Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán en La Palma

El análisis de la colada del volcán de La Palma «abre una ventana» a su interior

Estudiar la composición del material magmático ayuda a entender la evolución de la erupción y del sistema volcánico

Recogida de lava del volcán de La Palma Involcan

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Recogida de lava del volcán de La Palma Isabel Durán

Para entender el comportamiento del volcán de Cumbre Vieja y ayudar a los equipos que actúan sobre el terreno, un grupo de científicos en el que participa la investigadora del departamento de Mineralogía y Petrología de la Universidad de Granada Jane H. Scarrow analiza las lavas y los piroclastos, así como los minerales que contienen. Estos estudios ayudan a entender cómo evoluciona la erupción y a interpretar las condiciones y procesos que se producen en el reservorio magmático a profundidad. «Analizar la lava es como abrir una ventana al interior del volcán y permite saber qué está pasando bajo la tierra», explica Scarrow.

La investigadora se desplazó a La Palma entre el 21 y el 25 de septiembre para realizar un muestreo de las erupciones iniciales y colaborar con el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) en el montaje de un laboratorio petrológico. «La recogida de muestras es muy importante, porque queremos conservar las condiciones de elevada temperatura para poder aproximarnos lo máximo posible a las condiciones se que dan en profundidad», detalla Scarrow. Cuando avanza la colada de lava se toma una muestra incandescente, a 800 o 900 grados, y se enfría introduciéndola en un cubo con agua para «congelar» sus condiciones, lo que permite analizar los procesos a alta temperatura. La investigadora señala que cada día se recoge nuevo material para observar la evolución del sistema magmático, a través del examen de muestras de las etapas eruptivas más recientes.

"Con esta investigación se pueden ver los procesos del sistema magmático, lo que nos da información que nos facilita entender qué ha pasado y nos da pistas sobre su evolución y su origen"

Jane H. Scarrow - Investigadora

decoration

Scarrow estudia en Granada la composición global de la lava y la de los minerales que contiene. Con esta investigación «se pueden ver los procesos del sistema magmático, lo que nos da información que nos facilita entender qué ha pasado y nos da pistas sobre su evolución y su origen», subraya la investigadora. No obstante, aclara que estos datos no permiten realizar una estimación sobre la posible duración de la erupción volcánica, ya que se centra en detectar los procesos que se están produciendo o se producirán en el interior del volcán como, por ejemplo, la cristalización de los minerales o la mezcla de magmas.

Viscosidad del magma

La especialista en Mineralogía y Petrología ya ha realizado una difracción de rayos X, para averiguar los minerales que contienen las muestras, y ha extraído láminas delgadas de 30 micras, que permiten estudiar las rocas y los minerales al microscopio y a la microonda electrónica. «La muestra se expone a la luz del microscopio y se pueden observar las características de los minerales que componen el magma», subraya. Scarrow también emplea la fluorescencia de rayos X para medir la composición de los elementos mayores en las rocas, el espectrómetro de masas con fuente de ionización para medir la composición de los elementos traza en las rocas, y la microsonda de electrones para medir la composición de los minerales en las muestras.

La viscosidad del magma y de la lava depende en gran parte de la temperatura. En la primera etapa de la erupción el material era más viscoso y ahora el volcán expulsa una colada más fluida. «En los primeros días, cuando la lava llegaba a Todoque era muy viscosa, debido al enfriamiento, y se frenaba», recuerda Scarrow.

Las conclusiones preliminares de este estudio están en manos de los equipos científicos del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca) y se publicarán en los próximos días. Esta investigación se lleva a cabo gracias a la colaboración de investigadores de Involcan, la Universidad de La Laguna, la Universidad de Exeter (Reino Unido) y la Universidad Tecnológica de Michigan (Estados Unidos).

A este estudio se suma al trabajo que los sismólogos de la Universidad de Granada, pertenecientes al Instituto Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos (Iagpds), han llevado a cabo recientemente en La Palma para analizar y entender las características del fenómeno volcánico de esta isla española. Estos expertos también han sido fundamentales en el estudio del enjambre sísmico que comenzó a finales del año 2020 en el área metropolitana de Granada.

El laboratorio del departamento Mineralogía y Petrología de la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid también analiza muestras de la lava de La Palma. Una de sus primeras conclusiones es que el material magmático procede del manto superior de la Tierra. Asimismo, la composición de estas piedras explica los motivos por los cuales la erupción no ha sido explosiva y la colada se ha desplazado como lo ha hecho. Según este estudio, la roca fundida no ha interaccionado con la corteza terrestres sobre la que descansa el edificio insular, una circunstancia que hubiera generado grandes cantidades de gases. Además, apunta que el magma ascendió hace unos pocos años, un dato que podría explicar los sismos detectados en la isla desde 2017, hasta que acumuló la suficiente presión como para que emergiera el volcán.

Compartir el artículo

stats