Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Los alumnos podrán presentarse a la EBAU con una asignatura suspendida

El borrador del nuevo decreto permitirá a los estudiantes obtener el título, pero tendrán que presentarse a todos los exámenes y contar con una media de 5 en todas las materias

Varios alumnos tinerfeños se presentan a la EBAU. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

El Gobierno de España ultima los detalles que terminarán de perfilar la Ley Orgánica de Modificación de la LOE (Lomloe) para su puesta en marcha de manera inminente. Tras algunas modificaciones en los currículos que ya han entrado en vigor en el presente curso escolar, uno de los cambios más importantes que se esperan de cara al próximo año es el nuevo Bachillerato que trae aparejado esta nueva norma. El borrador del decreto para este nivel educativo ya está siendo debatido entre el Ministerio de Educación y las consejerías autonómicas y, aunque aún no es definitivo, parece que uno de los cambios más destacados permitirá al alumnado obtener el título de Bachillerato, y por tanto presentarse a la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), con una asignatura suspendida.

El documento dado a conocer por el Ministerio de Educación indica que «los alumnos podrán obtener el título de Bachiller cuando aprueben todas las asignaturas de los dos cursos de Bachillerato» o si las supera todas excepto una, si así lo decide el equipo docente pero los requisitos en ese caso son: que el alumno haya alcanzado los objetivos y competencias vinculados al título de Bachillerato; que no se haya producido una inasistencia continuada y no justificada por parte del alumno en la materia suspendida; que el alumno se haya presentado a las pruebas y realizado las actividades necesarias para su evaluación, y que la media aritmética de las calificaciones obtenidas en todas las materias de la etapa sea igual o superior a un 5.

A falta de la redacción definitiva del real decreto que desarrolla la Lomloe, el director general de Ordenación, Innovación y Calidad de la Consejería de Educación, Gregorio Cabrera, explica que «todo parece indicar que este aspecto se mantendrá, ya que ha formado parte del documento desde los primeros momentos de la redacción». Afirma que «en la práctica» ya se venía haciendo por parte de los centros educativos, sin embargo esta nueva ley permitirá ahora ampararse en un marco legal que regulariza la situación. «Es relativamente frecuente que un alumno termine 2º de Bachillerato y le quede pendiente una única materia, por las razones que sea, y eso creaba una situación complicada en el centro», recuerda el director general, quien celebra que se marquen una «pautas más claras» para que el alumno pueda titular, aunque resalta que los casos serán excepcionales puesto que los requisitos «son bastante restrictivos».

El presidente de Anpe en Canarias, Pedro Crespo, recuerda que este sindicato siempre se ha opuesto «a las medidas que rebajan el rigor, el mérito y el esfuerzo en el aprendizaje, ya que así se lanza un mensaje desmotivador para el alumnado y el profesorado». Por esta razón, esta propuesta, en la que la decisión de promoción no recae en un especialista de área, sino que se diluye en el equipo docente «puede generar controversia en los claustros porque, de alguna manera, esta medida menoscaba el principio de autoridad académica del propio profesorado». Por su parte, el secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (CCOO) en Canarias, José Ramón Barroso, destaca el «cambio importante» que supone esta modificación y, en general, la propuesta de la Lomloe, que «pretende dar paso al aprendizaje competencial del alumnado». «Se comienza a dar mayor importancia a la evaluación y grado de consecución de competencias clave que a los contenidos en sí y a nuestro juicio sigue siendo un camino que queda por recorrer pues aún está muy poco integrado en el sistema educativo y en la sociedad».

Barroso afirma que «no parece lógico que se proponga que el alumnado pueda promocionar de curso o titular con alguna asignatura o materia suspendida, o que pueda presentarse a la EBAU con una asignatura suspendida». No obstante, también recuerda que los índices de fracaso escolar «no han mejorado con el sistema establecido durante años con la repetición de curso como protagonista, y las nuevas leyes educativas, fijándose en las recomendaciones de los últimos informes PISA y lo que ocurre en los países de nuestro entorno, vienen apostando por una flexibilización del sistema educativo que lleva aparejado la evaluación por competencias frente a la mera evaluación de contenidos». Por todo ello, este sindicato entiende que «esta es una línea positiva que esperamos sirva para generar mejores resultados».

El miembro del Secretariado General de STEC-IC, Gerardo Rodríguez, considera «positivo» que el alumnado con una materia suspendida pueda presentarse a la EBAU. Recuerda que este sindicato «aboga por el garantismo y creemos que se debe posibilitar comparecer a la prueba, aunque haya una materia no superada» porque han de tenerse en cuenta también las cuestiones sociales y económicas que rodean al alumno. En cualquier caso, concluye Rodríguez, «si el alumno no cuenta con los suficientes conocimientos o competencias, la misma EBAU lo pondrá en evidencia».

¿Tres cursos para el Bachillerato?

Otra de las novedades que presenta el borrador del decreto que regulará los estudios de Bachillerato es la posibilidad de que este nivel educativo se pueda organizar en tres años, en vez de los dos actuales. En cualquier caso, será un aspecto que debetirá cada autonomía, que tendrá que realizar el desarrollo normativo posterior a la implantación de la ley. En el caso de Canarias, el director general de Ordenación, Innovación y Calidad de la Consejería de Educación, Gregorio Cabrera, indica que «no hemos empezado a estudiar este aspecto aún» aunque explica que, en cualquier caso, «todos los alumnos de Canarias tendrán que tener los mismos derechos, deberes y responsabilidades porque no podemos dar diferente trato el alumnado dependiendo del centro en el que estén cursando sus estudios». Lo que se logra con esta gestión desde la Administración pública autonómica es que el alumno que así lo requiera pueda pasar de un centro a otro sin que se vea afectado su aprendizaje.

El director general recuerda que ya en la actualidad existen centros en Canarias que ofrecen diferentes tipos de Bachillerato y en la práctica ya algunos de esos bachilleratos están flexibilizados, así que resume que «lo que se hace nuevamente es amparar bajo un marco legal lo que ya se venía haciendo». Añade, además, que para tomar o no esta decisión de cambio organizativa, habrá que tener muy en cuenta las condiciones en las que se encuentren los centros. «En cualquier caso, oiremos también a la comunidad educativa», concluye Cabrera. Precisamente la presidenta del Consejo Escolar de Canarias (CEC), Natalia Álvarez, reclama que todas las modificaciones que se vayan a acometer cuenten con el mayor consenso posible por parte de toda la comunidad educativa en Canarias. Por último, el presidente de Anpe en Canarias, Pedro Crespo, recuerda que el sindicato «ha exigido siempre un bachillerato de tres años, como tienen la mayoría de países de nuestro entorno, pero no del modo propuesto, sino anticipando un curso su inicio, y articulando el Bachillerato en un primer curso común para todo el alumnado y dos cursos de especialidad». | PG

Compartir el artículo

stats