La fragmentación del territorio no ha sido un obstáculo para que las islas aúnen sus fuerzas ante la erupción del volcán. En el momento en el que se quebró la tierra en la Cumbre Vieja de La Palma, la reacción de todos los cabildos insulares fue unánime y pusieron sus recursos humanos y materiales a disposición del Cabildo palmero, encabezado por Mariano Zapata. El conocimiento de los científicos del Archipiélago ha sido fundamental para interpretar los movimientos sísmicos que precedieron al estallido del volcán, pero también ha sido esencial la colaboración de los especialistas en emergencias para preparar los planes de evacuación y evitar perdidas humanas. Especialistas de todas las Islas han trabajado de manera coordinada en el diseño de una hoja de ruta que, hasta ahora, ha funcionado correctamente. Ante la situación de emergencia que vive La Palma, las instituciones han olvidado los colores políticos y se han aliado para crear un frente común cuya prioridad es salvar vidas.

Pocos minutos después de la erupción del volcán, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, recibió una llamada de su homólogo palmero para solicitar refuerzos para sus equipos de bomberos. El mismo domingo por la noche, 18 efectivos se trasladaron a La Palma, con los vehículos y el material necesario para intervenir, y ayer se sumaron otros 23 profesionales más. «Según vaya avanzando la situación iremos enviando los recursos necesarios», asegura Morales. Quien detalla que los especialistas de Gran Canaria, entre los que se encuentra Federico Grillo, director técnico de Emergencias del Cabildo grancanario, han comenzado a hacer quemas prescritas «para evitar que, si se producen incendios, el fuego avance hacia determinados sectores de La Palma». Morales envía «toda la solidaridad de Gran Canaria al pueblo palmero», pero alega que no se trata de un compromiso puntual, sino también de cara a los próximos meses. «Estamos a su disposición para ayudar en todo lo que podamos y que la isla recupere poco a poco la normalidad, una vez pasada esta situación», sentencia. Además, destaca la labor coordinada de las instituciones y los científicos durante las semanas previas a la erupción.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, destaca que desde el primer momento se han puesto a disposición de La Palma y ya han enviado a la isla una docena de bomberos y un equipo de 18 personas de la brigadas forestales (Brifor), con maquinaria para poder intervenir. «No vamos a escatimar recursos humanos y materiales que estén en nuestra mano para ayudar a nuestra isla hermana», afirma Martín. Quien sostiene que esta «no es una apuesta para ahora, sino para todos los días que queden hasta que esta situación se resuelva». Además, el director insular de Seguridad del Cabildo tinerfeño, Rubén Fernández, se desplazó a La Palma desde el viernes para colaborar en el dispositivo de evacuación. Ahora se estudia la posibilidad de que los miembros de la Brifor regresen a Tenerife, puesto que no se han ocasionado incendios forestales, aunque «todo depende de la evolución del volcán». Martín valora la unidad de las instituciones a la hora de afrontar esta situación excepcional y subraya que «es momento de que la población vea ejemplos de políticos que, independiente de su filiación, antepongan las prioridades de la ciudadanía».

La isla de El Hierro tiene experiencia reciente en lo que supone vivir una erupción volcánica. Por esto, desde la semana pasada el director insular de Medio Ambiente, Residuos y Seguridad de El Hierro, Néstor Padrón, y los técnicos que gestionaron la crisis del volcán Tagoro se trasladaron a La Palma y se quedarán allí todo el tiempo que sea necesario. «Un volcán es una cosa singular», relata el presidente del Cabildo herreño, Alpidio Armas. Quien advierte que, ante un fenómeno natural incontrolable como es la erupción de un volcán, lo prioritario es «mantener la tranquilidad, gestionar las evacuaciones adecuadamente, para evitar poner en riesgo a las personas, y dejar en un segundo plano el tema económico, porque eso es subsanable». Armas destacó la estrecha relación que históricamente han mantenido El Hierro y La Palma. «Haremos sin titubeos todo lo que esté en nuestras manos para ayudar al pueblo palmero», concluye el presidente herreño.

El volcán de La Palma despierta máxima expectación David Rodríguez

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, sostiene que «lo más importante es proteger a los ciudadanos y prevenir los incendios». Además, lamenta que no se pueda hacer nada frente al discurrir de la lava, a pesar de los daños materiales que eso conlleva. «Desde el primer minuto de la crisis hemos mostrado nuestra solidaridad con La Palma», asegura. Asimismo, Curbelo alaba la «excelente coordinación» que ha habido entre las diferentes administraciones, así como entre Canarias y el Estado. Si bien, afeó las declaraciones de la Ministra de Turismo, Reyes Maroto, quien apuntó que el volcán es «espectáculo maravilloso» que podría servir de «reclamo» turístico para la isla. El presidente gomero defiende que es un espectáculo que deriva en «un problema real para los palmeros» y añade que habrá muchas personas que se queden sin casa, con lo que se tendrá que trabajar para reubicarlas en un entorno cercano y evitar el desarraigo de esta población. Asimismo, destacó la «ejemplar colaboración ciudadana», ya que ha sido capaz de abandonar sus casas y dejar atrás todas sus pertenencias.

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Sergio Lloret, señala que los efectivos de la isla están preparados para actuar en La Palma cuando lo solicite el Gobierno de Canarias, en función de cómo avance la situación del volcán. «Desde Fuerteventura estamos dispuesto a cooperar de manera coordinada, nuestro dispositivo está organizado para salir en cuanto los responsables nos lo indiquen», afirma Lloret. Quien reconoce que perder un hogar «es un golpe emocional duro de asumir». Por esto, manda «el más cariñoso y afectivo apoyo a toda la población de La Palma en estos momentos difíciles y de preocupación». Lloret sostiene que Fuerteventura «arrimará el hombro para apoyar a las familias afectadas y a aquellos que, lamentablemente, van a perder sus casas y su modo de vida». Asimismo, muestra su deseo de que «dentro de lo que cabe, la erupción siga desarrollándose como hasta ahora».

Te puede interesar:

La presidenta del Cabildo de Lanzarote, María Dolores Corujo, envía todo su apoyo a la población de La Palma y asegura que «la prioridad debe ser salvaguardar a la ciudadanía». El Cabildo lanzaroteño preparó el viernes un contingente de bomberos y un vehículo todoterreno para trasladarlos a La Palma «durante todo el tiempo que sea necesario». Corujo defiende que «la cooperación entre todas las islas será clave para que la erupción se quede en un hito de la naturaleza”.

El Rey, cerca de los palmeros

El Rey Felipe VI trasladó ayer su «ánimo» a los habitantes de La Palma ante la erupción del volcán en Cumbre Vieja, asegurando que sigue con atención y preocupación la evolución de los acontecimientos. «Estoy en contacto permanente con el presidente del Gobierno, con el presidente de Canarias y con el del Cabildo de La Palma», precisó el monarca durante la inauguración del curso universitario en Córdoba. Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha ofrecido a España «apoyo adicional, de ser necesario», para atender la emergencia por la erupción del nuevo volcán. Este anuncio de la presidenta de la Comisión Europea (CE) se han producido a raíz de una intervención del eurodiputado palmero del PP Gabriel Mato. Von der Leyen señaló que la CE está «con todas las personas de las Islas Canarias». | Efe