Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sucesos históricos | Tres décadas después de la muerte del empresario de la comunicación

El misterio Robert Maxwell

El magnate de la prensa mundial apareció muerto, flotando en el mar boca abajo, a las 18.45 horas del 5 de noviembre de 1991 en un punto entre Tenerife y Gran Canaria

La viuda de Robert Maxwell, la ciudadana gala Elisabeth Meynar, junto a su hijo Philip.

Treinta años después de encontrar el cadáver de Robert Maxwell (1923-1991), flotando en el mar boca abajo en un punto entre las islas de Tenerife y Gran Canaria, la historia no ha perdido ni un gramo de emoción. Oficialmente falleció de una parada cardiorrespiratoria, pero el envoltorio de esta trama da para llenar unas cuantas novelas. Así fueron las últimas horas del millonario británico en Canarias. 

Hoy se cumplen 30 años del fallecimiento del millonario británico Ian Robert Maxwell en aguas canarias. ¿Accidente, suicidio o asesinato? Y es que el paso del tiempo no ha sido capaz de enterrar todas las interrogantes de un caso que conmocionó al mundo por el calado empresarial de un personaje que durante años compitió a brazo partido con Rupert Murdoch por tener el control del cuarto poder, es decir, de los medios de comunicación.

Con un pasado lleno de claroscuros –el sufrimiento que los nazis causaron a su familia y los cuatro años que vivió en Berlín desarrollando trabajos (por no decir espiando) para el Ejército británico–, las cuantiosas deudas que acumulaban sus empresas –su grupo de comunicación tenía impagos por valor de 763 millones de libras esterlinas en 1991– y un futuro en el alambre –la BBC y The Independent destaparon días antes de morir unas supuestas prácticas delictivas en bolsa impulsadas a través de sus empresas– eran unos ingredientes lo suficientemente novelescos como para creer que lo sucedido el 5 de noviembre de 1991 en Canarias no era una casualidad.

Robert Maxwell.

Robert Maxwell. Jorge DávilaJorge Dávila

En medio del terremoto mediático que se estaba desbordando en el Reino Unido, Robert Maxwell se marchó a Gilbratar (varios medios contrarios a sus negocios apuntan a una huida) y, más tarde, tomó otro avión con destino a Madeira para embarcar en el Lady Ghislaine, su yate de lujo, con rumbo a Canarias. El barco estuvo atracado en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife el 4 de noviembre. El taxista que lo llevó a comer pescado a un restaurante de San Andrés y el camarero que le sirvió para cenar espinacas, espárragos con mayonesa y tres cervezas en un hotel de lujo santacrucero, fueron citados a declarar tras confirmarse la mala noticia: Sergio Ramos, incluso, llegó a comentar que el «amable turista le había dejado una propina de 600 pesetas» antes de subirse al taxi que le trasladó a su residencia flotante.

Ya en el Lady Ghislaine, el magnate se encerró en un camarote y pidió a la tripulación –a través de una comunicación interna– que apagaran el aire acondicionado: el británico estaba mermado por un proceso gripal cuando comenzó el crucero por aguas canarias. Sobre las 04:45 horas se escuchó su voz –en lo que se supone era una conferencia con Nueva York– acalorada, casi a gritos, mientras el capitán del barco, Augus John Rakin, ponía rumbo 2.86 con destino a Los Cristianos: para completar esta maniobra fue necesario acercarse a unas seis millas al sur de Gran Canaria antes de trazar una curva en dirección a Arona.

El amanecer pasó sin mayores novedades –con el barco fondeado a una milla del muelle aronero– hasta que a las 11:00 horas las personas que viajan en el Lady Ghislaine –Augus John Rakin, Robert Keating, Mark Ruud, Sussane Kjaer, Geoffrey Leonar. Lizza Kordalski, Gerald Costelo, Gordon Williams, Mark Atkins, Grahame Shorrocks y Estephen Crosthwaide– ratifican que Maxwell no se encuentra a bordo (11:00 a.m).

El niño descalzo de una familia de raíces judías masacrada por los nazis

El niño descalzo de una familia de raíces judías masacrada por los nazis Jorge DávilaJorge Dávila

Tres horas más tarde, un Focker del Servicio Áreo de Rescate, el remolcador Punta Llana y tres helicópteros del SAR rastrean una zona del Atlántico localizada entre Tenerife y Gran Canaria. El operativo da resultado. A las 18:45 horas un socorrista (José Francisco Perdomo Marrero) se lanza al mar en busca de un cuerpo desnudo que está flotando boca abajo. La posición del rescate se fija a unas 20 millas del suroeste de Gran Canaria.

