Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mabel Lozano Escritora y directora de cine

Mabel Lozano: «Hay turistas que van a Canarias en busca de sexo»

Mabel Lozano (1967, Villaluenga de la Sagra - Toledo).

Ganó un Goya por ‘Biografía del cadáver de una mujer’ (2021) y es una de las voces más contundentes de este país a la hora de denunciar el tráfico de mujeres con fines sexuales. Mabel Lozano (1967, Toledo) rueda una serie que se adentra en el oscuro mundo de la prostitución y la pornografía.

¿El enemigo está en las redes sociales?

Estamos en el siglo de la digitalización y arrastramos los efectos de un confinamiento que nos ha hecho avanzar de golpe seis o siete años en materia de inteligencia artificial. ¿Qué habría sido de nosotros sin esas técnicas de información y comunicación cuando estábamos encerrados en casa? Estas TICs nos hicieron la vida un poquito más sencilla en medio del aislamiento, la desempatía y la soledad. El problema es que los delincuentes también usan esas TICs.

¿Lo que llaman la «delincuencia silenciosa»?

No es cierto que sea tan silenciosa porque esos delincuentes mueven grandes cantidades de dinero. Con las redes sociales un proxeneta no tiene que ir a Colombia a captar a una mujer. La prostitución tradicional ha migrado a las fronteras digitales: la pornografía, las modelos webcam, las modelos sexcam. En la Península casi nadie conoce este fenómeno, pero en Canarias sí es conocido porque hay niñas que han salido de las Islas.

¿Por qué ese fenómeno va uno o varios pasos delante en Canarias que en el resto de España?

En Canarias ocurren muchas cosas extrañas porque es un punto logístico al que llegan turistas de muchas nacionalidades y, a su vez, es un enclave estratégico en los flujos migratorios. ¿Dónde se quedan las mujeres que no llegan en pateras a Canarias? ¿Quién las retiene? ¿A dónde las llevan? Amo a las Islas, veraneo en ellas y son un lugar fascinante, pero hay una parte del turismo que reclama una diversión sexual; un extra algo sórdido.

¿Canarias es un atractivo sexual a nivel turístico?

Yo no estoy diciendo que Canarias sea un reclamo para el turismo sexual, sino que hay turistas que van a las Islas en busca de sexo. Eso es algo que también vemos en Baleares. Son dos destinos europeos que atraen al turismo, pero muchas de las personas que acuden a esas islas, maravillosas para disfrutar de sus paisajes y descansar, solo buscan sexo: el placer prohibido.

¿Con lo que le cuentan, lo que lee y lo que ha visto, no sé si tiene que hacer de «tripas corazón» al hablar de pornografía, tráfico de mujeres o turismo sexual?

Yo no tengo esa tibieza de corazón. El día que sienta esa debilidad me retiro. Si eso pasa, rodaré documentales de cocina porque no sé si lo sabe, pero soy buena cocinera.

¿Duele?

Me duelen los relatos sobre maltrato físico o sexual a las mujeres... Cuando me llame una amiga de Canarias para contarme que han captado a otra chica que ya es camgirl y no me duela por mi hija, por las de mis amigas y por todas las niñas de este país me voy a la cocina a hacer documentales (silencio)... No quiero llegar nunca a esa tibieza de corazón. ¿Usted tiene hijas?

Sí, dos.

Pues entonces sabe de lo que le estoy hablando. ¡Cuídelas!

¿La experiencia es un grado?

Esta semana, después de 16 años trabajando a fondo esta problemática, me he dado cuenta de que no sé nada, que los avances en el negocio de la pornografía son continuos, que todo cambia en horas. En mi trabajo hay mucha calle, muchas rotondas, mucho frío, muchos viajes a Latinoamérica... Yo no me encierro en un confortable despacho de una universidad e investigo entre cuatro paredes y delante de un ordenador. Lo de las Sugar Daddy o Suggar Mammy es un paso más para continuar teniendo mujeres en el mercado del sexo.

¿No es fácil romper una espiral que muchas personas han llegado a normalizar?

No, si te cuentan que los hombres tienen derecho a comprar esos cuerpos... ¿Dónde está la igualdad si cada vez hay más fórmulas para vender el cuerpo de una mujer? El mecenazgo de un hombre rico con una joven (Sugar Daddy) a la que le ofrece unos regalos es comprar sexo, ¿no? Usted sabe cómo se reclutan a esas chicas.

¿A través de internet?

Sí, en el universo de la inteligencia artificial. Estamos viendo todo lo que está sucediendo con el fenómeno OnlyFans. Yo voy a un instituto a dar una charla a unos chicos y me hablan de OnlyFans. Eso es una plataforma de micromecenazgo que en su día nació para seguir a tus ídolos, pero que más tarde vendieron a un productor de porno y, por lo tanto, sus contenidos mayoritarios son pornográficos. Las niñas creen que suben un vídeo y así se sacan un dinerito extra, pero lo que no saben es que todo lo que se pone en internet lo dejas de controlar y ya no eres su propietaria. Lo has perdido para siempre. Ese vídeo que das a OnlyFans puede acabar en unos cuantos de miles de contactos de WhatsApp, incluido el de tus padres. Los chiquitines llevan un pequeño cine porno en sus bolsillos, tanto niños como niñas, porque llegan de una manera inocente a contenidos pornográficos sin cumplir los 10 o 11 años. Están siendo captados por delincuentes.

Compartir el artículo

stats