La isla de La Palma lleva ya más de 72 horas sin conexión aérea a pesar de que el aeropuerto está abierto y listo para operar desde el pasado sábado cuando se reabrió después de que se llevaran a cabo las labores de limpieza de la ceniza, que cayó sobre la pista y el resto de instalaciones, expulsada por el volcán de Cumbre Vieja. Y eso que Binter intentó retomar sus vuelos con la Isla Bonita a primera hora de la tarde de ayer –tras anunciar en sus canales oficiales que reanudaba sus vuelos a partir de las 13.00 horas– sin embargo, la compañía canaria tuvo que paralizar de nuevo su operativa con esa isla tras intentar realizar un primer vuelo desde Tenerife y «constatar que no se cumplían las condiciones necesarias para garantizar la seguridad» si se retomaban las conexiones.

Por ello, Binter, Canaryfly, Iberia y Vueling han decidido mantener las cancelaciones de sus vuelos «hasta que las condiciones mejoren».

En este sentido, Binter informó ayer por la tarde que volverá a intentar recuperar la operativa este mismo martes si Aena, la Aemet y el resto de autoridades aeronáuticas confirman que se dan las condiciones favorables que permitan realizar vuelos con seguridad.

Por ello, y debido a la situación excepcional e inédita que se está viviendo por la erupción del volcán en la isla de La Palma, Binter señala que informará de cualquier novedad o cambio que se pueda dar, a través de sus canales habituales, al igual que atiende por estas mismas vías las solicitudes de cambios o reembolsos que pudieran recibirse por parte de los pasajeros afectados en estos vuelos.

La compañía espera retomar las operaciones con la Isla este martes si mejora la atmósfera

Mientras, y debido a esta situación que ha provocado que no se operen vuelos con La Palma, la naviera Fred Olsen ha reforzado sus conexiones entre esta isla y Tenerife con tres salidas diarias tanto desde La Palma como desde Tenerife.

Por su parte, la Capitanía Marítima de Santa Cruz de Tenerife amplió temporalmente la zona de exclusión a la navegación en la zona afectada por la erupción volcánica en la isla de La Palma. Así, la zona de exclusión a la navegación se mantiene en dos millas náuticas desde la costa, pero se traslada más al norte, desde La Bombilla hasta 0,2 millas al sur del puerto de Tazacorte. Y se restringe la maniobra de entrada y salida de buques en el puerto en la zona de la punta del dique y, en el caso de que el vertido de lava en el mar sea a menos de 1,2 millas de la bocana, se prevé un posible cierre del puerto.

En cuanto a las carreteras, continúan cerradas la LP-212, en El Paso; LP-211, LP-213 y LP-215, en Los Llanos de Aridane; LP-2132, en Todoque y LP-2, en Tajuya. Además, el Cabildo de La palma anunció por la mañana cortes intermitentes y hasta nuevo aviso de la carretera LP-3 debido a que se van a llevar a cabo trabajos de limpieza y conservación de la vía, afectada también por la caída de cenizas.

El servicio de guaguas sigue con las mismas líneas suspendidas en días anteriores; no obstante, la línea 300 ha dejado de pasar por El Fuerte, ya que no hay evacuados y recupera su recorrido habitual.