Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda

¿Se puede vivir dentro de un contenedor?

Hacer habitables distintas estructuras, objetos y espacios industriales o urbanos pensados para otros usos gana cada día más adeptos

Así es la casa 'container' de Vigo.

Hacer habitables distintas estructuras, objetos y espacios industriales o urbanos pensados para otros usos gana cada día más adeptos, aunque en esto del reciclaje inmobiliario, el contenedor de transporte marítimo está de máxima tendencia


Lo de 'vivir debajo de un puente' quizá deje de ser sinónimo de indigencia en un futuro no muy lejano. Y es que los altos precios del mercado inmobiliario agudizan la imaginación y la creatividad para convertir espacios, objetos y lugares, a priori destinados para otros usos, en hogares habitables.

Los que optan por estas estructuras -en su mayoría, suelen darles uso como segunda residencia- no sólo las ven como una oportunidad económica. En muchos casos, también entran en juego la sostenibilidad, el reciclaje, la originalidad, la falta de recursos, la nostalgia o el encanto del formato elegido: se trata de darle una segunda vida a cosas, reconvirtiéndolas en casas.

Se trata de darle una segunda vida a cosas, reconvirtiéndolas en casas

decoration

Ya se ven, dentro y fuera de España, vagones de tren, colmenas, palomares, campanarios, iglesias, faros, invernaderos, hórreos, casas cápsula, cuevas, autobuses e incluso ataúdes como nuevos techos alternativos para residir.

Transportes, inmuebles, y habitáculos que se reinventan para vivir.

Pero si hay un espacio que lleva algunos años siendo 'trendig topic' en calles, fincas, universidades, festivales de música o zonas deportivas, es el 'container' o contenedor de trasporte marítimo. Y es que este soporte no sólo sirve como residencia; también como como espacio cultural, laboral, social, ferial, deportivo o de ocio, y en ese nicho de mercado, una empresa gallega se ha consolidado como puntera en Europa.

Los contenedores marítimos, unas estructuras que dan mucho juego.

Teniendo en cuenta por dónde se mueven estos objetos, base de su negocio, cabría pensar que su sede estaría situada en una ciudad costera con puerto comercial, y siendo una firma de Galicia, las opciones más lógicas para operar serían Vigo o A Coruña. Sin embargo, y así como el pulpo tiene en O Carballiño su cuna culinaria por excelencia, donde mejor se 'preparan' estos contenedores para convertirlos en diseños habitables es en la ciudad ourensana de Allariz. Allí reside MyBox Experience.

El primero, un box para el Hospital La Paz

La empresa nació en 2014 y su primer proyecto ese año fue para el Hospital La Paz, en Madrid. "Vi que buscaban un espacio como sala de exposiciones para celebrar su 50 aniversario, y les hicimos una propuesta", comenta el CEO de MyBox ExperiencieDavid González Brey. Se trataba de crear un lugar de encuentro, creativo, formativo, divulgativo e innovador, distinto a los stands convencionales. El resultado fue una estructura con dos 'boxes' de gran tamaño y comunicados entre sí, instalado en la entrada del hospital. "Estaba pensado como un espacio efímero, dotado de todos los medios en el interior para exposiciones, charlas, muestra de objetos, pero nos enorgullece que hoy en día, el hospital aún lo mantiene allí", apunta el gerente de la empresa, que cuatro años después de la instalación sometieron al 'box' "a un restyling, o cambio de color".

La primera actuación en la historia de la empresa gallega fue un box cultural para el Hospital La Paz de Madrid, en 2014.

Desde aquel año, en el que se harían cargo de unos tres proyectos, la producción se multiplicaría hasta más de un centenar de instalaciones, -cifras cercanas, incluso, a las 150- con el que cerrarán este 2021, un crecimiento que también ha tenido su incidencia en el incremento del capital humano, con 15 empleos directos y 30 indirectos.

"Nos hemos convertido en referente no sólo en España, si no también en Europa por volumen de negocio. Además tenemos un factor diferenciador y es que sólo trabajamos con los mejores materiales, procuramos la máxima sostenibilidad y nuestros diseños son exclusivos", asegura el gerente de la compañía. Y es que desde su fundación, la firma gallega plantea de una manera innovadora, el diseño, la fabricación e instalación de espacios diferenciadores multiusos, con containers marinos reconvertidos a 'stands' para grandes marcas, 'pop-up stores', ‘roadshows', 'food containers', 'home box', 'cubos fit', y una amplia gama de habitáculos modulares, móviles, transportables, facilmente adaptables al entorno, y que pueden ser readaptados y transportads a otros lugares.

