Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma | Incidencias en la educación universitaria

La ULL busca ‘salvar’ el futuro de los 122 alumnos damnificados por el volcán de La Palma

La institución académica prepara una línea de ayudas económicas para los estudiantes, flexibiliza su regreso al aula y da un servicio de apoyo psicológico

La caída de la lava al mar desde la patrullera del Servicio Maritimo de la Guardia Civil

La caída de la lava al mar desde la patrullera del Servicio Maritimo de la Guardia Civil La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La caída de la lava al mar desde la patrullera del Servicio Maritimo de la Guardia Civil María Plasencia

Entre los cerca de 6.000 desalojados por la erupción del volcán de La Palma hay jóvenes que, además de todas las pérdidas que les puede acarrear la catástrofe, pueden quedarse sin el futuro profesional que ya habían iniciado con grandes esperanzas. Se trata de estudiantes de la Universidad de La Laguna (ULL), alumnos en los que la institución académica está centrando buena parte de sus esfuerzos.

La vicerrectora de Estudiantes, Lastenia Hernández, asegura que la intención de la Universidad es que «ningún alumno abandone sus estudios por este volcán» aunque admite que para ello no deben saltar solo el escollo económico sino sobre todo el emocional. Desde que se iniciara la erupción en Cumbre Vieja el 19 de septiembre, la ULL inició una carrera contrarreloj, cuya primer paso fue la localización de los 1.820 estudiantes residentes en la Isla para conocer su situación y la de sus familias.

Según los datos que baraja Hernández, cerca de 800 son habitantes de los tres municipios afectados por la erupción volcánica: Los Llanos, El Paso y Tazacorte. Una llamada a cada uno de ellos en los que la responsable académica ha conocido a través del teléfono la desesperanza, la incertidumbre, el miedo y la desolación de los jóvenes. «Muchos de ellos nos dicen que no pueden abandonar a sus familias y que prefieren seguir cerca de su tierra para ayudar en lo que haga falta», resume la vicerrectora.

«El objetivo es que no dejen los estudios por razón económica o emocional», dice la vicerrectora

decoration

Una situación que se hace aún más dura entre los estudiantes de la institución que «lo han perdido todo». Un total de 122 alumnos que se han quedado sin vivienda y sin las propiedades que sirven a su familia de sustento a los que se suman aquellos que siguen desalojados «pero no saben con certeza qué ha pasado con su hogar», explica la responsable académica.

Desde la ULL son conscientes de que la situación aún puede empeorar y que se sigan sumando estudiantes a la lista de afectados, teniendo en cuenta que el proceso eruptivo aún no ha terminado. Sin embargo, los dirigentes de la Universidad consideran que no se puede esperar a que el volcán termine de expulsar magma para impulsar «todas las medidas posibles» que eviten que los estudiantes palmeros pierdan también su formación. Por ello, la institución está estructurando las acciones que puede poner en marcha para facilitar que los afectados se incorporen a sus aulas, atendiendo a las particularidades de este proceso tan histórico como catastrófico. En concreto, explica la vicerrectora, las medidas se orientan en tres sentidos: económicas, académicas y emocionales.

Matrícula

Hacer frente a la recuperación completa de un hogar requiere de una inversión enorme, unos fondos que no es habitual que se tengan disponibles y mucho menos de la manera urgente en que las familias lo requieren. Teniendo en cuenta que el compromiso de ayudas de la Administración pública tardará en materializarse y con el afán de al menos aportar un grano de arena a la difícil situación del alumnado, la ULL ha iniciado una doble vía económica para colaborar a los maltrechos bolsillos de las familias palmeras.

Reunión de emergencia

Hernández señala que como decisión más inmediata, el Gobierno universitario ha celebrado una reunión de emergencia para retrasar el plazo del primer pago de matrícula para los alumnos palmeros. La fecha máxima para materializar el ingreso está fijada en el próximo 5 de octubre «pero se ha apostado por flexibilizarlo para que no tengan esa obligación en medio de esta circunstancia», dice la vicrrectora.

