Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma | Iniciativas altruistas

Una iniciativa de crowdfunding ayuda a un afectado por el volcán de La Palma a empezar de cero

La empresa en la que trabajó 40 años Eligio Tejera pone en marcha un plan en Internet para recaudar fondos y que pueda reconstruir su vida

Eligio chequea la página web de Go Fund Me con la campaña de crowdfunding iniciada por su empresa. Andrés Gutiérrez Taberne

El 19 de septiembre, Eligio Tejera tuvo que abandonar su casa en Todoque. La colada primigenia del volcán de Cumbre Vieja se la llevó por delante pocos días después. Ahora, su empresa lleva más de 7.350 euros recaudados para que pueda reconstruir su vida, gracias a las donaciones altruistas de 157 personas.

El volcán de Cumbre Vieja destruyó el hogar de Eligio Tejera y su familia en septiembre, cuando la colada de lava primigenia arrasó el barrio llanense de Todoque. Solo pudo sacar unos pocos enseres y recuerdos de la que había sido su casa durante cuatro décadas, y que construyó poco a poco, granito a granito, con su sueldo desde que comenzara a trabajar como técnico de una empresa de ascensores en la isla Bonita. Ahora, se ve sin nada, teniendo que empezar de cero. Justo el mismo año en el que se prejubiló. Por ello, el lugar en el que trabajó toda su vida laboral ha puesto en marcha una campaña de crowdfunding para recaudar dinero con el que Eligio pueda reconstruir su hogar y su vida.

Han pasado ya tres meses desde que la vida de Eligio y su familia cambió para siempre. Con poco margen de actuar, tuvieron que subir a furgonetas y todoterrenos, algunos de ellos prestados, parte de su historia para llevarla lejos de las coladas de lava que se abalanzaban sobre Todoque, después de haber destruido decenas de casas en El Paraíso y los caminos entre medias. «El terreno era de mi suegro. Él vivía en una esquina de la parcela, a continuación construyó una de sus hijas, y a continuación construí yo, es decir, la otra hija», explica cerca de la que es ahora mismo su vivienda provisional, una pequeña casa entre Los Llanos y El Paso en la que está alquilado. No obstante, la propiedad se encuentra en venta y, aunque su propietario le ha asegurado que le dejará un margen de al menos cinco meses, recibe alguna que otra visita de gente interesada. 

Por ello, lleva semanas dándole vueltas a la cabeza sobre dónde y cómo puede reconstruir su vida. Lo que parece ganar peso es la opción de comprar una pequeña parcela en algún punto de la Isla en la que pueda construir una casa prefabricada. Una solución que le permitiría tener, en poco tiempo y a bajo coste, un techo bajo el que poder empezar de cero, y que es cada vez más atractivo entre muchas personas. Y es en eso en lo que su empresa de toda la vida le ha querido ayudar. A través del crowdfunding (micromecenazgo en español), buscan recaudar donaciones desinteresadas de personas de todas partes del mundo. En principio, la idea era animar a otros técnicos de esta multinacional a que aportaran su granito de arena, pero al lanzar el proyecto en la web gofundme.com, ha llegado a mucha más audiencia. Desde finales de octubre hasta ahora, han llegado hasta 157 donativos por valor de 7.360 euros, y la meta es conseguir poco más del doble, unos 15.000 euros. 

Eligio afirma que la única esperanza que le queda «es comprar un terreno y construir una casa prefabricada»

decoration

«Me siento muy, muy, muy agradecido con esta gente. Yo no les conozco de nada, solo sé que son compañeros de trabajo, y están aportando su granito de arena para poder ayudarme», expresa Eligio, visiblemente emocionado. Y es que, tal y como destaca, la solidaridad que están recibiendo los afectados por el volcán de Cumbre Vieja no tiene parangón y llega desde cualquier rincón del mundo. En su caso concreto, ha recibido donativos en gofundme.com procedentes de Alemania o Portugal, donde también hay sucursales de la empresa para la que trabajaba. «Hay mensajes de compañeros de trabajo en los que me mandan muchos ánimos», señala el hombre, a quien otra gente también le ha aportado dinero a través de la plataforma Bizum.

