Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias

Auge de la venta de potros en Asturias con destino al extranjero para consumo

Más de un centenar de animales criados en el Principado salieron este jueves desde Grado hacia Navarra, para su posterior envío a Suiza e Italia

Adrián Lagar, presidente de la asociación de criadores, ayer en el mercado de ganados de Grado.

Asturias es territorio donde la ternera tiene un gran dominio en la industria cárnica, pero eso no impide que otros tipos de ganadería den pasos adelante. Y de gigante son los que está dando la carne de potro, sobre todo desde que la Asociación de Criadores de Hispano Bretón de la Montaña Asturiana (ACGEMA) se constituyera y empezara a aunar los intereses de los ganaderos equinos. Ayer, en Grado se hizo la venta conjunta más grande de la historia en el Principado para este tipo de reses: 114 potros de 43 ganaderos asturianos salieron para Navarra en tres camiones para su distribución a Suiza e Italia.

Adrián Lagar es el presidente de ACGEMA, que agrupa en la actualidad a casi 850 socios que crían este tipo de ganado, y que con estas ventas conjuntas, han visto como los intermediarios desaparecen y como los beneficios son mayores. ”Hasta 2010 no nos constituimos como asociación y ahora estamos empezando a conseguir cosas. Hay bastante trabajo de fondo. Antes pasaba por dos o tres personas que llevaban dinero por el medio”, señala.

Los precios ahora son mucho mejores. Hace cuatro años la venta del potro estaba en torno a 400 euros y en la actualidad alrededor de los 1.300 euros. Y sigue subiendo. El kilo el año pasado estaba a 2,45 euros y este a 2,80. Como se aprecia en esta evolución, es un tipo de ganadería para consumo al alza, explica Lagar: ”La cosa va hacia arriba. Si tuviéramos el doble de produción nos la estarían comprando, todo lo que se produce se vende ahora mismo. Igual que el vacuno está muy a la baja, el potro ha metido una subida increíble.Un potro vale ahora mismo casi lo que valen dos terneros”.

Este paquete de 114 piezas va directo a la empresa navarra “Ganados Barberena”, puntera en el mercado a nivel nacional, con la que habitualmente se trabaja: “Siempre tratamos con el mismo. Podríamos conseguir precios mejores pero buscamos acuerdos de larga duración, que cuando los precios se dejen de mover sigamos teniendo comprador”. El representante de la empresa, que controló en primera persona ayer la compra en Grado, es Miguel Ángel Barberena, que explicaba por qué se queda con el potro asturiano: “Cada semana damos salida a unos 300 potros. Los asturianos son unos potros con muy buen rendimiento cárnico”. Y como experto, explica las características de esta carne: “Tiene mucha menos grasa y es muy rica en hierros. También hay que valorar que es libre de antibióticos, que el caballo no se medica nada y eso es un valor añadido”.

Los caballos no pasan por cuadra, llegan directamente de los pastos y más en estas fechas, cuando los ganaderos les dan salida antes de que lleguen las primeras nieves del invierno. Lagar certificaba también esa importancia del ganado asturiano en el panorama nacional. “Tenemos el mayor número de productores, pero somos explotaciones más pequeñas. Cantabria y Castilla y León tienen más ganado. Los potros asturianos son muy demandados por los cebaderos”, señaló.

Sin intermediarios

Uno de los ganaderos que ayer participó en la venta conjunta fue Pablo González, de Pola de Lena, que también ve beneficios a este tipo de movimientos: “Antes enviabas mediante tratantes. Ahora es muy beneficioso porque ahorras el paso de intermediarios y ya viene el precio marcado. Antes no sabías a cuánto se vendía realmente luego. Aquí ya vas directo a destino y sabes el precio que hay. Se marca un precio. Antes nadie sabía exactamente lo que valía, vendías a bulto o guiándote por otras ventas”. 

Esta es la sexta carga que se envía a Navarra este año, con las miradas puestas ya en el futuro. En noviembre habrá una más, pero los retos vienen ahora por intentar hacerse un hueco en el consumo habitual en Asturias y en el panorama nacional. ”En España se consume algo en Cataluña o Valencia. Es muy difícil en el norte. Creo que es cuestión de cultura, en el mediterráneo hay más supermercados y restaurantes que sí lo ofertan. La promoción es una pata importante para trabajar con ferias y degustaciones”, dice Lagar.

Compartir el artículo

stats