La colada que en la noche de este martes alcanzó el mar en la isla de La Palma ha comenzado a formar un delta de lava que "poco a poco va ganando terreno al mar", según ha explicado este miércoles el Instituto Español de Oceanografía.

Los deltas de lava se conforman con la solidificación de la lava al contacto con el agua. Se enfría y rompe de manera que los fragmentos se van depositando sobre el lecho marino y forman una superficie no uniforme. Hasta el momento no se conoce una estimación del tamaño que ya ha alcanzado.

El proceso continuará mientras el flujo de lava se mantenga, por lo que irá creciendo, rellenando zonas anexas e incluso colapsando algunas ya formadas en otras.

23

Así ha sido la llegada de la lava del volcán de La Palma al mar Agencias

Al respecto, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha confiado en que la vía que la lava ha encontrado hacia el mar del volcán de La Palma deje ahora de ensanchar las coladas en tierra y, por tanto, de ampliar los daños que causa en la isla.

Así lo ha detallado este miércoles en el programa Herrera en Cope, donde incidió en que el mejor escenario es que deje de "ensanchar y afectar a más viviendas", pese a que ya hay "daños tremendos e irreparables" tanto en zonas de población como agrarias.

¿Qué pasa ahora que la lava del volcán de La Palma ha llegado al mar?

Tras entrar la lava en contacto con el agua en la noche del martes después de arrasar el pueblo de Todoque y no encontrar apenas oposición en su arrasador camino, la gran pregunta es: ¿y ahora qué pasa?

Para empezar, el riesgo de que se produzcan detonaciones y explosiones es elevado debido a que entran en contacto diversos componentes químicos que reaccionan entre sí. Tal y como explica el profesor de geología de Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, José Mangas, en un artículo de en la 'BBC', cuando el magma se enfría al contacto con el agua salada se solidifica y al instante pueden salir despedidos hacia arriba pequeños proyectiles. Además, la lava avanza a una temperatura aproximada de mil grados y emana gases tóxicos. Por otro lado, en el océano se encuentran naturalmente presentes compuestos como cloruro sódico, azufre, carbono, plomo e incluso yodo. Cuando entran en contacto con la elevadísima temperatura del magma, estos se evaporan y pueden suponer un grave riesgo para la salud. Por eso, las autoridades instan a la población a no acercarse a la zona.

Los expertos no esperan que este fenómeno afecte a la población si se siguen las medidas de seguridad. Con estas precauciones se quieren evitar situaciones como ejemplo las que se vivieron en Hawái en una de las múltiples erupciones volcánicas que ha sufrido la isla. Debido a estos gases que provocó el contacto de la lava y el agua salada, los ciudadanos de las poblaciones cercanas experimentaron picor y escozor en las mucosas.

El volcán de la Palma entra en 'fase efusiva'

En esta etapa predomina la salida de lava por encima de la actividad explosiva, aunque la erupción sigue siendo estromboliana.

Seún el Instituto Geográfico Nacional (IGN), esta fase se caracteriza por la expulsion de lava de baja viscosidad, poca producción de cenizas y con un contenido bajo en gases.

El volcán de la Palma entra en "fase efusiva" Agencia ATLAS | EFE