El consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, ha anunciado este martes que las dos desaladoras portátiles que se van a instalar en La Palma permitirán dar riego a las fincas afectadas por la erupción en el Valle de Aridane a finales de la próxima semana.

Los equipos harán su llegada al puerto de Santa Cruz de La Palma procedentes de Santa Cruz de Tenerife en la tarde-noche de este martes y se implantarán en Puerto Naos el miércoles.

El convoy estará formado por un total de cuatro contenedores, dos correspondientes a las dos desaladoras, que cuentan con una longitud de cuarenta pies, y dos contenedores auxiliares de veinte pies.

El conjunto de los trabajos también incluye las gestiones necesarias para la conexión de los equipos a la red eléctrica; la concreción de la titularidad de los terrenos por los que pasarán las canalizaciones necesarias para llevar el agua desalada desde Puerto Naos hasta la red; la realización de dos cántaras en la playa que permitirán la llegada del agua del mar a las desaladoras así como la búsqueda y ubicación de los depósitos donde se podrá almacenar el agua.

En una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por el presidente del Cabildo, Mariano Hernández, el consejero José Antonio Valbuena ha comentado que las desaladoras tienen capacidad para bombear 2.800 metros cúbicos diarios a la red, que se verán complementados con el barco cisterna que el Gobierno central envía desde la Península y llegará la próxima semana.