La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias constata este viernes un total de 228 nuevos casos de coronavirus COVID-19, con lo que prosigue la tendencia al alza de las últimas semanas.

El total de casos acumulados en Canarias es de 98.778 con 1.636 activos, de los cuales 22 están ingresados en UCI y 126 permanecen hospitalizados. En las últimas horas no se han notificado fallecimientos en el archipiélago vinculados al coronavirus.

La Incidencia Acumulada a los 7 días en Canarias crece y se sitúa en 47,43 casos por cada 100.000 habitantes y a los 14 días en los 77,02 casos por 100.000 habitantes.

Por islas, Tenerife suma 125 casos con un total de 47.097 casos acumulados y 753 casos activos epidemiológicamente; Gran Canaria cuenta con 37.685 casos acumulados, 64 más que el día anterior y 595 activos.

Lanzarote suma 16 nuevos casos con 17.220 acumulados y 98 activos epidemiológicamente; Fuerteventura tiene 4.711 casos acumulados con 15 casos más que la jornada anterior y 144 activos.

La Palma tiene dos nuevos positivos y cuenta con 1.157 acumulados y 23 casos activos y El Hierro no registra nuevos casos, manteniéndose en los 468 acumulados y un activo.

Por su parte, La Gomera registra seis nuevos casos, por lo que tiene 439 acumulados y 22 activos.

Hasta este viernes se ha realizado un total de 2.300.021 pruebas PCR en las islas, de las que 5.130 se corresponden a este jueves.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias notifica el primer caso de COVID-19 por variante Delta Plus registrado en Canarias. El caso índice es una profesional sanitaria en Tenerife, vinculada a un brote de origen intrafamiliar, con tres afectados, sin que consten antecedentes de viajes recientes en ninguna de las personas asociadas al brote. 

La afectada no ha precisado ingreso hospitalario y se encuentra guardando el correspondiente aislamiento. La conocida como variante Delta Plus (AY.4.2) es un sublinaje de la variante delta (B.1.617) del SARS-Cov2 y a diferencia de esta última, hasta el momento no se ha determinado que sea más dominante que las otras variantes. 

Se hace necesario esperar a conocer su evolución para determinar si su incidencia en las islas puede ir en aumento, aunque ante la experiencia y porcentajes de evolución recabados en otros territorios donde está presente, es previsible que vaya adquiriendo protagonismo, si bien no se extraen comportamientos de que pueda convertirse dominante.