Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Universidad

La docente que denunció acoso sexual en la ULPGC aportó pruebas para demostrarlo

León Lima, presidente del Consejo Social de la ULPGC: “Una vez culminado el proceso con todas las garantías nada impide que se publiquen los hechos»

José Luis Trenzado y Serra Majem con Alejandro Rojas, nadador paralímpico. | | LP/DLP

“Una vez culminado el proceso con todas las garantías posibles no hay impedimento alguno para que la resolución de una investigación por una denuncia de acoso sexual sea publicada y se conozcan los hechos”, advirtió ayer Jesús León Lima, presidente del Consejo Social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. El directivo universitario conoció ayer por los medios de comunicación la dimisión del vicerrector José Luis Trenzado tras sus “comportamientos inadecuados” hacia una profesora a través de comentarios que incomodaron a la afectada, según un comunicado del rector Serra Majem. La reacción del rector, que forzó a Trenzado a dimitir, ya que en caso contrario sería destituido, se produjo como consecuencia de la denuncia de la docente sobre un presunto caso de abuso sexual, del que aportó pruebas para demostrar su testimonio.

Para Lima, “hay que actuar con prudencia” en las actuaciones dirigidas a esclarecer cualquier tipo de abuso en la comunidad universitaria. “En este caso, creo que el rector ha actuado con contundencia, existe un protocolo que marca la pauta y hay un Servicio de Inspección que depende del propio rector y al que se deben docentes, alumnos y administrativos. No sé si se trata del primer caso, dado que estas cuestiones siempre se tienen que desarrollar con el sigilo necesario. Quizás ha ocurrido en otros estamentos de la Universidad, si bien lo desconozco”.

La incidencia protagonizada por el profesor José Luis Trenzado, licenciado en Ciencias del Mar y doctor en Física, llegó al Servicio de Inspección de la ULPGC el pasado lunes. Fue ese día cuando una profesora universitaria presenta una denuncia contra la conducta de su colega, una queja que activó de inmediato el protocolo correspondiente con las debidas garantías para resguardar la identidad de la denunciante y el denunciado. El miércoles tiene constancia Serra de los hechos. Al día siguiente cita a las partes en su despacho para oír sus versiones. La gravedad de lo escuchado y de las pruebas conocidas le lleva a la determinación de forzar la dimisión de José Luis Trenzado como vicerrector de Cultura, Deportes y Activación. “Tenía la opción de dimitir o de ser destituido”, aclaró el rector sobre el resultado del careo.

No es hasta este sábado cuando la apertura de la investigación empieza a circular en el ámbito universitario, momento en que Serra no tiene más remedio que confirmar la existencia de unas diligencias para esclarecer qué había sucedido. Pese a la respuesta fulminante del rector contra Trenzado, la nota de prensa habla tibiamente de “comportamientos inadecuados” y evita referirse a una conducta donde la integridad personal de la denunciante se haya visto alterada por presuntas vejaciones de carácter sexual. “Creo que es la primera vez que se toma una medida así. Todas las personas de la Universidad son iguales y nadie está por encima de nadie, por lo que no se van a permitir este tipo de comportamientos”, declara.

El caso de José Luis Trenzado aparece en escena días después de que el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, tomase la decisión de cesar a su jefe de Gabinete, Pablo Quintero, por una denuncia de una funcionaria contra un presunto caso de abuso sexual. El regidor habla, en el primer momento, de “pérdida de confianza”, pero seguidamente reconoce la apertura de una investigación interna para depurar responsabilidades ante el comportamiento de su cargo de confianza. La coincidencia casi en el tiempo de los dos hechos podría llevar a la conclusión de que la profesora denunciante de la ULPGC actúo animada por el antecedente del Ayuntamiento, y por las garantías de protección que ofrece la normativa en materia de igualdad y protección de la mujer.

El Protocolo para la Detección, Prevención y Actuación de los Supuestos de Acoso Sexual y por Razón de Sexo-Género, vigente en la ULPGC, establece que las conclusiones sobre las diligencias abiertas y pesquisas de la instrucción de casos como el del profesor Trenzado deben ser remitidas al Gabinete de Inspección en un plazo de 30 días, contados desde la firma de la resolución que dio lugar a la apertura de las mismas. Seguidamente, el rector Serra Majem puede abrir expediente o archivar, e incluso emitir un informe o un contrainforme.

Compartir el artículo

stats