Volcán de La Palma

La lava del volcán de La Palma traspasa la carretera de la costa en Tazacorte

La colada del volcán de La Palma destruye en su camino hacia el mar una carretera esencial para las comunicaciones en la isla

La lava traspasa la carretera de la costa en Los Llanos de Aridane

La Provincia

La Provincia

La lava del nuevo volcán de La Palma ha llegado a la carretera de la costa que discurre por el municipio de Tazacorte, un hecho que se temía en los últimos días dado que deja parcialmente incomunicados a los barrios de Puerto Naos, La Bombilla y El Remo.

El Instituto Canario de Volcanología (Involcan) ha confirmado este avance de la colada hacia el mar, que destruye una nueva carretera esencial para las comunicaciones en la isla de La Palma. El Cabildo de La Palma ha habilitado dos vías alternativas para acceder al litoral del Valle de Aridane ante la afección de la carretera de la costa por la lava. Así, el acceso a la costa se hará por el camino que une la plaza Bonita y el Club de Tenis, mientras que la salida será por la vía que comunica el Restaurante La Mariposa y el Camino Marta.

Las vías son de un único sentido y no están adaptadas para un volumen de tráfico elevado, por lo que la dirección del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Pevolca, ruega circular con la máxima prudencia y moderación. El servicio de Carreteras del Cabildo de La Palma ha procedido a la instalación de señalización específica.

Inminente llegada al mar

La colada se halla ahora a poco más de medio kilómetro del mar. Dependiendo de la velocidad de la fluidez de la lava y de la velocidad con que avance, la colada podría llegar al mar en pocas horas. De acuerdo con la trayectoria que lleva, parece que el lugar por donde caería al mar sería precisamente el acantilado próximo al puerto de Tazacorte donde hace pocos días se produjo un desprendimiento.

En las inmediaciones se encuentran los barrios de San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa, cuyos vecinos se encuentran confinados para evitar riesgos de salud en el caso de que la lava llegue al mar y se produzcan grandes nubes de vapores ácidos nocivos para la salud.