Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanizaciones de mantelinas

La ULPGC identifica la mayor distribución de chuchos y rayas en las islas orientales | El estudio permitirá elevar la protección de especies de gran valor ecológico y económico

Ejemplar de chucho amarillo sobre fondo arenoso en aguas canarias.

Las islas centrales y orientales concentran la mayores poblaciones de chuchos, rayas y mantelinas, tanto en aguas someras como más profundas. Así lo recoge el estudio realizado por investigadores del Instituto Universitario de Investigación en Acuicultura Sostenible y Ecosistemas Marinos (IU-Ecoaqua) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), bajo la dirección de Fernando Tuya, que permitirá identificar las áreas más importantes en las que habitan once especies de batoideos, de cara a elevar los niveles de protección. Dichas especies tienen un gran valor ecológico y económico, al ser una de las principales atracciones en la industria del buceo en las Islas, y muchas de ellas se encuentran amenazadas.

«Los chuchos, las mantelinas, las rayas…, son organismos que tienen un valor añadido porque son muy atractivos para el buceo recreativo, una actividad en constante apogeo en Canarias, que se desarrolla en contacto con el medio ambiente y que genera mucha actividad económica. Los batoideos son muy espectaculares e icónicos, por lo que son objeto de demanda de muchos clientes de los centros de buceo», indicó Fernando Tuya, investigador del grupo de Biodiversidad y Conservación (Biocon) del Instituto Universitario Ecoaqua.

La Palma, El Hierro y La Gomera son poco atractivas para estas especies al carecer de plataforma continental

decoration

Según destacó el investigador principal, la principal conclusión del estudio es la abundancia de once especies de batoideos en aguas canarias, concretamente en Gran_Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y_Tenerife. «Obedece fundamentalmente a que las islas occidentales -La Palma, El Hierro y La Gomera-, son mucho más jóvenes, carecen de plataforma continental, disponen de hábitats poco idóneos para este tipo de especies», apuntó Tuya sobre el estudio que permitirá gestionar la interacción de estos animales con la actividad humana y elevar su protección.

Lista Roja

Según revela la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), tres de estas especies están clasificadas como «en peligro crítico» -Aetomylaeus bovinus, Dipturus batis y Myliobatis Aquila; tres están «en peligro» -Gymnura altavela, Mobula mobular y Rostroraja alba-; dos son considerados «vulnerables» -Dasyatis pastinaca y Raja maderenseis; y dos cuentan con «datos insuficientes» -Taeniurops grabata y Torpedo marmorata-. Sólo una de las once especies estudiadas, la Bathytoshia lata, es de «preocupación menor».

En el estudio se recogieron un total de 226 registros de batoideos. En las islas centrales y orientales, se observaron en una mayor variedad de hábitats, en relación con las islas occidentales, donde fueron registrados exclusivamente en los arrecifes.

En torno al 52% de los batoideos declarados se observaron bajo piscifactorías de jaulas marinas

decoration

En torno al 52% de los batoideos declarados se observaron bajo piscifactorías de jaulas marinas -«Se meten debajo de las jaulas y aprovechan el excedente de pienso que se le da a los peces que se están cultivando como doradas o lubinas, para poder alimentarse»-; mientras  que el 28% se localizan en arrecifes, un 12% en praderas marinas y otro 7% en fondos arenosos. «Contrariamente a estos patrones, el único individuo de la carismática raya gigante, Mobula mobular, se observó en las islas occidentales.

El estudio ha sido publicado en la revista científica Ecology and Evolution, por los investigadores Fernando Tuya, Fernando Espino, David Jiménez-Alvarado, Juan José Castro, Fran Otero-Ferrer y Ricardo Haroun, todos miembros del grupo Biocon del IU-Ecoaqua; Eva Meyers del Museo de Investigación Zoológica Alexander Koenig (ZFMK); Ricardo Aguilar, de Oceana; y Néstor Echedey Bosch, de la Asociación Biodiversidad Atlántica y Sostenibilidad (ABAS).

Compartir el artículo

stats