La compañía Binter, aerolínea principal de vuelos interinsulares en Canarias, ha decidido mantener su operativa este jueves en el aeropuerto de La Palma una vez ha analizado las condiciones meteorológicas y pese a la llegada de ceniza al aeropuerto de Mazo procedente de la erupción volcánica.

Hasta seis vuelos entre islas han sufrido retrasos a lo largo de la mañana pero fuentes de Aena que el aeropuerto está plenamente operativo y este jueves tiene previstas 48 operaciones.

Enaire, a solicitud de la Delegación del Gobierno en Canarias, ha creado dos zonas restringidas de espacio aéreo en las inmediaciones del aeropuerto de La Palma para facilitar la operativa de emergencias.

Así, en esa zona sólo podrán entrar fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, servicios de emergencia, aeronaves de Estado y las debidamente autorizadas pero no afecta a los vuelos comerciales porque no sobrevuelan esas dos áreas.