Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma | Medidas para contrarrestar la catástrofe

Solo 48 agricultores recurren al plan de la Armada para acudir a regar sus fincas afectadas por el volcán de La Palma

Para llevar a cabo el transporte hay tres lanchas de desembarco LCM del Buque de Asalto Anfibio Castilla

La Armada traslada a los agricultores de La Palma desde el puerto de Tazacorte para regar sus fincas

La Armada traslada a los agricultores de La Palma desde el puerto de Tazacorte para regar sus fincas Armada Española

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La Armada traslada a los agricultores de La Palma desde el puerto de Tazacorte para regar sus fincas Ramón Pérez

Medio centenar de agricultores usan las lanchas de la Armada para viajar por mar hasta sus fincas en el primer día de activación de un plan que ha generado muchas reticencias entre estos. 

Con las primeras luces del día se inició la aventura para una decena de agricultores de la costa del Valle de Aridane que aprovecharon las lanchas de desembarco habilitadas por la Armada para desplazarse por mar y poder realizar sus labores agrícolas en las plantaciones incluidas dentro de la zona de exclusión del volcán.

Lo cierto es que solo 48 profesionales del campo palmero, de los casi 600 afectados, dieron un paso al frente en la primera jornada, solicitando a sus comunidades de regantes la posibilidad de participar de los trayectos iniciales desde el Puerto de Tazacorte hasta la playa de Puerto Naos.

Para llevar a cabo el transporte hay tres lanchas de desembarco LCM del Buque de Asalto Anfibio Castilla, pero entre las quejas de los agricultores para poder acceder a este servicio están las relacionadas con los horarios de las tres travesías previstas durante la jornada y las «largas esperas» para realizar el viaje de vuelta.

Aun así, a las 07.30 de la mañana salía de Tazacorte la primera embarcación. En ella, una decena de agricultores equipados con chalecos salvavidas completaban el viaje en unos 20 minutos, reduciendo tanto el tiempo y coste de combustible que les hubiera supuesto acceder por carretera, prácticamente dando la vuelta a la Isla y con una duración superior a los 90 minutos.

Se sienten agradecidos a los marineros, pero no lo ven como la solución definitiva

decoration

En el trayecto, realizado de pie en estas lanchas que tienen capacidad para hasta 170 infantes de Marina, pero adaptadas para acoger hasta 80 agricultores por trayecto, recorrieron todo el frente de las dos fajanas ya formadas en la costa de Los Guirres. Por delante una embarcación neumática para comprobar las condiciones del mar y de la playa previo al desembarque. Paralelamente van acompañados por otra lancha LCM de las mismas características que está preparada para intervenir en el caso de que la principal sufra un percance.

Entre los diez primeros viajeros la sensación de alivio por no tener que realizar el trayecto por carretera preside todo el recorrido. Además, defienden una iniciativa que les va a permitir «recuperar la actividad en los cultivos», añadiendo que «las iniciativas que lo permitan deben ser bienvenidas».

Uno de de los beneficiados, incluso, reconocía que se había tomado una pastilla para evitar el mareo, pero prefería hacer el trayecto a través del mar porque por tierra «son muchos kilómetros», siendo precavido sobre la experiencia, a la espera de «ver cómo sale esta opción».

Entre los viajeros también un hijo y su padre, que reconocían que tienen que aprovechar todas las oportunidades de poder acercarse a su finca, ya que de ella «vivimos cuatro familias», sostienen los propietarios, una parcela dedicada a los procesos de corte y dos al mantenimiento.

Los trabajadores que han aceptado la colaboración de la Armada reivindican como «algo positivo» esta opción, pero también reclaman que se mantenga en el tiempo hasta que la nueva carretera de acceso a esa zona de costa esté completamente habilitada. Si no es así, «nos quedaremos con una mano delante y otra detrás», lamentaba otro de los agricultores. Además, se sienten agradecidos a la labor de los marineros, pero no la terminan de ver como la solución definitiva a los problemas derivados por el avance de las coladas.

Todo este operativo queda a merced de las condiciones climatológicas, ya que en el caso de que estas empeoren, también verán cómo las lanchas de la Armada dejarán de operar. «Es un riesgo al que también estamos sujetos».

Por su parte, el comandante del Grupo Naval de Playa, José Carlos Cuadrado, encargado de dirigir estas maniobras, destacó que la coordinación se hace con la comunidad de regantes. Son estas entidades las que diariamente aportan el listado con todo el personal que las lanchas tienen que trasladar al día siguiente «y nos darán sus horarios en base a sus necesidades de riego», destaca. Además, se refirió a que durante la primera jornada se trasladaron 48 agricultores hasta la playa de Puerto de Naos, que «finalmente, a las 21.00 horas, regresaron a Tazacorte».

Cuadrado señaló que los agricultores están agradecidos por este servicio que les permite no tener que rodear toda la Isla, ya que «la apertura de esta vía marítima les va a aminorar los tiempos». Igualmente se refirió a que aún no se ha planteado la posibilidad del transporte de vehículos, «porque no se ha solicitado», además de que «para ello sería necesario hacer estudios exhaustivos y vehículos preparados para trabajar en playa», añadió.

Pero no todas las voces se pronuncian a favor de esta decisión de trasladar a los agricultores a la zona de exclusión en lanchas de la Armada. Entre los críticos, Juan Carlos Rodríguez, además representante de la Plataforma por un Precio Justo y Auténtico. El platanero destaca que había alternativas «más baratas y lógicas».

Compartir el artículo

stats