Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

"Las mascarillas deberían quedarse como el casco o el cinturón"

El valenciano Ángel Serrano entra en la lista de investigadores más influyentes según Stanford por un proyecto de filtros en cubrebocas

El investigador Ángel Serrano. EP

"Las mascarillas deberían quedarse. Igual que se quedó el casco de la moto o el cinturón, son instrumentos que te pueden salvar la vida", dice el investigador Ángel Serrano, científico principal del laboratorio de Biomateriales y Bioingenierías del Centro de Investigación Traslacional San Alberto Magno de la Universidad Católica de Valencia. Es, desde hace unas semanas, uno de los científicos más influyentes del mundo, según el top 2 % de la Universidad de Stanford.

Tras casi dos años de trabajo para mejorar las medidas de prevención de contagio del SARS-CoV2 y otro tipos de virus ha recibido el reconocimiento con "alegría" e "ilusión" de saber que están desarrollando algo "útil" para la sociedad y la salud de las personas. "Es todo un incentivo a todo el trabajo que hemos hecho para desarrollar utensilios para protegernos de forma preventiva frente al virus", explica a Levante-EMV. Serrano y su equipo han hecho realidad unas mascarillas de materiales que, además de actuar como barrera protectora contra el virus, inactivan la infección de covid-19 cuando impacta contra ellos. Este proyecto lo realizan junto a su equipo y en colaboración con la Universidad de Kioto.

¿Cómo es ese proceso de interacción y trabajo conjunto? "Tenemos un virus similar a la covid con el que se puede trabajar tranquilamente, pues solo infecta a bacterias y no a personas, por lo que hacemos experimentos con él y cuando damos con un material que tiene la capacidad de destruirlo, enviamos las muestras a Japón, y allí ellos prueban con el virus que queremos inactivar, en este caso el SARS-CoV2", explica Serrano. "Estos materiales, no solo hacen de barrera sino que si los microorganismos tocan la superficie se inactivan y no pueden infectarte", clarifica. "No solo servirán para la covid, sino que pueden ser útiles también para otros virus como el de la gripe", añade el reconocido investigador. Con la relajación de las medidas, también se ha limitado el uso de la mascarilla a espacios cerrados y a cuando no se pueda respetar una mínima distancia de seguridad.

Para Ángel Serrano, "ha quedado demostrado que si la mascarilla es efectiva te puede salvar la vida, la tuya y la de los demás". Por eso, reitera, estos cubrebocas "deberían quedarse" y las personas deberían concienciarse de que es un "elemento protector". Pero no es ese el único proyecto que desarrolla este equipo de investigadores de la UCV. "También indagamos en bacterias resistentes a los antibióticos y desarrollamos materiales capaces de destruirlas".

Resistentes a fármacos

Apunta Serrano que la Organización Mundial de la Salud advierte de que para 2050, puede ser que fallezca "más gente de bacterias resistentes que incluso de cáncer, por lo que hay que estudiar la manera de destruirlas". Estas bacterias se han hecho inmunes a los antibióticos y otros medicamentos por "el uso excesivo que se hace de ellos, de manera que nuestro organismo los incorpora". Por eso, reitera el investigador, es "tan importante saber cómo combatirlas, porque si no se tratan o son resistentes a un tratamiento, se cronifican en tu organismo y pueden acabar con tu vida", detalla Ángel Serrano.

Indagan sobre microorganismos malos como las bacterias y virus. Pero también sobre los buenos. "Las levaduras y bacterias probióticas son positivas para la salud". Por eso, Serrano y su equipo también han desarrollado una cerveza saludable y sin alcohol. "Levaduras probióticas para una mejor fermentación y retirada del alcohol para hacerla más sana".

Un laboratorio desde donde hacen recetas para mejorar la salud de las personas, detalla Serrano, que asegura que tiene en marcha proyectos futuros diversos y enriquecedores.

Compartir el artículo

stats