Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma | Medidas para salir de la crisis

Un barraquito por los afectados del volcán de La Palma

Hosteleros murcianos proponen sustituir durante dos semanas su café asiático por la bebida canaria | Esperan recaudar 10.000 euros para los «compañeros afectados»

David Mazón con un barraquito a la izquierda y un café asiático a la derecha.

Varios negocios de hostelería de la Región de Murcia se han sumado a una iniciativa que pretende sustituir durante dos semanas su café asiático por el barraquito canario. Todos los beneficios, sus mejores previsiones apuntan a los 10.000 euros, se destinarán a los empleados de los locales de restauración palmeros que se han visto afectados por la erupción del volcán de Tajogaite.

Un gesto tan cotidiano en las islas occidentales, el de entrar en una cafetería y tomarse un barraquito, se va a convertir durante dos semanas en la Región de Murcia en un acto solidario con los afectados por la erupción del volcán de Cumbre Vieja. El presidente de la Asociación de Baristas (Asbaremur), David Mazón, y el creativo Jorge Martínez, con experiencia en proyectos sociales, lideran una acción que invita a la hostelería murciana a sustituir durante 15 días el café asiático, estandarte de la elaboración cafetera de la Región de Murcia, por el barraquito, de características muy similares, para hermanar ambos territorios.

Teniendo como punto de partida el eslogan Pide un barraquito, pide ayudar, los impulsores de la esta idea –la plataforma de hosteleros de la zona, la Hostelería de España y el Instituto de Turismo de Murcia– quieren aportar su granito de arena para combatir los devastadores efectos de la erupción volcánica que se originó el pasado 19 de septiembre.

El reto es recaudar en la primera quincena de diciembre 10.000 euros que se gestionarán a través de la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo y Hostelería de España, para que los fondos lleguen a los empresarios hosteleros de La Palma damnificados de forma directa por el volcán. Además, se ha creado otra forma de colaborar, a través de una fila cero que recibe donativos, a partir de un euro, a través de una cuenta abierta por HoyTú exclusivamente para ayudar a la comunidad de hosteleros afectados por el volcán.

Mazón destaca que quieren «intentar conseguir una cantidad importante de dinero para ayudar a nuestros compañeros que lo están pasando mal», animando a los hosteleros murcianos para que la gente «sustituya nuestro café asiático por el barraquito»

Por eso, el presidente de Asbaremur destaca el cariño y profesionalidad con el que los baristas elaboran cada café, y ha agradecido la participación de los empresarios y hosteleros de la Región de Murcia y la «generosidad» de las empresas del café que se han sumado a la iniciativa para la donación.

En este sentido, insiste en que «aún se pueden sumar más establecimientos» a un proyecto que «surgió en mi barra, hablando entre amigos», para ver cómo podían generar estos recursos para Isla Bonita. «Todo lo que estaba en el aire se pudo conformar al cruzarse en nuestro camino el publicista Jorge Martínez», destaca el barista.

Características similares

El barista describe que para servir estos barraquitos en Murcia se utilizará la «maravillosa» copa del café asiático, añadiendo leche condensada, licor, la extracción de café y «un poco de leche emulsionada». A eso «le sumamos un toque de canela y limón», siendo un combinado «muy similar a nuestro café asiático», pero con la salvedad de que no se le incluye brandy, que es una característica del murciano.

Para promocionar el consumo del barraquito se cuenta con unos posavasos diseñados para la ocasión, y con los que también se pretende visibilizar las cafeterías y bares que se sumen al proyecto para demostrar «la región solidaria que somos», recalca David Mazón.

De esta manera, los casi 2.000 kilómetros que separan en línea recta la isla de La Palma de la Región de Murcia quedan reducidos a una simple bebida con la que se pretende remover conciencias a través de la petición de un café en cualquier bar, restaurante o cafetería murciano, una región de gran tradición cafetera, que se haya «alistado» en este llamamiento por La Palma.

A Mazón se ha unido al publicista Jorge Martínez, que destaca una tradición local, de la que dijo que «tiene como emblema el café asiático». Sobre este plan comentó que permitirá hermanar dos tierras, «y hacerlo además de una bebida que tomamos a diario y al que no le damos el valor».

Martínez indica que «es una manera distinta de poder establecer una relación emocional» entre los habitantes de la Región de Murcia y la gente de La Palma, «en un momento en el que todos estamos sintiendo mucha empatía con la gente que está sufriendo este desastre natural», añadió, siendo además «una manera de ayudar» en la que todos los hosteleros «están arrimando el hombro para ayudar a sus compañeros».

El creativo también pone en valor que esto es algo que ha conseguido juntar a muchos colectivos, «pero que surge de David Mazón», contando con «la generosidad y apoyo de marcas que son las que han hecho posible el proyecto». Pide un barraquito, pide ayudar se activará durante el puente de La Inmaculada, aunque «ya hay mucha gente pidiendo los barraquitos», añade Jorge Martínez, quien exalta que «ojalá tengamos que ampliarla más días» por el éxito que tenga entre los murcianos. Además, destaca que «no se trata solo de recaudar fondos, también de sensibilizar para que los murcianos encuentren en el café un vínculo solidario».

El barraquito

El barraquito de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, también conocido en algunas zonas como zaperoco, es una bebida dulce de café muy popular. Frecuentemente se sirve por capas, gracias a las diferentes densidades de sus ingredientes, que son, del inferior al superior, leche condensada, licor, café expreso y leche espumada. Se sirve en un vaso mediano o alto, y se decora con canela en polvo y piel de limón o lima. El licor suele ser Licor 43, un producto dulce aromatizado con cuarenta y tres especias, o bien Tía María, que es un licor de café jamaicano con un ligero toque de vainilla. También existe una versión sin alcohol. Para prepararlo, cada camarero posee su propia receta, aunque la más extendida introduce en el vaso en primer lugar la leche condensada, y en orden, el licor, el café, la leche, espolvoreada con canela y limón. Si se desea hacer por capas, se sigue este mismo orden, según sus densidades relativas, y se estabilizan con la ayuda de una cucharilla,


Compartir el artículo

stats