El Gobierno de España, el de Canarias y el Cabildo de La Palma han pedido este martes a la población que se abstenga de circular por las carreteras cercanas al volcán y también de acercarse a las coladas de lava, porque "la situación no es ni mucho menos segura", como demostró anoche la aparición una nueva boca de erupción a 900 metros de la principal.

"Se lo pedimos por su seguridad y para que los equipos de emergencia puedan desempeñar su trabajo", ha señalado el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, en un mensaje que han secundado, a su lado, Pedro Sánchez y Ángel Víctor Torres.

Pedro Sánchez se ha unido a ese llamamiento del Cabildo en el tercer día de erupción, para acto seguido subrayar que "los ciudadanos pueden estar tranquilos" si siguen las indicaciones de las autoridades y, en particular, de los diferentes equipos de emergencia, que están realizando un trabajo "extraordinario".

De vuelta el viernes en La Palma

Por otro lado, Sánchez estará menos de 48 horas en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, hacia donde vuela esta tarde, porque quiere regresar a La Palma el jueves, para acompañar al rey Felipe.

En una comparecencia posterior a la reunión del comité director del Plan Especial de Protección ante Riesgo Volcánico (Pevolca), Sánchez ha explicado que no solo quiere estar con el rey en su visita a la zona afectada por la erupción, sino que además permanecerá en La Palma al menos otro día más, el viernes.

Su intención, ha detallado, es volver a asistir a las reuniones del Pevolca (lleva haciéndolo tres días, desde el domingo), seguir en primera persona la evolución de la crisis y acompañar al Gobierno de Canarias en la reunión extraordinaria que va a celebrar en la isla el viernes para aprobar las primeras medidas de respuesta.