Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

Sismo de magnitud 4,9 bajo la Villa de Mazo en La Palma

El nuevo cono del volcán de La Palma, al norte del foco principal, sufre dos derrumbes tras haber crecido muy rápido sin consolidación en sus piroclastos

La lava del volcán de La Palma se desborda desde Tacande La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La lava del volcán de La Palma se desborda desde Tacande Pedro Fumero

Un movimiento sísmico de 4,9 de magnitud a 38 kilómetros de profundidad se registró este sábado bajo el municipio palmero de Mazo a las 15:34 horas. Este es el de mayor magnitud que se detecta en La Palma desde el pasado 11 de septiembre. En opinión de Itahiza Domínguez, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional, en principio, este episodio no debe considerarse preocupante, aunque se le hará seguimiento, y está relacionado con la actual erupción. Según dicho experto, el citado sismo no quiere decir que vaya a producirse otra erupción. Este fue uno de los casi 90 sismos contabilizados bajo Fuencaliente y Mazo este sábado. También hubo un derrame lávico por la zona Sur, en dirección a Corazoncillo y San Nicolás, pero por la noche estaba casi parado, según Miguel Ángel Morcuende, director técnico del Pevolca.

Además, se produjo un derrumbe del cono secundario situado al norte del foco principal de emisión en la erupción de La Palma. Pero los cambios no provocaron riesgos para los residentes en nuevos núcleos de población, por lo que no fueron necesarias evacuaciones por dicho motivo. Domínguez explicó que dicho cono secundario creció en los dos días anteriores de forma muy rápida. Pero se trataba de un material muy fragmentado y poco consolidado. Y, tras varias fracturas parciales por la noche, en la mañana se desmoronó parte del citado cono secundario, con lo que taponó parcialmente la salida de material. La emisión de lava desde el mencionado punto derivó hacia el oeste. Y horas más tarde se produjo un segundo derrumbe.

Según el sismólogo, quedaron dos puntos de emisión principales. Por el de la parte superior salían cenizas y piroclastos mayores, mientras que por el ubicado a nivel intermedio, piroclastos. Y, todavía más abajo, por una tercera boca aparecía una colada de lava. Domínguez admitió que tal fenómeno no supuso que hubiera nuevas evacuaciones de vecinos de otros barrios. Para este especialista, ahora el principal riesgo es que las próximas coladas no sigan el mismo recorrido que hasta ahora, en dirección al mar. Aclaró que aún no se sabe con certeza cuál va a ser su ruta.

3.000 metros de altura alcanzaron las cenizas y gases expulsados por el volcán durante la jornada del sábado, según el Cabildo palmero

decoration

El Pevolca apuntó que el flujo mayoritario de la lava discurre por el flanco norte de las anteriores, hacia el oeste y el noroeste, dentro de la zona de exclusión actual. Los especialistas no descartan que aparezcan nuevos centros de emisión en el entorno principal, así como otros puntos de emisión de gas dentro del área de exclusión.

La altura de la columna de cenizas y gases alcanzó ayer los 3.000 metros. Existió predominio del viento del nordeste a componente este. La mencionada nube de cenizas y dióxido de azufre se desplazaba hacia el Suroeste del foco eruptivo. Y los analistas prevén que se desplace hacia el oeste o noroeste con el paso de las horas. La posición del penacho supuso un escenario favorable para la actividad aeronáutica.

Este sábado hubo precipitaciones en el norte y el este de La Palma. Además de en las citadas comarcas, también está previstas lluvias débiles o localmente moderadas en el interior y el Oeste de la Isla en lo que resta de fin de semana y el lunes.

El efecto de la inversión térmica, entre tres y cuatro grados, que se sitúa entre los 1.500 y los 2.000 metros de altura, así como el régimen de vientos que afecta a El Paso, Los Llanos y Tazacorte, está produciendo una zona de convergencia que favorece la acumulación de dióxido de azufre en el Valle de Aridane. En la mañana de ayer, el personal de seguridad aconsejó evacuar a los vecinos que retiraban bienes de sus casas y fincas ante la excesiva acumulación de gases. No obstante, apenas una hora después, pudieron reanudar las mencionadas tareas.

Ya el viernes la emisión de dióxido de azufre asociado al penacho volcánico (gases visibles) registraba valores altos y acordes al proceso eruptivo. Una estimación a la baja determina que fueron lanzadas 31.600 toneladas del citado gas. El Cabildo palmero informó este sábado de que tampoco puede asegurarse que el dióxido de carbono tenga una tendencia a la baja, pues mantiene valores relativamente altos. No obstante, la corporación insular aclara que, en general, la calidad del aire es buena. Pero recomienda la utilización de mascarillas FPP2 a aquellos ciudadanos que sufran algún problema de salud. En cambio, sí se aprecia un descenso en la deflación (diferencia de altura en el terreno), sobre todo cerca de los conos.

Más de tres hectáreas más afectadas

Según los últimos datos divulgados por parte del programa Copernicus de la Unión Europea, hasta el pasado viernes, la lava ha ocupado ya 886,6 hectáreas de suelo en la comarca, mientras que ha destruido un total de 2.122 construcciones de diferentes características, sobre todo viviendas, pero también centros y espacios públicos, naves industriales, iglesias, plazas o deportivos. Sin embargo, en base a los datos del Catastro divulgados por el Cabildo este sábado, las edificaciones dañadas ascienden a 1.280, de las que 1.030 son casas. La administración insular informó de que, entre el viernes y el sábado, la lava afectó a 3,24 hectáreas más de suelo, por lo que ya suman 848,96 las hectáreas arrasadas por el material eruptivo. El ancho total de las diferentes coladas es de 2.900 metros.

La colada que se halla en el barrio de La Laguna casi no avanzó entre el viernes y el sábado. Si esta se desplazara hacia el Sur, afectaría a fincas agrícolas, pero no a viviendas. En este ámbito, la colada que llega a la actual fajana es la que mayor aporte de material lávico recibe, seguida de la ya mencionada de La Laguna. Buena parte de la lava circula por tubos que no se aprecian desde la superficie.

La sismicidad sigue registrándose en los enclaves de los primeros días, a profundidades de entre diez y quince kilómetros. Tal sismicidad aumentó, tanto en su frecuencia como en su magnitud. Además se apreciaron terremotos a más de 20 kilómetros de profundidad, que en la jornada de ayer tuvieron una elevada magnitud, pero con menor frecuencia. Los especialistas del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) indican que la sismicidad detectada a profundidades intermedias y profundas se enmarca en la actividad propia de la erupción actual. Y en la superficie no se aprecian movimientos sísmicos relevantes. Los expertos manifiestan que es posible que se produzcan más sismos sentidos por la población, que provoquen pequeños derrumbes en algunas pendientes.

Compartir el artículo

stats