Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

España vaciada

La Asturias vaciada, a precio de ganga: aldeas a la venta por menos de 70.000 euros

"Están de moda", afirman los profesionales inmobiliarios, que reconocen que el Principado es una de las comunidades preferidas por los compradores

Una de las construcciones de una aldea a la venta en Asturias.

La Asturias vaciada se vende. Y a muy buen precio. Por menos de la mitad de lo que cuesta un piso nuevo en Oviedo, Gijón o Avilés se puede comprar una aldea con tres o cuatro construcciones, varios miles de metros cuadrado de terreno, vistas panorámicas y buena señal de móvil. “Están de moda”, afirman los expertos del sector inmobiliario, sobre un tipo de adquisiciones que hoy, en este mundo en el que todo lo que está alejado de las aglomeraciones cotiza al alza, buscan profesionales que pueden teletrabajar durante todo el año y personas que pretenden un retiro rodeado de naturaleza y tranquilidad.

Actualmente, en Asturias hay algo más de una docena de aldeas en venta. Sus precios oscilan entre los 69.000 y los 2 millones de euros. La más barata es una propiedad con varias edificaciones, hórreo, bodega y finca de casi 20.000 metros cuadrados. Tal y como especifica el anuncio, se encuentra ubicada en una zona que es reserva de la bioesfera, con espacios para disfrutar de la caza y la pesca. Además, cuenta con servicios de alcantarillado, agua y luz a pie de la propiedad y dispone de buena señal de telefonía móvil. Cuesta 69.855 euros.

La más exclusiva, de casi 2.160.000 euros, tiene 770 hectáreas. Tal y como reza el anuncio de venta, cuenta con 14 casas, cuadras, iglesia y cementerio, aunque los edificios episcopales no entran en la operación. Está rodeada de pinos, avellanos, robles y fresnos en los que habitan urogallos, osos pardos y águilas reales. Destacan, además, que se trata de una zona especialmente favorable para la práctica del senderismo y el esquí de travesía.

En ninguno de los dos anuncios, ni de los otros doce a la venta, está la ubicación exacta de las aldeas. “Es por deseo expreso de sus propietarios. Suelen ser muy celosos con la intimidad”, explica Elvira Fafián, gerente de Aldeasabandonadas.com, una de las empresas referencia a nivel nacional en la venta de este tipo de propiedades. 

Pese a que no se concretan ubicaciones, Fafián sí reconoce que la inmensa mayoría de ellas se encuentran en las alas del Principado. Especialmente en la occidental. “Por lo general se trata de propiedades que pertenecen a varios herederos. En su día fueron zonas donde vivían varios miembros de una misma familia y que, con el abandono de los pueblos, han quedado totalmente vacías. Para dales una salida, las ponen en venta”, detalla la empresaria, con 14 años de experiencia en la venta de pueblos.

Una casa, en una de las aldeas a la venta en Asturias.

Aunque pueda parecer una locura, comprar una aldea está hoy de moda. Especialmente tras la pandemia. “El perfil de comprador que tenemos es gente que puede permitirse teletrabajar durante todo el año, como arquitectos o ingenieros; inmigrantes o algunos de sus descendientes, que buscan regresar a sus raíces y lo hacen con dinero; o emprendedores que pretenden montar un negocio de turismo rural”, relata Fafián, quien afirma que en los últimos mesea no ha dejado de sonarle el móvil: "Recibimos más de un centenar de llamadas de gente interesada en comprar un pueblo en España".

La empresa de Fafián vende aldeas en todo el país. Eso sí, reconoce que las zonas más demandadas son Galicia y Asturias. “Gusta mucho el paisaje, las playas y las montañas; el tipo de construcciones, que suelen ser de piedra; y una población que acoge bien a los de fuera”, desgrana la agente inmobiliaria, que también asegura que tras la venta de aldeas hacen un seguimiento de seis meses a los compradores: “Nos preocupamos de que todo esté bien y se hayan adaptado correctamente a la zona. Hemos tenido casos de gente que se queja del ruido de las vacas tras comprar”.

Una aldea en Taramundi para retirarse

Tras años de búsqueda por todo el norte peninsular, Paco Belmonte compró hace algo más de dos años una aldea en Taramundi. Este almeriense de 54 años, que se dedica a la venta de productos ecológicos, encontró en el epicentro de la Asturias que se desangra demográficamente lo que llevaba una década buscando: una zona con varias construcciones, para dedicar una de ellas a vivienda y tener la posibilidad de explotar el resto como alojamientos rurales; y terreno suficiente para esparcerse sembrar. “Quería algo muy tranquilo y un poco aislado. Allí no veo a nadie ni tengo a nadie que me vea, pero tampoco estoy incomunicado. Tengo Taramundi a 10 kilómetros”, cuenta Belmonte, para quien el hallazgo “fue como encontrar el Santo Grial”.

El almeriense compró su aldea por una cifra que no concreta pero que fue inferior a los 100.000 euros. “Ahora, con la situación actual, ya no hay nada como lo que yo conseguí”, asegura por la experiencia que le dieron sus diez años peinando el mercado en Asturias, Galicia y Cantabria. 

Una casa en una de las aldeas a la venta en Asturias.

La intención de Belmonte es adelantar su jubilación y retirarse en Taramundi. “Vivir de una manera autosuficiente”, resume el empresario. De momento, afirma, seguirá aprovechando cualquier hueco en su agenda para recorrer las 11 horas de viaje que separan Almería de Taramundi y seguir trabajando en poner a punto unas viviendas que hasta su llegada estaban condenadas a una muerte lenta a manos de la humedad y las goteras. “Si todo va bien y lo económico lo permite, espero estar viviendo allí en dos años”, sentencia Belmonte, quien ha encontrado en la Asturias vaciada el proyecto que le llena de vida.

Compartir el artículo

stats