Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seguimiento de la pandemia

España investiga en sus aguas residuales la expansión de ómicron

Los laboratorios ya trabajan para rastrear la presencia de esta variante del coronavirus en miles de muestras recogidas en depuradoras de todo el país

Una de las depuradoras incluidas en el programa español de seguimiento del covid-19 a través de las aguas residuales.

Hay dos maneras de monitorizar la expansión de la pandemia: fijarse en la fotografía que dan los resultados de los tests de diagnóstico o mirar la imagen que arrojan las aguas residuales. El primer método recoge información sobre las personas que, por un motivo o por otro, han tenido la sospecha de estar contagiadas y se han realizado una prueba diagnóstica. El segundo, en cambio, muestra una panorámica sobre la presencia de este virus en la población (en la que también se incluye información sobre asintomáticos y no diagnosticados). En estas semanas, mientras España ha confirmado los primeros casos de la variante ómicron en el territorio, en depuradoras de todo el país se trabaja para entender qué tan extendido está este linaje emergente.

"En las últimas semanas, en aguas residuales españolas solo se ha visto la presencia de la variante delta… porque todavía no sabíamos que teníamos que buscar ómicron", explica Francisco Javier Sánchez Martínez, subdirector general de protección de aguas y gestión de riesgos del Ministerio para la Transición Ecológica. Según explica el experto, desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló esta variante como motivo de preocupación, "los laboratorios están trabajando sin descanso para ‘afinar la maquinaria’ que permita analizar la presencia de ómicron en España".

"Los laboratorios están trabajando sin descanso para ‘afinar la maquinaria’ que permita analizar la presencia de ómicron en España", Francisco Javier Sánchez Martínez

decoration

En las últimas semanas, argumenta Sánchez Martínez, es posible que los análisis de las aguas residuales arrojaran un resultado aguado. Sobre todo porque, tras las precipitaciones que en los últimos días han afectado a gran parte de la península, la lluvia ha diluido la concentración de virus en el agua. Ahora que ha vuelto el buen tiempo, los técnicos del Ministerio y de las comunidades autónomas trabajan para realizar el primer análisis que podría mostrar la presencia real de ómicron en España. Si todo va bien, el primer informe sobre la cuestión podría publicarse a mediados de la semana que viene, después del puente de diciembre.

"Ojalá no encontremos nada"

"Si se encuentran trazas de ómicron, todo apunta a que será en concentraciones muy pequeñas. Es decir, esperemos que haya una presencia preponderante de la variante delta y solo una pizca de ómicron. Pero la verdad es que ojalá no encontremos nada. Ojalá la expansión de este linaje sea aún algo muy anecdótico en España", comenta Sánchez Martínez en una entrevista concedida a El Periódico de Catalunya. "Cataluña ya ha encontrado algunas señales que apuntan a la presencia de ómicron, pero todavía es pronto para confirmarlo. Habrá que esperar como mínimo al informe de la semana que viene para tener pruebas sólidas de si ómicron está aquí o no", añade. 

Si se encuentran trazas de ómicron, todo apunta a que será en concentraciones muy pequeñas

decoration

Según explica este experto, si el análisis de la semana que viene solo encuentra muestras aisladas de ómicron en las aguas residuales españolas, lo más probable es que todavía haya muy pocas personas infectadas por esta variante en el país. Por el contrario, si el estudio encontrara grandes presencias de este virus en las depuradoras nacionales es posible que, más allá del puñado de casos confirmados en los últimos días, ya estemos ante algún nivel de transmisión comunitaria de ómicron en España.

El mundo también mira a sus aguas residuales en busca de pruebas sobre la expansión de ómicron. En India y Estados Unidos, por ejemplo, diferentes equipos de investigación ya han anunciado programas específicos para rastrear la presencia esta variante a través de sus depuradoras. En el viejo continente, la Comisión Europea convocó este viernes a todos los expertos de los diferentes estados miembros para afinar la tecnología necesaria para detectar este tipo de mutaciones. El resultado de estos estudios, afirman los expertos, será clave para diseñar medidas para frenar la expansión de este linaje que desde hace semanas mantiene al mundo en vilo.

n laboratorio estudia las muestras de aguas residuales recogidas para estudiar la evolución de la pandemia de covid-19 en España. EPC

Más puntos de control

Hace ya un año y medio que las depuradoras se han convertido en uno de los principales mecanismos de control de la pandemia en España. "Lo más importante y lo más preciso son los datos que dan los análisis clínicos, como los tests de antígenos y las PCR, que es lo que permite sacar información tan relevante como el número de infectados y la incidencia acumulada. El estudio de las aguas no sustituye esto, pero sí proporciona una red de seguridad clave para saber el estado de salud de las ciudades analizadas", comenta Sánchez Martínez, como portavoz del proyecto estatal 'Vatar-covid-19', encargado de la vigilancia microbiológica del coronavirus como indicador epidemiológico de la pandemia en España.

El estudio de las aguas proporciona una red de seguridad clave para saber el estado de salud de las ciudades analizadas

decoration

El proyecto arrancó en julio del 2020. Desde entonces "cada semana, el mismo día y a la misma hora" se recogen muestras de agua residual de unas decenas de depuradoras españolas que, a su vez, han sido seleccionadas por Sanidad y las comunidades autónomas como puntos de referencia para tener una muestra representativa de la población española. "Antes de recoger muestras hay que tener en cuenta que cada ciudad tiene una vida distinta. No es lo mismo recoger una muestra del agua un día laboral a primera hora que un día festivo, cuando la gente se levanta más tarde y cambia su rutina", comenta Sánchez Martínez para poner en contexto la complejidad del proyecto y los múltiples factores que pueden afectar a la lectura de los resultados.

Recogida de una muestra de agua en una depuradora española. EPC

El programa arrancó con 38 depuradoras. Hace unos meses, la Comisión Europea pidió a los estados miembros que ampliaran este sistema de seguimiento en todas las ciudades con más de 150.000 habitantes. En España, esto equivaldría a unos cuarenta puntos. "Entre finales de este año y principios del que viene queremos ampliar el programa hasta llegar a unas 60 depuradoras", explica Sánchez Martínez en declaraciones a este diario. El objetivo, detallan desde MITECO, es recoger hasta 3.960 muestras de agua residual para rastrear la expansión del coronavirus.

Rastreo de variantes emergentes

En octubre, el proyecto también empezó a rastrear la presencia de las diferentes variantes de coronavirus en las aguas residuales españolas. "El 'coronavirus original' que surgió en Wuhan prácticamente ya no existe. Desde octubre hasta ahora, la variante delta ha sido la predominante en toda España”, comenta portavoz del proyecto ‘Vatar-covid-19’. "Este tipo de estudios son muy complejos porque no encontramos muestras completas del virus, sino que buscamos dianas específicas de cada linaje para medir la presencia de estas variantes en el territorio", matiza.

En las próximas semanas, además, todo apunta a que se desplegará una fase más de este proyecto. "El surgimiento de la variante ómicron ha demostrado que, más allá de buscar los linajes que ya conocemos, hay que hacer una vigilancia activa de las variantes emergentes. Por eso mismo, una vez al mes haremos un ‘barrido general’ sobre cómo está el genoma del virus en las aguas residuales para identificar así posibles nuevas variantes y mutaciones", explica Sánchez Martínez. La primera prueba piloto de este proyecto podría realizarse en tan solo 15 días y contará con alrededor de 1.000 muestras recogidas por toda España. 

Compartir el artículo

stats