El aumento de la emisión de cenizas procedentes del volcán de La Palma y su caída al mar podría estar afectando ya al ecosistema marino en la costa suroeste de la isla y provocar "cambios drásticos" en la productividad del mismo.

Éste es el diagnóstico del comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), que informa en un comunicado de que se reforzarán los sistemas de vigilancia de los materiales volcánicos en la columna de agua de mar.

Involcan informa por otra parte de que la superficie afectada por la lava se sitúa en torno a las 220 hectáreas, con un perímetro de 15,7 kilómetros. La colada tiene una longitud de 3,8 kilómetros metros y se encuentra a 2,1 de la costa.

Peligro para las aves


Unas 34 especies de aves pueden haberse visto afectadas por la erupción del volcán de La Palma, según estimaciones de SEO/BirdLife.

Las especies de aves que habitan las zonas afectadas son rapaces como el busardo ratonero, el cernícalo vulgar o el gavilán canario, aves nocturnas como el búho chico, pequeños paseriformes como el pinzón vulgar canario o el reyezuelo sencillo. Además, la lava está localizada cerca de las pocas zonas de nidificación en la isla de la subespecie de alcaraván cuya conservación es "delicada", según la ONG. Otras aves, como la chova piquirroja también son una asidua visitante de la zona.

"La exposición al humo y a los gases tóxicos del volcán representa una amenaza para las aves de la isla", concluye Seo/BirdLife. | Europa Press

La erupción sigue su curso ajustado a su naturaleza estromboliana, con fases más explosivas, con cuatro centros de emisión y una columna o penacho que alcanza hasta los 4.500 metros de altura, con "una fuerte emisión de cenizas".

Un dron de la UME sobrevuela las coladas de la erupción del volcán de La Palma @UMEgob

En la zona más afectada por la caída de cenizas se recomienda a la población permanecer en espacios interiores y, en caso de estar al aire libre, usar mascarillas FFP2 y sistemas de protección de ojos. En el resto de la isla se aconseja el uso de mascarillas quirúrgicas.

Las autoridades han recordado este jueves la necesidad de dejar trabajar a los servicios de emergencia y mantener el radio de exclusión de 2,5 kilómetros de los centros de emisión (bocas) que recomiendan los científicos para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a los gases del volcán.

También piden alejarse de las coladas de lava ante posibles desprendimientos y las altas temperaturas, además de extremar la precaución ante la caída de cenizas para evitar los efectos perjudiciales para la salud.

Evacuados


En cuanto a las personas evacuadas, el comité director del Pevolca señala que la cifra se mantiene en torno a 5.700.

De estas, 135 estaban albergadas en el acuartelamiento El Fuerte (Breña Baja), de las cuales 86 han sido reubicadas en un hotel de Fuencaliente.

De las 49 personas que aún quedan en el albergue, 28 están a cargo del Servicio Canario de la Salud y las otras 19 han preferido continuar en esa ubicación.

Los equipos intervinientes en el operativo ascienden a 789 efectivos de seguridad y emergencias de diferentes instituciones de los ayuntamientos, cabildos, Gobierno de Canarias y Gobierno de España, además del voluntariado. | Efe