Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma | Movilización estudiantil

Los estudiantes del Valle de Aridane reclaman una EBAU “adaptada” al volcán de La Palma

Un centenar de estudiantes de Bachillerato reclaman en la capital palmera unos exámenes que tengan en cuenta las circunstancias derivadas por la catástrofe

El volcán de La Palma, desde Cabeza de Vaca

El volcán de La Palma, desde Cabeza de Vaca La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El volcán de La Palma, desde Cabeza de Vaca Ramón Pérez

Alumnos de segundo de Bachillerato de los centros de Enseñanza Secundaria del Valle de Aridane tomaron ayer las calles de Santa Cruz de La Palma para pedir la realización de una Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (EBAU) en 2022 adaptada a las circunstancias que sufren desde el pasado 19 de septiembre.

Un centenar de jóvenes gritó consignas referidas a la consejera regional de Educación, Manuela Armas, y el presidente del Cabildo palmero, Mariano Hernández Zapata, durante un recorrido que les llevó desde la Plaza de España capitalina hasta la sede de la institución insular.

Los manifestantes tienen dudas de que sus padres «puedan costear sus estudios» tras lo ocurrido

decoration

Los afectados por la erupción volcánica que se enfrentan a EBAU al finalizar el presente curso escolar reclaman que están en una situación de desigualdad frente al resto de estudiantes del Archipiélago y de todo el país. De esta manera, alumnado del IES José María Pérez Pulido y el IES Eusebio Barreto, de Los Llanos de Aridane, y el IES El Paso, reivindican que los alumnos que han tenido que parar sus clases por la erupción del volcán no pueden elaborar la EBAU al mismo tiempo que el resto de los alumnos canarios, ya que sostienen que la crisis volcánica ha dificultado el desarrollo de la vida y la educación en los municipios afectados.

Andrés Paz, uno de los afectados, reivindica una EBAU «ajustada a las condiciones que hemos vivido los últimos dos meses y medio». Se refiere el estudiante a que desde que se inició este proceso se suspendió la actividad lectiva presencial en los centros del Valle de Aridane, que no se reanudó hasta el 18 de octubre, un mes después. Desde entonces han tenido intermitencias, «con días en los que no hemos podido ir por la calidad del aire, y cuando si hemos podido ir nos hemos encontrado con que nuestra situación no ha sido la adecuada para la adquisición de contenidos que necesitamos para la prueba de EBAU», reclama. Además, incide en que «muchos de nosotros estamos pendientes de si nos evacúan o de si la lava se lleva nuestros hogares».

Sobre la situación psicológica de estos jóvenes, Andrés lamenta que «donde la gente ve una iglesia que cae o un colegio devastado por la lava, nosotros vemos la iglesia en la que nos bautizamos y el colegio en el que estudiamos», lo que genera una situación «muy compleja que impide que podamos adquirir esos conocimientos adecuadamente».

Andrés también considera que la solución aportada por la Consejería de Educación, referida a una semana más de clases y dos horas de refuerzo, manteniendo la fecha de la EBAU, les perjudica, ya que «el tiempo que van a tener el resto de centros para estudiar la prueba, nosotros vamos a tener que dedicarlo a las clases», por eso insisten en una prueba selectiva que sea adaptada a los contenidos que han podido impartir. Además, el joven anuncia que un grupo de estudiantes ha comenzado a trabajar un paquete de medidas que trasladarán en breve a la Consejería para que «cuenten con nuestro punto de vista» a la hora de tomar una decisión definitiva.

La cabecera de la manifestación recorre la Calle Real de la capital palmera. Ramón Pérez

Otra menor participante en la manifestación, Brenda Remedios, se refiere también a que mientras hay alumnos están estudiando, «nosotros tenemos que estar echando una mano en todo lo que tiene que ver con el volcán», ya que, «aunque seamos adolescentes también tenemos que asumir una pequeña responsabilidad en nuestros hogares, ayudando a la limpieza de ceniza».

Por eso, Noelia González considera que están «en una situación de desventaja con alumnos de otros centros de la propia Isla», teniendo incluso en cuenta que «estamos dando un temario preparado para la pandemia, que es más reducido», pero lamentando que «aun así es que no llegamos».

Por eso considera que la solución aportada por la Consejería de Educación no les resuelve el problema, ya que “con una semana más de clase no vamos a ponernos al día en los contenidos que hemos perdido en un mes».

Sobre eso también se refiere Claudia Pages, quien recuerda que tras a erupción volcánica «estuvimos un mes sin clases, después volvimos a las aulas durante dos semanas», y desde entonces la actividad ha sido intermitente con clases telemáticas y «viendo los contenidos de manera rápida y de la forma más óptima», señala. Por eso considera que «todo eso nos impide afianzar los conocimientos al nivel que lo pueden hacer otros centros de La Palma o de otras islas».

Claudia no quiere un trato de favor para ella y sus compañeros, pero «si algo justo que se adapte a nuestras circunstancias», ya que recuerda que lo peor que están pasando es vivir con la incertidumbre «de lo que está por venir», ya que actualmente desconocen cuál va a ser su futuro e incluso «si nuestros padres van a poder costearnos los estudios».

En esa línea también se pronuncia Noé Fernández, quien también desconoce «lo que nos deparará el futuro» y cómo evolucionará esta situación del volcán. Por eso, «dentro del desastre que está causando», se atreve a pedir «un poco de consideración por parte de Educación hacia nosotros», ya que recuerda que están compitiendo con estudiantes que quieren una plaza universitaria en toda España, «y los poco más de 100 estudiantes de Bachillerato en Los Llanos de Aridane estamos afectados y en desventaja».

Estos estudiantes cuentan con el apoyo de todo el profesorado de los centros y de los consejos escolares, lo que recuerda el director del IES de Los Llanos de Aridane, José Manuel González. Para él, las peticiones de los estudiantes son «una reivindicación justa».

González destaca que la realidad que se vive en el Valle de Aridane «no es la realidad del resto de Canarias, eso hay que tenerlo en cuenta», considerando que «es difícil vivir esta situación directamente», ya que hay alumnado que convive aún cerca de las zonas afectadas, y otros están evacuados de sus domicilios.

El profesor se refiere también a que «están desubicados», por lo que la Consejería «tiene que entender esta situación». Por esa razón le han querido trasladar que el ánimo de este alumnado, sus familias y el propio profesorado «es muy distinta a otros entornos educativos incluso de la Isla».

Recuerda José Manuel González que los tres centros afectados enviaron el pasado 3 de noviembre una carta a la Consejería de Educación requiriendo una alternativa para estos estudiantes. Hasta el momento, «nos han dicho que el examen será como en pandemia», reclamando también que haya otra diferenciación con el alumnado de la zona.

Para González la solución también es un examen adaptado a los contenidos que estos estudiantes hayan podido impartir, reclamando que «una tragedia tan excepcional como esta, también requiere de medidas excepcionales para este alumnado, que tendrá que tener alguna diferenciación con el resto».

Compartir el artículo

stats