Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

¿Es una erupción o una batalla naval?

La geógrafa Carmen Romero revela que en erupciones históricas en La Palma desde Tenerife se confundían las explosiones con cañonazos y pensaban que había un enfrentamiento de barcos en el mar

El volcán, en su fase más enérgica

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El volcán, en su fase más enérgica La Provincia

La profesora titular de Geografía Física en la Universidad de La Laguna, Carmen Romero, asegura que en algunas erupciones históricas, cuando La Palma tenía mucha menos población que en la actualidad, en Tenerife se enteraban de la erupción de un volcán porque había detonaciones y creían que había una batalla naval con los enemigos de España o con piratas y corsarios. Romero compara la situación con la actualidad, en la que el volcán de La Palma está perfectamente monitorizado.

Apunta la geógrafa que para comprobar qué estaba sucediendo y a qué se debían las explosiones, desde Tenerife se enviaba un barco hasta la Palma, de donde regresaban para decir que se trataba de una erupción volcánica.

En la actualidad no llega a Tenerife el sonido del volcán, sí está llegando algunos días la ceniza, pero en el pasado incluso se siguieron desde la isla tinerfeña erupciones que se habían producido en la zona este de La Palma. La luminosidad de esas erupciones se veía desde Tenerife y por ello había ciudadanos que iban al norte de esta isla para ver la erupción de la isla vecina. Sin ir muy atrás en el tiempo, eso pasó con el Teneguía en 1971.

La enseñanza del volcán: vivimos sobre una fuerza incontrolable

Ante la erupción actual, Romero espera que aprendamos. Su deseo es que el volcán de La Palma enseñe a los canarios qué es una erupción volcánica, y que los niños y la población en general tenga la formación suficiente para saber que estas cosas pueden ocurrir.

Ha destacado a Efe que es "muy duro" lo que está sucediendo en La Palma pero, ha reiterado, hay que tener fortaleza, pues es un fenómeno de la naturaleza que tiene una fuerza incontrolable frente a la cual la evacuación es la única defensa.

Carmen Romero ha señalado que el peligro para la población se mantendrá hasta que se desgasifiquen las coladas, y ha añadido que, como las erupciones volcánicas en Canarias se producen en intervalos muy distanciados en el tiempo la población "se olvida" de que vive en un territorio volcánico activo, lo que hace que sea menor la percepción del riesgo.

Rápida reconstrucción

De todas maneras, ha proseguido, los canarios son "bastante" resilientes y en casi todas las erupciones anteriores se ha producido una incorporación "bastante rápida" del nuevo territorio, más de lo que habitualmente se puede imaginar.

Excepto si la erupción toca infraestructuras vitales, como ocurrió en Garachico en 1706, cuando la colada se metió en el que era el puerto comercialmente más importante de Canarias, ha dicho Carmen Romero, quien ha añadido que las ciudades se reconstruyen sobre coladas viejas, como ha sucedido en esta localidad tinerfeña.

Primera crisis volcánica gestionada del volcanismo de Canarias

La profesora de Geografía Física ha destacado asimismo que si bien antiguamente las autoridades casi ni intervenían en la gestión de una crisis volcánica, la actual está "totalmente" controlada por medio del comité científico, formado por personas preparadas para una emergencia.

Carmen Romero cree que en La Palma se está haciendo "muy bien" y que se trata de la primera crisis volcánica "perfectamente" gestionada del volcanismo de Canarias.

Compartir el artículo

stats