Crisis volcánica

Una nube tóxica causada por el volcán de La Palma activa a la UME antes de diluirse

Se produjo después de que el magma quemara plásticos de invernadero y fertilizantes en El Pampillo

El Gobierno aprueba la declaración de zona catastrófica en La Palma

La Provincia

La Provincia

El Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca) informó un día más de las novedades sobre la erupción del volcán de La Palma.

Miguel Ángel Morcuende, director técnico del Pevolca, explicó que sobre las 13.00 horas de este martes se produjo en El Pampillo (al oeste de Todoque) una nube con elementos tóxicos (amoníaco y tricloruro de boro) después de que, en su avance hacia el mar, el magma quemara plásticos de invernadero y fertilizantes en una zona de plataneras.

El incidente no pasó a mayores, ya que la nube se diluyó sin traspasar la zona de exclusión. No obstante, la Unidad Militar de Emergencias  (UME) estuvo monitorizando el fenómeno y hubo que evacuar a las personas que estaban en las inmediaciones porque habían sido autorizadas a retirar enseres y productos perecederos.

Respecto a la posibilidad de que se produzcan más nubes tóxicas, Morcuende descartó que en ese caso vayan a producir problemas para la población porque las zonas por donde discurre la lava están evacuadas.

El número de construcciones afectadas por la lava asciende a 585, más otras 97 en peligro. Esta tarde se realizará un recuento y es probable que esa cifra haya experimentado "un avance significativo", habida cuenta de que la colada ha tenido "un ensanchamiento" en las últimas horas.

Espacio aéreo

Tras el incremento de la actividad eruptiva explosiva en la mañana de este martes, se ha emitido un nuevo aviso VONA para la aviación civil (Volcano Observatory Notice for Aviation) por el aumento en la emisión de cenizas, así como el incremento de la altura de la nube de cenizas, que ha alcanzado los 7.000 metros. Preocupa la dirección del viento y la que tome la nube de cenizas, ya que podría acabar afectando al tráfico aéreo en La Palma, La Gomera y el oeste de Tenerife, ha advertido la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco.

La lava de las últimas horas que ha arrojado el volcán desde que se reactivó en la tarde del lunes ha seguido las coladas anteriores, aunque tuvo un ensanchamiento significativo, y aún se desconoce si va a llegar al mar y, en caso de que así sea, cuándo ocurrirá.

La colada ha atravesado el centro de Todoque y se ha situado en El Pampillo, a una distancia aproximada de 2 kilómetros de la costa, no en línea recta, sino siguiendo el trazado de los modelos de predicción que apuntan la zona donde pudiera acabar cayendo al mar.

En estos momentos predomina la fase hawaiana o efusiva, en la que el volcán solo emite lava, en un contexto en el que, ha recalcado Blanco, es normal que se alternen periodos de incremento y descenso de la actividad eruptiva. También ha advertido de que se pueden volver a producir explosiones bruscas.

Sismicidad

En cuanto a la sismicidad registrada en las últimas horas, se ha localizado a una profundidad de unos 10 kilómetros en el entorno de Fuencaliente, además de algunos superficiales en las proximidades del cono.

Las deformaciones del suelo se siguen estabilizando en los componentes horizontales y ha habido una disminución en el vertical.

La tasa de emisión de dióxido de azufre registró en la jornada del lunes "un decrecimiento marcado", en torno a las 567 toneladas diarias.

Puede ver la rueda de prensa aquí: