Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LOS POPULARES, DENUNCIANTES, ESTÁN A LA ESPERA DE CONFIRMAR LA APERTURA DE DILIGENCIAS

La Fiscalía investigará la muerte en Castellón de 10 burros

El PP apunta que los veterinarios llegaron a informar en contra de ejecutar el proyecto

Todos los burros supervivientes del proyecto están en la finca que su propietario tiene en el Grau de Castelló. / FRANK PALACE

La denuncia del Partido Popular contra la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, ya está en manos de la Fiscalía provincial de Castellón, a la espera de que confirme oficialmente la admisión a trámite de la investigación por un presunto delito de maltrato animal, indicó ayer la diputada autonómica popular, Elisa Díaz.

Mientras, esperan la comparecencia anunciada por la consellera para la que todavía no hay fecha, aunque desde el PP avanzan que no será en la comisión de noviembre, "pues el orden del día está cerrado y no lo van a cambiar", por lo que exigirán que se produzca, como muy tarde, en la correspondiente a diciembre.

Entre otras explicaciones, Díaz espera que Mollà conteste a las diferentes preguntas que le han trasladado por escrito, la mayoría solicitando el detalle de los informes y autorizaciones vinculados con el proyecto de prevención de incendios con burros, que le ha costado la vida a 10 de los animales en cuestión en mes y medio, sin que en su gabinete, según afirmó la consellera, tuvieran noticias de su existencia.

Responsabilidades incuestionables

Para Elisa Díaz, las responsabilidades políticas de Mireia Mollà son incuestionables, tanto si es cierto que no sabía lo que estaba pasando como si en realidad tenía conocimiento. En ambos casos, según defiende, se demostraría su "incapacidad para gestionar esta área".

Desde el Partido Popular incidieron este martes en que entre los documentos que han solicitado estaría uno al que no se ha hecho mención hasta el momento, en el que los veterinarios de la Generalitat informarían en contra de desarrollar el proyecto, porque la parcela no respondería a las características requeridas, según la normativa, para llevarlo a cabo.

La diputada popular recalca también las "incongruencias" que han salido a la luz, porque mientras el ganadero señala que le invitaron a participar en la iniciativa, desde Conselleria aseguran que fue él mismo quien lo solicitó.

A pesar de que Mollà afirmó que todos los ejemplares tenían el registro REGA, desde el Partido Popular plantean algunas dudas, pues les habrían informado de que la iniciativa, precisamente, fue impulsada para conseguirlo.

Según Díaz, toda esa información, que no han podido consultar ni corroborar, demostraría, de ser cierta, que los burros "nunca deberían haber ido al Desert". 

Pacma se suma a quienes piden la dimisión de Mollà

A quienes ya han pedido la dimisión de Mireia Mollà por este caso, se sumó este martes Pacma, desde donde la consideran «responsable última de la cruel muerte de 10 burros». Para el partido animalista, lo que pretendía hacerse en el Desert con los asnos es «explotarlos como herramientas», a lo que se oponen de manera firme.

Pacma no solo pide la dimisión de la consellera, independientemente de que supiera o no lo que estaba pasando, también anuncian que «estamos estudiando posibles acciones legales», ante lo sucedido.



Compartir el artículo

stats