¿Las casas son habitables?

Estas instalaciones que prestan diversos servicios no dejan de ser espacios para usos muy concretos y con un horario específico que cumplen a la perfección con su cometido. Pero cabe preguntarse si las viviendas o 'box home' tienen las características necesarias para ser habitadas. En este sentido, David González Brey garantiza este extremo, "al ser construcciones que cumplen toda la normativa y el código técnico de habitabilidad, aislamiento térmico y revestimientos adecuados para su durabilidad".

El salón y un dormitorio de la casa contenedor que está ubicada en Vigo.

Esta empresa gallega, que ha comercializado su producto dentro y fuera de España, fabrica de principio a fin estas casas-módulo en su nave de Allariz, y las transporta y ensambla en el lugar requerido por el cliente, con todo el mobiliario necesario y las instalaciones sanitaria, electrica y climática que exige cualquier vivienda.

Un 'box home' en Vigo de 60 m2

Así se hizo la casa viguesa que está ubicada Vigo, y que "nos encargó un cliente de fuera de la ciudad que suele pasar temporadas de vacaciones en la ciudad". Esta instalación "consta de cuatro contenedores de seis metros y su superficie alcanza los 60 metros cuadrados, que es uno de los tres modelos, junto con las viviendas de 90 y de 120, que comercializamos", apunta el CEO de MyBox Experience. La base de las viviendas son todas iguales, pero se customizan y diseñan a gusto del cliente. "Intentamos plasmar la idea del propietario y para ello contamos con un equipo de diseñadores y decoradores".

La fachada de los contenedores fue revestida con pintura de barco.

En cuanto a la distribución del alojamiento, éste se divide en seis estancias: el dormitorio grande, de 12 metros cuadrados (m2); un segundo cuarto, en este caso infantil, de 9,50 m2; un salón-comedor con cocina, de 25,50 m2 de superficie; 5m2 ocupa el cuarto de baño y 1,5 m2 un pequeño lavadero, donde también se ubica la lavadora y el calentador.

Para el revestimiento de esta estructura, "hemos utilizado pintura de barco que es de gran durabilidad", aunque la firma cuenta con más variedad de coberturas exteriores, y una de ellas es el sistema SATE de aislamiento térmico exterior, con diferentes opciones de paneles de diversos materiales, que proporcionan ahorro energético, medioambiental, además de imprimirle un matiz estético y de confort.

Y es que el respeto medioambiental que mantiene la firma de Allariz en todos los procesos de fabricación e instalación -este último paso se prolonga de dos a tres días- es una de sus filosofías, al apostar por materiales biodegradables, energías renovables y eficiencia energética, que marcan su diferenciación. Fruto de esa política, la compañía gallega fue seleccionada en la plataforma Energía Positiva+ 2020 entre las 14 empresas por innovación energética a nivel nacional, y también galardonada con el premio provincial a la Pyme del Año en Ourense.

Una escultura de piscinas en Portugal

La compra no es la única opción que ofrece esta empresa. También cuenta con un servicio de alquiler de módulos para eventos, que ellos mismos personalizan y customizan en función del servicio que vayan a prestar. Son estructuras mucho más pequeñas, desde los tres metros cuadrados. Pero sin duda, una de sus grandes apuestas son las llamadas ECO Piscinas, y en este campo, su gran reto ha sido el "laberinto" de albercas más grande y a más altura de Europa. Se trata de uno de los proyectos más complejos constructivamente a nivel mundial realizado con 'containers' marítimos. Esta escultura, a modo 'lego' de piscinas, está ubicada en la localidad portuguesa de Nazaré, concretamente en el 'glamping' OHAI situado en pleno Parque Nacional de Leira.

La principal materia prima de Mybox Experience, los contenedores marítimos, los obtienen en puertos españoles y portugueses, y curiosamente, los gallegos no están en su lista de proveedores. "Solemos adquirirlos en Valencia, Bilbao, Algeciras, Portugal, Barcelona, e incluso en Madrid, a pesar de no ser ciudad portuaria", matiza David González Brey, que tasa entre los 700 y 850 euros el precio del metro cuadrado para comercializar su producto al cliente final.

Compartir el artículo

stats