Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma | Una decisión cuestionada

Los juzgados de paz de Tazacorte y El Paso, inoperativos por orden de Madrid

Los expedientes de ambos registros se encuentran en Santa Cruz de La Palma, lo que dificulta a los ciudadanos el acceso a cualquier documento de este servicio

Un armario del Juzgado de Paz de El Paso. | | E.D.

Los juzgados de paz de El Paso y Tazacorte han quedado totalmente inoperativos por el traslado de toda la documentación al Juzgado de Primera Instancia de Santa Cruz de La Palma, decisión adoptada por la Subdirección General de Nacionalidad y Estado Civil, del Ministerio de Justicia. La medida afecta a cientos de vecinos de ambos municipios del Valle de Aridane en el momento en que están inmersos en el proceso de aportación de documentos relevantes que refrenden sus circunstancias personales , necesarios para optar tanto a la concesión de ayudas como al cobro de seguros.

Este cambio de ubicación es una dificultad añadida para la población afectada. Se da la circunstancia de que el personal del Registro Civil de Santa Cruz de La Palma no puede dar servicio a los afectados porque carece de competencia para acceder a esta documentación. La orden recibida determina que tienen la misión de custodiar, lo que hace que cualquier vecino de Tazacorte y El Paso se encuentre en un «limbo» administrativo a la hora de disponer de documentos que parecen imprescindibles en la situación actual.

La decisión implica a la unidad administrativa encargada de ejercer las competencias en cuestiones como obtener y recuperar la nacionalidad española y el reconocimiento del estado civil de las personas físicas y a su reflejo en el Registro Civil.

En los municipios donde no se cuenta con Juzgado de Primera Instancia, la tramitación de la documentación que tiene que ver con el registro de nacimientos, matrimonios y defunciones, está encomendada a los juzgados de paz. Esta tarea la desarrollan «jueces legos» y se ubican, como en el caso de estos dos municipios, en instalaciones cedidas por cada ayuntamiento (comparten dependencias con los servicios centrales).

Llama la atención el motivo esgrimido por este órgano del Ministerio de Justicia para realizar estos traslados. Se señala como tal la «peligrosidad» del volcán y las posibles consecuencias que generaría la afección de la lava a estas instalaciones y a la documentación sensible que contienen. Es preciso valorar que en el caso del Ayuntamiento de El Paso, se encuentra a 4.000 metros del punto de colada más cercana y a una cota igual a la del cono del Tajogaite, mientras que la Casa Consistorial de Tazacorte se ubica a más de 2.500 metros de la colada.

El papel del Gobierno canario

La comunicación remitida por el Ministerio de Justicia al Registro Civil de Santa Cruz de La Palma especifica que la decisión de la Subdirección General de Nacionalidad y Estado Civil viene a dar respuesta a la petición formulada por la directora general de Relaciones con la Administración de Justicia del Gobierno de Canarias, Marta Bonnet Parejo. En ese oficio se autoriza a que procedan a retirar los libros que contienen la historia de ambos municipios y su traslado a la sede de los Juzgados situados en la calle Anselmo Pérez de Brito, de Santa Cruz de La Palma.

La reubicación del contenido de los juzgados de paz de Tazacorte y El Paso también esta motivada, según se indica en la comunicación emitida por Justicia, por «la peligrosidad de que se pierdan [los documentos] por la erupción volcánica». En ese sentido, se expone que, hasta el momento en que se materializó el traslado, se encontraban en «situación de peligro por las coladas lávicas del volcán», lo que hacía necesario salvaguardar «la integridad de los expedientes y libros del Registro Civil» de estos juzgados de paz.

Desde ambos ayuntamientos se lamentó el desconocimiento que con esta decisión demuestran quienes la toman. En su queja, coincidieron en que ninguna de las dos administraciones municipales fue consultada o informada con antelación. De forma especial, las fuentes incidieron en el perjuicio que la medida está causando ya a muchos vecinos, que han requerido de este servicio ante la falta de documentación.

«Inexplicable»,a demás, es el término que emplean a la hora de valorar la intervención del Gobierno de Canarias en este asunto al formular la petición de trasladar la documentación. Señalan que argumentar la existencia de riesgo de afección por la lava conlleva «alertar indirectamente de la posibilidad de que ambos ayuntamientos también lo sean». Recuerdan que la retirada de los libros de estos juzgados de paz solo puede realizarse bajo causas justificadas de peligro para su integridad, según determina la ley.

Desde el martes pasado

El traslado se realizó el pasado martes por un técnico del Gobierno de Canarias y personal logístico especializado llegado desde Tenerife. En el oficio se insiste en que, «visto el artículo 100 del Reglamento del Registro Civil», que establece que los documentos tienen que estar en condiciones de seguridad bajo la custodia del responsable del Registro Civil, para prevenir el peligro de destrucción, «este centro directivo de Madrid pone en su conocimiento que no existe inconveniente, autorizando al encargado del Registro Civil de Los Llanos de Aridane al traslado temporal al Palacio de Santa Cruz de La Palma de los expedientes y documentos registrales y de los libros de Registro Civil» de los juzgados de paz de El Paso y Tazacorte.

En el caso de Los Llanos de Aridane, el otro municipio afectado directamente por la erupción volcánica, está exento de esta medida, por lo que llama la atención que no haya sido el lugar elegido para depositar la documentación. Ello, a pesar de que la sede de los juzgados llanenses cuenta con espacio suficiente para albergarlos, es cabeza del partido judicial y está situado entre Tazacorte y El Paso. Se considera que era la alternativa que menos perjudicaría a los afectados.

El contenido de estos juzgados de Paz ahora está almacenado en un pequeño habitáculo del Juzgado de Santa Cruz de La Palma, donde han instalado tres armarios ignífugos en lo que hasta hace pocas fechas se utilizó como sala de espera del forense, primero, y como cuarto de servicio para la Fiscalía, con posterioridad.

Compartir el artículo

stats