No hay duda. Los 190 metros de altura, los 140 kilos y, sobre todo, una pequeña cicatriz ubicada cerca del ojo derecho confirman el hallazgo: el cadáver era Ian Robert Maxwell (68 años). Los restos son trasladados a la Base Aérea de Gando y de inmediato al Instituto Anatómico Forense, donde se realiza una primera autopsia que vincula el deceso con una parada cardiaca.

Estos resultados se amplían en un segundo examen en Gran Bretaña en el que aparecen golpes en el costado izquierdo que el difunto se pudo provocar al caer al mar. El misterio Maxwell sigue vivo.

La viuda de Robert Maxwell, la ciudadana gala Elisabeth Meynar, visitó en varias ocasiones el yate en el que fue visto con vida por última vez su esposo (Lady Ghislaine). En la imagen superior, junto a su hijo Philip.

Nombres claves en esta historia

Elisabeth Meynar Maxwell

La esposa de Robert Maxwell

  • La mujer del magnate británico y la madre de sus nueve hijos. Hija de un empresario francés que conoció en París, no estaba en el yate en el momento en el que se produjo la desaparición. Aterrizó en el Reina Sofía a las 20:00 horas del 5 de noviembre junto a Philip Maxwell, su hijo mayor, cuando el cadáver de su marido estaba siendo trasladado a la Base Aérea de Gando.

Philip Maxwell

El hijo mayor del magnate

  • Se enteró del fallecimiento de su padre a través de una llamada telefónica que recibió mientras trabajaba en Londres. Acompañó a su madre a Canarias, primero a Tenerife Sur y posteriormente a Gando. En sus primeras declaraciones a los investigadores de la Guardia Civil sostuvo que «no me puedo creer que se trate de una muerte natural; seguro que se trata de un secuestro», dijo antes de conocer los resultados de la primera autopsia, la que se practicó en Gran Canaria: Robert Maxwell había perdido la vida a raíz de una parada cardiorrespiratoria.   

Ghislaine Maxwell

La «niña bonita» de papá

  • La hija pequeña de los Maxwell -por delante de ella estaban Ann, Christine, Isabel y Karine- y, sin duda, el ojito derecho de papá. Su vida en Estados Unidos -cambió su residencia tras la muerte de su padre en Canarias- ha estado rodeada de polémica por su estrecha relación con Jeffrey Epstein, un destacado hombre de negocios y, a su vez, un depredador sexual: fue condenado por múltiples abusos a menores. En 2020 fue detenida por el FBI por su conexión en unos presuntos delitos de tráfico de niños con unos fines sexuales. 

Charles Wilson

Hizo oficial su desaparición

  • A las 15:15 horas del 5 de noviembre de 1991 la desaparición de Robert Maxwell en aguas Canarias dio la vuelta al mundo a partir de un comunicado oficial que emitió el periódico Daily Mirror. Los efectivos del SAR aún no habían localizado sus restos cuando Charles Wilson, alto directivo y portavoz del diario sensacionalista británico, informó del suceso que se estaba produciendo entre las islas de Tenerife y Gran Canaria. En su comunicado hizo hincapié en el hecho de que la empresa seguía funcionando con normalidad, a pesar de paralizar sus operaciones bursálites. 

Seymour Myron Hers

El autor del polémico libro

  • Periodista y escritor estadounidense, ganador del Premio Pulitzer por el contenido de The My Lai Massacre, es el artífice de The Samson Option (Ramdon House), un libro que cargaba con dureza contra la alianza armamentística entre Estados Unidos e Israel. En sus página señalaba a Robert Maxwell y Nick Davies, jefe de la sección internacional del Daily Mirror, de colaborar con los servicios secretos israelíes (Mosad). Robert Maxwell se querelló por el contenido de un libro que vio la luz semanas antes de incidente registrado en Canarias. 

Nick Davies

El «otro» colaborador del Mossad

  • Fue señalado por Seymour Hers como un posible espía que trabajó para el Gobierno de Israel. Robert Maxwell defendió durante 8 días su honor y puso la mano en el fuego por el jefe de internacional del Daily Mirror: su demanda contra Hers y los editores de The Samson Option perdió fuerza cuando el millonario británico admitió en público que Nick Davies le había mentido. Que no era un colaborador del Mosad, pero que este sí que había participado en alguna operación en la que se produjo una compra-venta de material de guerra, es decir, armamento. 