No se trata de la única actuación económica que impulsa la ULL. En ese encuentro han avanzado en la puesta en marcha de una convocatoria de ayudas específicas para el alumnado cuya unidad familiar haya perdido su vivienda o su sustento económica. «La idea es que sean ayudas directas y rápidas», indica la vicerrectora quien añade que será una convocatoria abierta «para que garantizar que si el volcán afecta a más estudiantes también ellos puedan beneficiarse».

«La cuantías de estas ayudas aún no está cerrada porque además estamos buscando líneas de colaboración que nos permitan financiación», añade Hernández quien informa de que también está en negociación con el Cabildo de La Palma con el objetivo de buscar una «vía administrativa que sirva para ratificar de manera ágil la realidad económica de los estudiantes».

La institución ya ha iniciado las clases en todas sus titulaciones esta misma semana. En las aulas falta aún la asistencia de los alumnos palmeros, de los casi 800 para los que lo vital ahora no es encerrarse tras unos apuntes. La ULL no quiere que un mayor retraso en su incorporación efectiva a las clases se convierta en un argumento para abandonar el curso, por lo que se encuentra articulando una fórmula para flexibilizar el regreso de los alumnos de la Isla Bonita.

Se trata, según comenta Hernández, de una medida estrictamente académica que se llevará a cabo a través de los decanatos de las diferentes facultades y que tiene como objetivo que «aquellos jóvenes que lo han perdido todo puedan ir incorporándose sin que repercuta en los conocimientos y formación que deben adquirir».

Al respecto, la vicerrectora sostiene que «no es viable» iniciar un procedimiento completo de enseñanza online porque si bien sí hay materias que se pueden impartir por esta vía, en otros muchos casos se requiere la presencialidad. «Es evidente que en estos momentos no se encuentran ni con ganas ni con fortaleza para arrancar el curso con normalidad», admite la responsable del Vicerrectorado, un reconocimiento que además ha servido para lanzar una tercera medida, en este caso de fin emocional.

Apoyo psicológico

«No se pueden concentrar, no descansa ni se plantean nada más allá de estar con su familia y con su gente», resume la vicerrectora. Un sentimiento lo suficientemente relevante como para servir de freno a la hora de retomar los estudios universitarios. Para ayudarles a pasar por esta situación que «les tiene absolutamente desbordados», la ULL abrirá un servicio de apoyo a través de profesionales de la Facultad de Psicología.

«Les queda por delante una recuperación emocional en las que les podemos ayudar», sentencia Lastenia, quien se ha contagiado de esos sentimientos durante la llamadas a los jóvenes «e incluso en las conversaciones con sus familias» que han servido de contacto.

La vicerrectora, que precisamente es profesora de Psicología, no solo muestra empatía con el tremendo impacto anímico de la erupción y la pérdida de sus hogares, sino que defiende que ante la situación que están viviendo las familias de La Palma «no deben rendirse sin entender que la mejor manera de ayudar a su gente es no hipotecar su futuro». «El objetivo es que esto no pase, que se incorporen a las aulas en las mejores condiciones posibles y que se les alivie en parte la situación económica», concluye.

Su preocupación es evidente hasta tal punto de que a pesar de que asegura que ha logrado contactar con todos sus estudiantes palmeros, insiste en que hay una dirección de correo electrónico (emergencialapalma@ull.es) al que se pueden dirigir los afectados y que «tendrá una respuesta inmediata de los técnicos del centro».

Solicitud de becas

La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, ante los efectos de la erupción del volcán de La Palma, amplía el plazo de solicitud de las becas para estudios universitarios correspondientes al curso 2021-2022 para el alumnado con domicilio en esta isla. El periodo de peticiones, que finalizaba hoy, se extiende ahora hasta el 31 de diciembre. Además, la Dirección General de Universidades propondrá a la Comisión de Selección la concesión de estas ayudas a dichos estudiantes, aunque no cumplan alguno de los requisitos recogidos en la base de la convocatoria, condición que tiene que estar justificada por circunstancias económicas sobrevenidas, siempre que estas se acrediten documentalmente. El acceso a la solicitud se hará a través de la web de la Consejería. |

Compartir el artículo

stats