Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

25N | Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer
José Juan Casañas Jefe de la Policía Local de Santiago del Teide

«Me siento mejor persona y más realizado desde que llevo casos de violencia machista»

José Juan Casañas.

La Delegación del Gobierno en Canarias entrega hoy los Premios Menina a personas y entidades por su lucha contra la violencia machista y uno le corresponde al policía local José Juan Casañas.

¿Qué ha supuesto recibir el Premio Menina de la Delegación del Gobierno en Canarias por su contribución en la lucha contra la violencia de género?

Me siento agradecido y de poder participar en la sociedad y familia en esta lucha. Para mí todas las personas que participan en la erradicación de la violencia son una asociación, una familia.

¿Cuál ha sido su aportación para obtener el galardón?

Ocurrió un jueves, un 13 de mayo, que me llamaron unos vecinos porque tres días antes unas personas observaron y grabaron en el sur de Tenerife cómo el agresor, dentro de un coche, apuñalaba con un destornillador a la víctima varias veces en el cuello y avisaron a la Guardia Civil. Tres días después apareció el coche en casa de la madre del agresor en Santiago del Teide por lo que la Guardia Civil se puso a investigar para la localización de la víctima y del autor. Cuando me personé en el domicilio hablé con la madre del autor y le dije que podría ser investigada al estar ocultando a su hijo y la víctima, si ese era el caso. Por detrás de la puerta apareció el agresor. Yo estaba librando ese día e iba de paisano, de modo que me identifiqué y le dije que solo quería ver si la víctima estaba bien de salud. Él me cogió de la mano y me llevó dentro de la vivienda. Me hizo pasar solo porque tenía una pareja de policías fuera esperando. En la parte trasera de la casa, tras una nevera pude observar a la víctima de pie toda forrada.

¿Qué sucedió a continuación ese día?

Cuando le pregunté si se encontraba bien no me pudo ni contestar. Solo con los ojos y el lenguaje corporal me pidió: por favor, sácame de aquí. Estaba forrada porque al haber sido apuñalada llevaba unos pañuelos en el cuello. En realidad, solo se le veía la boca, la frente y los ojos. Estaba tan tapada por las lesiones. Con la mirada y el estado de nerviosismo en que se encontraba me estaba pidiendo auxilio. El autor me sacó de la vivienda y llamé al comandante del puesto de la Guardia Civil de Playa San Juan al que le puse en conocimiento que, efectivamente, la víctima y el agresor estaban en la casa de la madre para que pidieran una orden de registro. Pero cuando hablaba con él el autor salió a la vía pública y procedimos a su detención. La víctima pudo salir también, le di protección y la introduje en un vehículo camuflado. Le intenté ofrecer agua, pero no podía ni beber. Todo salió bien. La víctima fue al hospital y ahora tengo muy buena relación con ella.

¿Ha participado usted en más casos de violencia de género aparte de este?

Prácticamente todos los meses actuamos de oficio por detenciones de violencia con algún extranjero, sobre todo. Por mi zona hay muchos hoteles. Desde que estoy de jefe, hace dos años, hemos puesto un dispositivo porque trabajamos con la Guardia Civil de Playa San Juan muy bien. Si las víctimas no tienen medios económicos ni de transporte cuando se presenta una denuncia de parte yo me comprometo a llevarla en un coche camuflado al Juzgado número 1 de Violencia, tanto de Arona como Penal de Santa Cruz y le doy un acompañamiento en todo el procedimiento judicial. También hago el seguimiento a todas mis víctimas del municipio de Santiago del Teide que tengan un nivel de riesgo bajo o no apreciado. En total cuento con 12 casos de víctimas de violencia de género a las que hago el seguimiento, pero que suelen ser agresiones con delitos leves de lesiones en casos de malos tratos, no una mujer retenida con puñaladas tres días en casa del agresor, como sucedió en mayo.

¿En qué ha cambiado su vida tras llevar estos casos?

Hace 25 años que soy policía local y este último me siento mejor persona y más realizado en mi trabajo desde que llevo casos de víctimas de violencia de género.

Compartir el artículo

stats