Pero a pesar de todo ello, y ya a sus 63 años, reconoce que no le queda mucho optimismo: «Qué va, yo esperanza no tengo. La única es, o yo conseguir un terreno, o que alguien me dé un terreno para poder yo edificar. Con la edad que tengo ya, pues tú veras...». Esa ilusión por un futuro incierto, del que reconoce sentir algo de vértigo, se la deja a la gente joven «que todavía tienen la posibilidad de construir donde quieran y les dejen». Pese a todo, ni se le pasa por la cabeza abandonar su isla natal. Aquí seguirá, aunque entienda que otras personas piensen, al contrario, que aquí no tienen perspectivas para el día de mañana. Una de estas personas es, por ejemplo, uno de sus hijos, que trabajaba en una finca platanera que la lava se ha llevado por delante, y que ahora se encuentra en pleno proceso de búsqueda de otro trabajo fuera de La Palma. Se sumaría, de esta forma, a su otro hijo, que reside y trabaja desde hace algún tiempo en Marbella.

Eligio también tiene una pequeña parcela con unas huertas por debajo de la montaña de Todoque, parte de la cual parece haberse salvado de las coladas. No sabe si podrá volver a trabajar en ellas, o si abrirán un paso por carretera hasta ese punto del municipio, pero le gustaría poder dedicarse, como hacía hasta ahora en su tiempo libre, al cuidado de esas plantas. Sobre todo ahora, que se ha jubilado y tendrá menos cosas que hacer en su día a día. 

Actualmente, hay activas en ‘Go Fund Me’ más de 80 proyectos de crowdfunding para ayudar a los palmeros

decoration

Sobre el que fue su barrio hasta aquel 19 de septiembre, lamenta que se haya convertido ahora en un «desierto, un malpaís que solo tiene lava por todos lados». Le apena el hecho de que Todoque haya desaparecido para siempre, puesto que en ese lugar ya no se podrá construir. Muchas de sus gentes, además, terminarán yéndose a otros municipios de la Isla, o incluso fuera de La Palma, como le comentó uno de sus vecinos. Lo que conocían del barrio ha cambiado drásticamente, y eso no hay donaciones que puedan resolverlo. Pero sí que se siente en deuda con todos los que le han apoyado, de una u otra forma, para lograr salir de su difícil situación y poder pelear por un lugar sobre el que terminar los años de vida que le queden a él y su esposa. 

En el escrito que han subido a la plataforma de micromecenazgo, la empresa en la que trabajó toda su vida Eligio le define como un empleado comprometido y modélico. Por ello, lanzó ese llamamiento al resto de su plantilla internacional, y a todas las personas interesadas en ayudar altruistamente, a que donaran dinero para que pudiera reconstruir su vivienda. «Hoy queremos mandarle un mensaje de apoyo y recordarle que, en estas circunstancias tan difíciles, no se encuentra solo», aseguran en el mensaje. De hecho, dado el éxito que tuvo en un primer momento dentro de la propia compañía, fue que decidieron llevarla más allá y subirla a Internet, donde ha tenido un altavoz mucho más potente. 

Más iniciativas similares

Los pasos de la empresa en la que trabajó Eligio hasta este mismo año los han seguido otras personas afectadas por el volcán, que también han echado mano del crowdfunding para lograr recaudar dinero de la solidaridad de todo el planeta. De hecho, en gofundme.com se pueden encontrar hasta más de 80 iniciativas para colaborar con distintas familias y personas concretas, o más generales para destinar fondos a los afectados por el volcán. Cada una de ellas con historias particulares que el volcán ha truncado.  

Una de las que más dinero lleva recaudadas es la de una familia de origen alemán que tenía una finca muy cerca del punto de origen del volcán en Cabeza de Vaca. La lava la arrasó completamente, y con ella sus recuerdos, su modo de vida y prácticamente todos sus enseres. En apenas tres semanas, consiguieron recaudar casi 20.000 euros para poder empezar una nueva vida. Otra pareja, también de origen alemán, que también vieron cómo su casa quedaba destruida, arrancó otra campaña que ya ha obtenido casi 12.400 euros, los cuales han sido destinados a una protectora de animales y a unos amigos suyos que tuvieron peor suerte que ellos y perdieron prácticamente todo lo que tenían. La solidaridad no tiene límites

Compartir el artículo

stats