El periodista canario experto en seguridad vial Bernardo Hernández ofrece un decálogo sobre cómo conducir en las zonas afectadas por las cenizas del volcán de La Palma, con el fin de evitar accidentes. Desde hace días, la ceniza se ha adueñado del ambiente y ese polvillo fino inunda las calles de La Palma, se mete por todos lados, cubre las carreteras, que se hacen más resbaladizas, y afecta también a los motores de los vehículos. La lluvia de ceniza fue especialmente intensa el fin de semana. Santa Cruz de La Palma, la capital de la isla, quedó cubierta por el fino manto de polvo negro y se han suspendido las clases en varios municipios, donde los colegios han quedado rebozados en ceniza.

El viento arrastra las cenizas del volcán hasta Santa Cruz de La Palma La Provincia

El peligro de la ceniza es que llueva y entonces se mezcle con el agua formando un peligroso lodo resbaladizo que al enfriarse se endurece como el hormigón. Por eso, desde el Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Pevolca, recomiendan barrer las cenizas con cepillo y recogerlas con pala. Nada de usar agua.

En el caso de la movilidad, las cenizas pueden tornarse peligrosas al mezclarse con lluvia o por la humedad, algo que no es nada raro en La Palma. Bernardo Hernández añade que cuando suceden catástrofes, muchas veces se producen víctimas relacionadas con el uso del automóvil. Con este decálogo trata de ayudar a prevenir que un accidente se sume a la ya difícil situación que se vive en La Palma por la erupción del volcán de Cumbre Vieja.

  1. En primer lugar no hacer uso de los vehículos salvo que sea estrictamente necesario.
  2. En zonas de posible evacuación tener los depósitos con bastante combustible y aparcar de forma que permita una salida rápida sin tener que hacer mucha maniobra.
  3. Las carreteras pueden volverse resbaladizas y puede disminuirse la visibilidad. Frente a ello, reducir la velocidad, no llevar el cambio en una marcha demasiado corta y conducir de forma suave sin volantazos, ni acelerones ni frenazos bruscos.
  4. Si circulamos rápido levantaremos polvo que molestará a personas y a nuestro propio vehículo.
  5. Si esta cayendo ceniza, limpiarla con un paño o con cepillo sin presionar demasiado. No usar el limpiaparabrisas y mucho menos el agua. El cristal podría rayarse.
  6. A la hora de limpiar la ceniza de los coches, cuidado porque la mezcla con agua puede taponar los drenajes.
  7. No conviene hacer uso del aire acondicionado para que no entren las cenizas en el sistema. 
  8. Los vehículos mixtos o de carga extremar las precauciones sobre todo cuando van sin carga.
  9. En cuanto a las motos mejor no usarlas en estas circunstancias.
  10. Finalmente, un principio básico de la seguridad vial, aumentar la distancia de seguridad y seguir estrictamente las indicaciones de las fuerzas de seguridad.