Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

La lava del volcán de La Palma cerca el punto de observación científica

La colada se mantiene a 30 metros del acceso a la montaña de La Laguna, que sirve a los técnicos como base para analizar la evolución de la emergencia y volar los drones de vigilancia

El volcán de La Palma mantiene su explosividad

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El volcán de La Palma mantiene su explosividad Isabel Durán

La lava se sitúa a solo 30 metros de la carretera de acceso a la montaña de La Laguna. Un enclave estratégico para los científicos que analizan la actividad del volcán de Cumbre Vieja y el avance de las coladas por la ladera este de La Palma. Una veintena de técnicos suben cada día a esta colina para observar de manera directa la evolución de la emergencia, pero también para volar los drones que permiten monitorizar el comportamiento de los ríos de roca fundida. El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, reconoce que quedarse sin esa «posición privilegiada» para la observación científica supondría una pérdida importante. A pesar de que la colada siete se encuentra a escasos metros de la vía de acceso a la montaña, Morcuende apunta que, de momento, no se contempla una ubicación alternativa para realizar esas tareas.

El aeropuerto de La Palma retoma la actividad con normalidad después de una semana sin conexiones aéreas por la incidencia de la nube de ceniza

decoration

El aporte de lava se condensa ahora en las coladas centrales, las que discurren entre las montañas de Todoque y La Laguna y las que alimentan la fajana que crece sobre la playa de Los Guirres. La lengua que sepultó el jueves el cementerio de Las Manchas y la planta fotovoltáica se ha unificado con la colada 11 y avanza sobre terreno ya hollado. La portavoz del comité científico, María José Blanco, destacó que se han localizado «pequeños desbordamientos» en la zona de Las Norias, aunque la lava ha ganado viscosidad y avanza con lentitud.

El paso de la lava ha arrasado 1.151 hectáreas del Valle de Aridane, lo que supone el 1,6% de la superficie de la isla, y la extensión de cultivos afectados suma 341,51 hectáreas. Las plantaciones de plataneras han sido las más perjudicadas, con un total de 212,07 hectáreas, pero también hay 60,02 hectáreas destinadas a la viña y 26,42 a aguacateros que están cubiertas por material volcánico. A esto hay que sumar más de 90 hectáreas de fincas que han quedado aisladas, por lo que sus cosechas también se perderán. Según los últimos datos del Catastro, 1.506 edificaciones ha sido destrozadas, de las que 1.212 son viviendas.

La buena noticia llegó ayer desde el aeropuerto de La Palma que, tras una semana inactivo, volvió a retomar la actividad con normalidad. Los aviones volvieron a la pista del aeródromo por la tarde, gracias a los trabajos de limpieza que se llevaron a cabo a lo largo de la mañana para liberar la plataforma de ceniza. Estas labores se complicaron debido a las fuertes precipitaciones de las horas anteriores. Ayer operaron en la Isla Bonita siete aviones, todos interinsulares, y hoy se prevé una treintena de vuelos (18 con Tenerife Norte, ocho con Gran Canaria, dos con Madrid y dos con Zúrich).

El régimen de vientos mantendrá la nube de cenizas hacia el este y el sureste de la isla, lo que favorecerá a la operatividad del aeropuerto durante los próximos dos días. Si bien, el incremento de los vientos alisios en la zona de El Paso provocó una recirculación de las cenizas ya depositadas y la calidad del aire empeoró en la zona de exclusión, lo que impidió el acceso a los vecinos y regantes.

Los indicadores que permiten intuir lo que puede estar ocurriendo en el interior del volcán de Cabeza de Vaca permanecen estables. El comité científico confirmó una deformación de seis centímetros del suelo en la estación más próxima al cono volcánico, aunque han apuntado que se trata de un episodio local. En esta zona las deformaciones han llegado a alcanzar los diez centímetros semanas después de la erupción, que hoy cumple 71 días. El tremor volcánico, la sismicidad intermedia y la profunda se mantienen en niveles bajos. En 24 horas –desde las 20 horas del viernes a las 20 horas de ayer– se confirmaron 79 terremotos en La Palma. El más importante tuvo una intensidad de 3,6, se produjo a las 13.53 horas, a 36 kilómetros de profundidad y el epicentro se localizó en la Villa de Mazo.

Compartir el artículo

stats