Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma | Afectados

La asociación Niños Especiales de La Palma, reinventarse o desaparecer por el volcán

El colectivo mantiene sus terapias y actividades adaptadas a la situación, tras ser desalojados por el volcán

12

Asociación NEP - La Palma

El primer día de la erupción, el personal de la asociación Niños Especiales de La Palma tuvo que recoger lo poco que pudieron y abandonar las instalaciones de su centro rehabilitador en Jedey. Desde entonces, y pese a las adversidades, no han parado ni un solo día de realizar sus terapias y actividades.

El 19 de septiembre, la asociación Niños Especiales de La Palma (NEP) tuvo quizás la mayor disyuntiva de su trayectoria. El volcán de Cumbre Vieja, al estallar, les obligó a abandonar su centro de día y rehabilitador en el barrio de Jedey, al sur de Las Manchas, por la amenaza de las coladas de lava. En ese momento comenzó una nueva aventura para la entidad social, que tuvo que reinventarse para poder continuar ejerciendo su labor y adaptar sus terapias y actividades a las nuevas circunstancias, primero atendiendo a los usuarios a domicilio y luego acondicionando locales cedidos por varias corporaciones municipales de la isla.

Según la presidenta de NEP, Isabel Martín González, el volcán llegó «para chafarnos un poco lo que habíamos conseguido». Tras tantos años de pelea por lograr unas instalaciones como las que tenían en Jedey, se les arrebató la posibilidad de disfrutarlas y ayudar a todas esas familias con parientes que padecen alguna lesión neurológica o de componente genético que les causa una discapacidad. Aun así, tiene claro que la única forma de actuar es la de «apechugar y tirar para adelante». 

Actualmente, y debido a que las coladas han destruido las carreteras que unían el valle de Aridane con el sur, han tenido que dividir su atención en dos puntos: uno en Los Llanos de Aridane, en unos locales municipales cedidos por la asociación de vecinos de Triana y el propio Consistorio, y otro en el centro cultural Los Canarios, en Fuencaliente y también cedido por el Ayuntamiento. Además, para algunos de los usuarios que, por sus patologías, no pueden respirar el aire viciado que expulsa el volcán, también atienden a domicilio. «Todos nos hemos visto obligados a permanecer más tiempo en casa, por lo que hemos reforzado la actividad física de estas personas, junto con un refuerzo de la fisioterapia para mantener las capacidades físicas y emocionales, que son muy importantes», explicó la directora de NEP, Omaira Álvarez Guerra. 

Una de las actividades que han tenido que reinventar es la acuática que practicaban en la piscina climatizada y cubierta del centro rehabilitador. Una de las terapias más importantes, además, para mejorar las capacidades cognitivas y físicas de los usuarios, que son una veintena en el centro de día, al que acuden personas de más de 16 años, y casi 40 en el centro rehabilitador del que se benefician menores de 16 años que acuden a clases por las mañanas. En palabras de Isabel Martín, es en la piscina donde, de una manera u otra, «más se expanden y más creatividad tienen». Al no contar con ella, han tenido que sustituirla por otras acciones físicas que puedan suplir estas carencias. Su compañera Omaira, agregó que todo ha sido un continuo «ensayo y error», y que han ido solucionando poco a poco, según iban surgiendo, los problemas. 

Esta semana, en los locales que se han cedido a NEP en el barrio de Triana, en Los Llanos de Aridane, las personas beneficiarias del centro de día han realizado actividades relacionadas con la Navidad que está por llegar, y que a muchas de ellas entusiasma. Es el caso de Elvira, que pintaba piñas de los pinos de un alegre color verde mientras sonreía ampliamente. Al ser preguntada por cuál era el día que más ilusión le hacía de estas fechas, señaló sin dudarlo que era el de Reyes, porque le traían muchos más regalos que Papá Noel, ya que «los camellos pueden cargar más». En concreto, de las tres majestades la que más le gusta es Melchor «por su gran barba blanca y porque es el más generoso», dijo riendo a carcajadas. 

Según la directora de NEP, "todos nos hemos visto obligados a quedar más tiempo en casa por lo que hemos reforzado las actividades físicas"

decoration

Y es que uno de los principales objetivos que tiene la asociación NEP es que los usuarios del centro de día trabajen actividades de su día a día, conectar con las acciones propias de cada momento del año, ya que ayudará a estas personas a contextualizarlas y entenderlas mejor. Lo mismo ha pasado con circunstancias extraordinarias, como han sido la pandemia primero y ahora el volcán. «Lo hemos ido viendo con el transcurso de las semanas, tratamos de dar toda la información tanto a las familias como a los usuarios lo más actualizada y adaptada posible», explicó Álvarez Guerra. Pero también ha habido momentos de desconexión para que pudieran olvidar por un día el drama a su alrededor causado por Cumbre Vieja, yendo de excursión a otros puntos de la isla alejados del valle de Aridane.

Oleadas de solidaridad

Una vez que parece que el volcán ya se ha apagado, toca pensar en cuándo podrán regresar a sus instalaciones de Jedey y en cuál es su estado después de estos meses de erupción. En todo este tiempo, han podido entrar a la zona de exclusión a revisarlo en tres ocasiones, la última de ellas hace algo más de una semana. En esta última visita, reconoció Martín González, detectaron unas filtraciones en la sala de máquinas de la piscina, algo que les preocupa porque no saben si se debe a alguna rotura o a que pudo haber entrado agua de las lluvias que han caído. «Cuando vayamos a empezar, que tenemos claro no será a corto plazo, habrá que llevar a un perito para hacer una revisión», aclaró la presidenta de la entidad social, quien también mostró su inquietud ante la falta de una vía de acceso desde el Valle hacia esta zona, lo que les obliga a tener que dar un gran rodeo por el túnel de la cumbre para llegar al sur. 

En cualquier caso, tanto para poder mantener su actividad en estas semanas tan duras, como para poder poner de nuevo en funcionamiento su centro en Jedey, NEP ha contado con una inestimable ayuda, hasta el punto que su presidenta admitió que se le ponen «los pelos de gallina» al ver la cantidad de iniciativas solidarias que han surgido en toda España para colaborar con ellos. «Aparte de la ayuda económica que hemos recibido, ayuda también el apoyo y la energía que nos dan, y que nos animan a seguir adelante», concluyó, por su parte, Álvarez Guerra.

Compartir el artículo

stats