Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

Frente común de los empresarios contra "una crisis sin precedentes" en La Palma por el volcán

Varias organizaciones firman un manifiesto en el que solicitan actuaciones de forma urgente para contrarrestar los efectos de la erupción del volcán

Rueda de prensa de organizaciones empresariales de La Palma para presentar medidas contra la crisis económica generada por la erupción del volcán en Cumbre Vieja

Lo que no había conseguido intensas jornadas de negociación en los últimos meses, lo ha logrado la erupción volcánica, sentando en la misma mesa a representantes de todos los colectivos empresariales y turísticos de la Isla en torno a unas propuestas consensuadas para exigir a la administración una mayor participación en el proceso de reconstrucción de La Palma, dañada por el volcán. 

CIT Tedote, CIT La Palma, Cámara de Comercio, la Federación de Asociaciones de Empresarios de La Palma (FAEP), la Federación de Empresarios de La Palma (Fedepalma) y con la ausencia en el acto de representantes de Ashotel, aunque sí participan del acuerdo, expusieron la unidad de los sectores económicos con una voz única para exigir que se cuente con ellos en la toma de decisiones sobre el futuro de la Isla. 

Esas reivindicaciones quedan plasmadas en un documento conjunto que será entregado por registro en el Cabildo de La Palma, en el que se exigen actuaciones urgentes, «no solo para mitigar las enormes pérdidas económicas ante la grave situación generada por la erupción volcánica, sino como elemento de cohesión socioeconómica y como garantía estabilizadora en la contención de miles de puestos de trabajos». 

Denuncian además que «las buenas intenciones» manifestadas por las administraciones públicas deben consolidar cuanto antes la hoja de ruta para la recuperación y reconstrucción «de sectores claves del PIB de la Isla que se encuentran en jaque». 

Por eso, vuelven a reclamar que las ayudas puestas en marcha a día de hoy «son insuficientes y llegan tarde o a cuentagotas para los afectados», los cuales, lamentan, «saben perfectamente que el retorno que cabe esperar, nunca será justamente compensado, porque el valor de lo emocional no es comparable con el material». 

Las patronales insisten en la ejecución de acciones «concretas, inmediatas y eficaces» ante la que consideran una crisis sin precedentes. Se refieren además a que sólo de ese modo se podrá hacer frente a la gestión de una situación excepcional, por lo que reclaman la presencia y capacidad de interlocución del sector empresarial de la Isla en la toma de decisiones en este momento, como en las etapas posteriores de trabajo para la recuperación de la economía insular. 

Para ese objetivo de recuperación, también proponen la puesta en marcha de un comité de expertos económicos, sociales, turístico, educativo o de infraestructuras, que elaboren el plan específico para La Palma, «que tengan en cuenta la realidad de este momento» y ponga en valor el fenómeno natural del volcán como punto de partida para la atracción de planes de desarrollo.

En cuanto a las ayudas pendientes de entregar, también solicitan la celeridad y resolución urgente de las ayudas pendientes por el covid-19 de todos los organismos públicos, así como ayudas directas a todo el sector empresarial, utilizando como modelo las ayudas ya establecidas para el sector primario, y evitando establecer formatos de subvenciones de concurrencia competitiva cuya resolución alcanzan la media de más seis meses. 

El presidente del CIT Tedote, Óscar León, puso de relieve que las entidades firmantes representan a más de 2.000 empresas de las que también depende el fututo socioeconómico de la Isla, indicando que el documento, que parte del sector turístico, intenta «integrar, consensuar y no olvidarse de nadie».

El objetivo de sus peticiones, añadió, es que se tomen medidas con urgencia para intentar que las empresas y autónomos afectados por la erupción «puedan mantener las puertas abiertas y subsistir hasta que la crisis termine», añadiendo que las empresas están «tocadísimas» después de 20 meses de pandemia y con un volcán que puede «ser la puntilla final».

Para lograr soluciones, León se refirió a que es necesario «que cuenten con nosotros» en la rehabilitación de la Isla, lo que ya han solicitado en varias ocasiones «sin que nos tengan en cuenta», dijo.

Además, insistió en medidas como un bono turístico para incentivar la reactivación del sector o que se pueda aplicar el IGIC cero durante un periodo estimado, lo que dijo permitiría a las empresas palmeras «sobrevivir y pagas los préstamos». Incidió también a que con el futuro del tejido empresarial palmero tiene que ver las normas urbanísticas, lamentando que «la Isla lleva estancada años», y poniendo como ejemplo la carretera del sur, en obras durante los últimos doce años. Óscar León cuestionó que esa situación se hubiese dado en una obra en las islas de Tenerife o Gran Canaria.

Por su parte, Alicia Pérez Garnier, de la Cámara de Comercio, expresó que la idea de este documento es impulsar que la Isla «salga ya de donde está», ya que el volcán «podrá seguir», dijo, «pero nosotros necesitamos ya las ayudas». Por eso insistió en que las empresas «tenemos un presente», por lo que recalcó que «este grito que hacemos» ante las administraciones persigue evitar el cierre de más empresas como consecuencia de la crisis.

Pérez se refirió también a que son conscientes de que las administraciones «son lentas», pero añadió que también existen mecanismos para agilizar esas ayudas que «necesitamos ya y ahora».

El otro representante de un CIT, José Tomás Rodríguez, destacó la unidad de acción en la que dijo «estamos involucrados todos», haciendo referencia a que las empresas también necesitan certidumbres para poder planificar su futuro. Rodríguez añadió que se les pide a las administraciones que se cuente con los empresarios, para «hacer valer el papel de La Palma para que dentro de 50 años no sigamos teniendo 80.000 habitantes».

La presidenta de FAEP, Mercedes Hernández, apuntó el hecho de que el documento firmado por todas las organizaciones da cumplimiento a un compromiso unánime, reclamando también las ayudas que dijo «no han llegado», y añadiendo que «lo que es peor, no hay una hoja de ruta para la reconstrucción de la Isla». Indicó además que «las administraciones no son conscientes en la situación de jaque en la que estamos las empresas de la Isla», en el que se enfrentan a un «empobrecimiento muy duro y severo para la Isla».

El último en tomar la palabra fue el presidente de Fedepalma, Tomás Barreto, aludiendo a que las organizaciones empresariales palmeras han tomado una posición de «no estar por protagonismos particulares, sino construir el futuro de las empresas y de los palmeros». 

Para ello, insistió en la creación de un órgano de expertos que participen con su conocimiento y sus propuestas de la reconstrucción y el rediseño de esta Isla, lamentando que «este volcán ha roto las vidas y forma de vida de muchas familias de La Palma». 

Además, se refirió a que «el volcán forma parte de nuestra historia, pero conservarla es un disparate», aludiendo a la necesidad de reconstruir los territorios arrasados por la lava. 

Barreto indicó también que políticos y funcionarios «tienen las mejores de las intenciones», pero también cuentan «con ritmos de trabajo que no están acostumbrados a tomas decisiones con creatividad». Por eso recalcó que «ellos nos deben escuchar, y después de valorar lo que decimos, descartar lo que tengan que descartar, pero quedarse con las buenas propuestas». 

Compartir el artículo

stats