Augus John Rakin

El capitán del ‘Lady Ghislaine’

  • El estadounidense fue uno de los cinco tripulantes del yate en el que desapareció el británico, propiedad de la naviera VIP Marine And Aviation Ltd antes de que el editor pagara 20,4 millones de dólares por él (1986), que declararon en torno a las 16:00 horas del 5 de noviembre en el puesto de la Guardia Civil de Granadilla. El dirigió la búsqueda en una embarcación de 55 metros de eslora y 9,2 de manga. Su construcción fue un encargo personal del millonario árabe Adnan Khashoggi, quien finalmente renunció a su compra y despejó el camino a Maxwell. 

Ian Maxwell y Kevin Maxwell

Asumen el control de los negocios

  • El séptimo y el octavo hijo del matrimonio formado por Robert y Elisabeth asumen el control de Maxwell Communication Corporation y del Mirror Group Newspaper. Las dos empresas suspendieron sus movimientos en bolsa para evitar el desplome de sus acciones. Ian y Kevin eran mayores que Ghislaine Maxwell, la «niña bonita» de Robert Maxwell (bautizó el yate de lujo con su nombre). La pareja había perdido a dos hijos: Karine, a los tres años a causa de una leucemia, y Michael, a los 21, después de pasar siete años en coma tras un accidente de tráfico. 


El niño descalzo de una familia de raíces judías masacrada por los nazis

Ian Robert Maxwell nació el 10 de junio de 1923 en el seno de una familia checa de origen judío más pobre que humilde. Las crónicas que intentan recomponer su retrato robot apuntan a un entorno en el que los más pequeños de la casa iban descalzos, donde no todos los días se comía y que fue masacrado por los nazis. Él siempre se declaró madrero (estudiosos de su vida advierten sin dudarlo que este amor extraordinario se debía al espíritu protector de esta en contraposición con los supuestos malos tratos que le infligía su padre) y, antes de lograr huir a Inglaterra y obtener una nueva nacionalidad, vio cómo los soldados alemanes capturaban a su madre, a dos de sus hermanos y a su abuelo: los cuatro fueron gaseados en Auschwitz. Su padre fue asesinado de un tiro en la cabeza antes de ingresar en un campo de exterminio.

Con esos antecedentes solo era cuestión de tiempo que Robert Maxwell se alistara en el ejército británico y combatiera el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Estuvo, entre otras batallas, en el histórico desembarco de Normandía. Llegó a ser capitán del cuerpo de infantería y a la vuelta del frente –reconocido con los máximos honores militares– decidió dar un giro de 180 grados a su vida. Robert Maxwell ya estaba casado con Elisabeth Meynar cuando se convirtió en el distribuidor de una importante revista científica en Estados Unidos y en el Reino Unido: aún no había cumplido los 28 años cuando compró una modesta editorial a la que sumó varias imprentas. Esta fue su primera gran aventura en el sector periodístico (1960).

El niño descalzo de una familia de raíces judías masacrada por los nazis

El niño descalzo de una familia de raíces judías masacrada por los nazis Jorge DávilaJorge Dávila

A medida que fue creciendo como empresario desarrolló en paralelo una efervescente actividad política en el Partido Laboralista que le permitió estar seis años de parlamentario en la Cámara de los Comunes del Reino Unido, tras ganar su escaño en el distrito de Buckingham: en este periodo se acercó mucho a las políticas dasarrolladas por la Unión Soviética y otros países del Bloque del Este.

Padre de nueve hijos (cinco chicas y cuatro chicos), a Ian Robert Maxwell no le tembló el pulso cuando quiso competir con Rupert Murdoch, que ya controlaba los consejos de administración de Fox News, The Sun, The Times, los canales Fox y Sky y hasta la 21st Century Fox, por dominar los hilos del cuarto poder. Siete años antes de su muerte adquirió el Mirror Group Newspaper, casi al mismo tiempo que fracasaba en su intento por comprar el Manchester United (1984).

Cronología

04:20 horas

Maxwell es visto por última vez a bordo del ‘Lady Ghislaine’. El yate está a 12 millas de Gran Canaria.

09:00 horas

La embarcación fondea a una milla de Los Cristianos (Arona).

11:00 horas

Empiezan a buscar a Robert Maxwell en el barco.

11:45 horas

La estación noruega Stavanger recibe un SOS desde el puente de mando del ‘Lady Ghislaine’.  

14:00 horas

La Marina Mercante inicia la búsqueda del magnate en el mar.

18:45 horas

Un avión del SAR descubre el cuerpo sin vida de Maxwell flotando boca abajo a 20 millas al suroeste de Gran Canaria.

19:00 horas

Un helicóptero del SAR recupera el cadáver del millonario y lo traslada a la Base Aérea de Gando. 

20:00 horas

Familiares del fallecido llegan al aeropuerto de Tenerife Sur.

Compartir el artículo

stats