a Nueva York y permanecer allí hasta el próximo viernes para el inicio del nuevo período de sesiones de la asamblea de la ONU.

Sánchez llegó a La Palma a última hora de la tarde para incorporarse a la reunión del Comité Director del Plan de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca). Nada más aterrizar en el aeropuerto insular, el dirigente estatal dejó claro que la Comunidad Autónoma «cuenta con el apoyo del Gobierno de España para hacer frente a esta difícil situación». Tras la reunión del Pevolca, Sánchez compareció junto a Ángel Víctor Torres y el presidente del Cabildo insular, Mariano Hernández Zapata, y comprometió el apoyo de su Ejecutivo «para reparar las pérdidas materiales cuanto antes». El socialista hizo hincapié en que se ha conseguido «lo más importante», es decir, garantizar la seguridad de los ciudadanos. Sánchez quiso hacer una mención especial de la importancia de la ciencia, en este caso para saber con antelación, «casi con exactitud» –subrayó–, el inicio y evolución de la erupción en Cumbre Vieja.

Rey, ministros y políticos

Son miles las muestras y mensajes de preocupación y de apoyo a los palmeros desde las instituciones de todo el país. El rey de España, Felipe VI, telefoneó al presidente del Gobierno de Canarias para informarse de primera mano sobre la erupción y la situación en la isla e interesarse por los afectados. «Me ha trasladado todo su apoyo para la población palmera y dispositivos especiales activados», expuso Torres. El monarca habló después con Sánchez, Hernández Zapata y el propio Torres tras la reunión del comité director del Pevolca.

También ministros y presidentes autonómicos de distinto color político expresaron su preocupación por el suceso y transmitieron su apoyo a la población y a los equipos de emergencia que trabajan sobre el terreno para minimizar las consecuencias de la erupción. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aseguró que su Ejecutivo ayudará al Gobierno de Torres en lo que sea menester –«la Comunidad de Madrid prestará la ayuda que necesite Canarias»–, mientras el también popular Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, hizo lo propio garantizando la «solidaridad» de sus ciudadanos: «Todo el cariño y la fuerza de Andalucía para los vecinos de La Palma; Canarias puede contar con la solidaridad de los andaluces». El president de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, también quiso hacer patente la «solidaridad y cariño» de la comunidad levantina con un mensaje en las redes sociales: «Solidaridad y cariño a Canarias tras una erupción en la isla de La Palma. Quiero transmitir todo el apoyo al presidente Ángel Víctor Torres y a los equipos de emergencia. Estamos con vosotros».

El socialista asturiano Adrián Barbón –«hoy el corazón de Asturias late pensando en la isla de La Palma y sus habitantes»–; el cántabro Miguel Ángel Revilla –«tremendas imágenes de la isla bonita; toda mi solidaridad y esperanza de que termine pronto esta pesadilla»–; el aragonés Javier Lambán –«el Gobierno de Aragón se pone a disposición del presidente del Gobierno de Canarias y del Cabildo de La Palma para todo aquello en que podamos ayudarles»–; o el castellano-leonés Alfonso Fernández Mañueco –«muy pendiente de la erupción volcánica en la Cumbre Vieja de La Palma. Castilla y León está con Canarias; tienen todo el cariño y el apoyo de nuestra tierra»– se sumaron también desde sus respectivas Comunidades Autónomas a los mensajes de apoyo y se brindaron a ayudar a las instituciones del Archipiélago.

Desde el Gobierno central, Pedro Sánchez no fue el único que estuvo en contacto directo con Ángel Víctor Torres. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz –una de los miembros del Gabinete estatal que más veces se ha desplazado a Canarias durante la legislatura–, también telefoneó al jefe del Ejecutivo isleño para informarse de la situación nada más producirse la erupción volcánica y se mantuvo en contacto con el Gobierno regional a lo largo de toda la jornada. La titular de la cartera de Turismo, Reyes Maroto –otra de las ministras que ha estado en el Archipiélago en varias ocasiones para abordar el especial impacto de la crisis turística en la economía regional–, la responsable del área de Igualdad, Irene Montero, y por supuesto la ministra de Sanidad, la canaria Carolina Darias, también reaccionaron de inmediato a lo sucedido en La Palma. «Mi corazón está en la isla bonita», afirmó Maroto; «enviamos toda la fuerza y cariño a las personas que han sido evacuadas o están viviendo situaciones de incertidumbre», apuntó Montero; «todo el apoyo a la ciudadanía palmera, a los dispositivos de emergencia y a los equipos científicos», agregó Darias.

Compartir el artículo

stats