Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis volcánica | Medidas tras la catástrofe

Cumbre Nueva, una urbanización de 543 viviendas, primer proyecto de reconstrucción para los afectados del volcán de La Palma

Cumbre Nueva 2021 proyecta un núcleo de población al sur de las coladas para crear, con módulos prefabricados, casas, colegios y hasta un centro de salud

Abundancia de cenizas con algunos relámpagos en el penacho en el volcán de La Palma La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Abundancia de cenizas con algunos relámpagos en el penacho en el volcán de La Palma Ramón Pérez

Cuando aún sigue activa la emergencia provocada por la erupción del volcán de Tajogaite, un primer proyecto de reconstrucción plantea ya las obras de una nueva localidad que constará de 543 viviendas, y que irá situada al sur de las coladas que arrasaron el barrio de Todoque. Liderado por el arquitecto Sergio González-Jaraba, el proyecto Cumbre Nueva 2021 plantea la construcción de una carretera que atraviese las coladas del volcán para poder dar acceso a la nueva zona residencial. En ese lugar estaba prevista la creación de un complejo turístico que nunca se desarrolló al estar incluido dentro del Espacio Protegido de Tamanca. El arquitecto promotor apeló ayer a que se cambien las normas de protección del suelo para posibilitar la construcción de estas viviendas. «No trata de destruir el terreno», destacó González-Jaraba. La iniciativa nace con el único propósito de «recuperar lo que la naturaleza nos ha quitado», recalcó.

Una familia pierde bajo la lava las quince casas que tenía en Todoque Agencia ATLAS

Sobre la elección de la localización, situada más al sur de la enorme cicatriz generada por las coladas volcánicas, González-Jaraba señaló que los vecinos afectados «no se tienen que ir al norte» de la Isla, ni tampoco «emigrar a la Península», y dejó claro que todo el territorio palmero es volcánico.

El responsable del proyecto Cumbre Nueva 2021 dijo que se trata de una zona que «podría estar afectada en el día de mañana» por otro volcán, «pero lo mismo pasa en todas las Islas Canarias». Por eso recalcó que es necesario «no transmitir un mensaje de negatividad» y si , en cambio, de «esperanza». «Ojalá podamos decir que por ahí no va a pasar nada, pero tenemos que seguir luchando con optimismo y firmeza para convivir con la naturaleza», sentenció González-Jaraba.

Sobre la financiación del proyecto, que el arquitecto calificó como «una solución parcial, esperanzadora, real y tangible», destacó que primero hay que resolver las indemnizaciones que reciba cada afectados, y a partir de ahí estudiar dos opciones. Ambas tienen como punto común la recalificación del terreno por parte del Gobierno de Canarias. Una de esas opciones de financiación apunta a que sea a través de fondos europeos, sin dejar de indicar González-Jaraba que «no hay proyectos para que lleguen esos fondos». La otra posibilidad es que cada afectado que reciba las ayudas la aporte a la urbanización, ejecutándola con financiación privada, para lo que se realizarán estudios económicos, según el urbanista.

González-Jaraba defendió que el proyecto intenta «crear algo para dar una oportunidad» generando no solo casas, sino también colegios, centros de salud y centros deportivos, para que los vecinos de las zonas afectadas «puedan recuperar sus vidas». Así, se propone la construcción con tipología de vivienda unifamiliar, aunque también plantean compartidas en propiedad horizontal.

La parcela donde se desarrollará Cumbre Nueva 2021 está situada a cuatro kilómetros al sur de Todoque y a uno de la Plaza de La Glorieta de Las Manchas.

«Es un terreno con una topografía adecuada para este tipo de instalaciones y unas condiciones climatológicas mejores incluso que en la zona de cumbre vieja», apuntó. Para ello se trabaja en cuatro escalas de proyecto. La primera es la ordenación territorial, donde se planifica la zona de recuperación de plataneras, industrial, viarios, centros de visitantes y vulcanológicos y zonas residenciales; la segunda comprende el desarrollo de la urbanización en sí; la tercera es el análisis de las edificaciones y viviendas a instalar; y por último, el desarrollo de materiales para esta urbanización reciclando parte de las cenizas expulsadas por el volcán.

Mar de bruma en el cono del volcán provocada por la lluvia Agencia ATLAS | EFE

Un equipo multidisciplinar, en el que también participan desde estudiantes de arquitectura hasta el conocido arquitecto Joaquín Torres, del estudio A-Cero, ejecutará esos trabajos. Torres, a través de un vídeo, señaló que «en menos de seis meses podemos construir viviendas de calidad de categoría Premium».

Estas viviendas también serían prefabricadas, instaladas por módulos, y en las que se utilizarán revestimientos y materiales reciclados de la ceniza del volcán, «creando una nueva ciudad con todos los servicios, que sea sostenible y ecológica», explicó González-Jaraba. «tiene que ser diferente y que busque la cohesión social y ciudadana. No son las parcelas de 2.000 metros que tenían antes, pero es una solución intermedia». Se garantizarían, a su juicio, «viviendas de calidad con mejores condiciones de habitabilidad que las viviendas tradicionales».

Sergio González-Jaraba se refirió a que una de las claves de este proyecto es activar la economía y crear empleo. Esto se lograría a través de la construcción de estas viviendas modulares en la Isla, creen los promotores. Para ello se formaría a los trabajadores palmeros, posibilitando también el ahorro de transportes y de producción. El arquitecto también aportó, como conclusión, que el proyecto se realiza con «la ilusión» de que los vecinos «lo vean como una oportunidad, una ventana abierta, una luz en la que se refleja la esperanza».

El campo de coladas de lava amanece con evaporación de vapor de agua tras el calentamiento del sol

Compartir el artículo

stats